Buscar
04:10h. miércoles, 12 de agosto de 2020

Adiós Reverón, adiós.

Mañana se celebrará un pleno extraordinario en el que el Alcalde aronero “dimitirá” de su cargo.

El alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, y según nuestras fuentes tiene previsto anunciar su dimisión, en un pleno extraordinario que se celebrara mañana día 22 de noviembre y tras conocer la resolución de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife que desecha su recurso.
Como todos sabrán el alcalde de Arona, intentó, con el apoyo de sus adlateres y compañeros de partido, Coalición Canaria, postularse en la alcaldía pese a existir una sentencia firme del Juzgado que le era condenatoria. Un pleno en el que violando flagrantemente el estado de derecho, concejales de su partido, apostarón por mantener en su cargo a un político condenado judicialmente.

Después de que la Audiencia Provincial ratificara la sentencia de inhabilitación por cuatro años dictada el Juzgado de lo Penal número 1 de Santa Cruz de Tenerife, que lo condenaba el 28 de junio pasado, "como autor penalmente responsable de un delito continuado de prevaricación del artículo 404 en relación con el artículo 74 del Código Penal, concurriendo la atenuante de dilaciones indebidas como muy cualificada, a la pena de cuatro años y seis meses de inhabilitación para cargo público en la Administración local y con privación del cargo de alcalde presidente y de los honores anejos y la incapacidad para obtener este mismo cargo u otros en la administración local, durante el tiempo de la condena"; a José Alberto González Reverón, no le queda de otra que, muy a su pesar,  tenga que abandonar por la puerta de atras, y como es aplicable a los delincuentes, el sillon de la alcaldia que durante años ha calentado y desde el que ha propiciado toda suerte de chanchullos y delitos que han quedado reflejados y por lo que por fin, ha sido condenado.

Como consecuencia de la misma se había convocado una rueda de prensa para mañana que finalmente fue adelantada a hoy y en la misma ha anunciado su renuncia, ya presentada en el Ayuntamiento de Arona. Se abre ahora un proceso en el que curiosamente, sería Eva González Moscoso, quien pasara a disponer de su acta y por tanto ostentar la alcaldía.

Sobra decir que pese a esta gran noticia de limpieza política que a partir de ahora se dara en el consistorio de Arona, hay que señalar que continuarán en el poder los mismos concejales que apoyarón que un alcalde condenado por corrupción permaneciese en el cargo. Continuan por tanto los mismos canes y con el mismo collar.