Buscar
08:06h. domingo, 28 de febrero de 2021

Anselmo Pestana niega que Canarias viva una situación de excepcionalidad en la seguridad ciudadana

Rechaza el discurso de quienes “intencionadamente y con fines de rédito político” vinculan la situación coyuntural de una mayor presencia de inmigrantes irregulares en las Islas, particularmente Gran Canaria, con un supuesto incremento en la delincuencia.
1581529660_941297_1581530145_noticia_normal

El delegado del Gobierno,  Anselmo Pestana, ha afirmado hoy que las Islas Canarias no atraviesan por una  situación de excepcionalidad en lo referente a la seguridad ciudadana, registrándose  en el Archipiélago en el conjunto de 2020, año marcado por la pandemia y el  incremento del flujo migratorio irregular, un descenso generalizado en todas las  infracciones penales, en consonancia con la tónica general del resto del territorio  nacional. 

En una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno acompañado por el general  jefe de la Guardia Civil en Canarias, Juan Miguel Arribas, y por el jefe superior de  Policía de Canarias, Rafael Martínez, Anselmo Pestana ha comparecido para informar de los últimos datos sobre seguridad en las Islas ante las voces que vinculan una  menor sensación de seguridad entre una parte de la ciudadanía con la actual situación  migratoria, tras un año en el que se ha incrementado en más de un 750 % el número  de inmigrantes irregulares llegados a las costas canarias. 

“Los datos reflejan que Canarias no vive una situación de excepcionalidad en lo que se  refiere a la seguridad ciudadana. De hecho, en el Archipiélago cerramos 2020 como el  año de los últimos cuatro con una menor tasa de criminalidad. Se ha producido  además un descenso generalizado en todas las infracciones penales, en consonancia  con la tónica general del resto del territorio nacional”, afirma el delegado del Gobierno  en Canarias. 

“Sabemos que 2020 ha sido un año condicionado por la pandemia y las restricciones a  los movimientos en todo el país, pero lo que hemos tenido de particular en Canarias  con respecto al resto del territorio es el elevado volumen de llegadas de inmigrantes  irregulares por vía marítima. Aun con esa particularidad, que sigue condicionándonos  en niveles que no veíamos desde hace más de una década, el Archipiélago registra la  misma tendencia a la baja que se ha producido en el resto de España”, añade. 

Por ello, Anselmo Pestana rechaza el discurso de quienes “intencionadamente, y con  fines de rédito político” vinculan la situación coyuntural de una mayor presencia de  inmigrantes irregulares en las Islas, particularmente Gran Canaria, con un supuesto  incremento en la delincuencia, al tiempo que reconoce que parte de la ciudadanía  canaria pueda sentirse menos segura, para lo que la Delegación del Gobierno ya ha  dispuesto un incremento de la presencia policial en las calles del sur grancanario. 

“Hablar de que el Gobierno de España quiere convertir a Gran Canaria en una isla  cárcel es faltar a la verdad. Quienes utilizan ese concepto erróneo saben que el  Gobierno trabaja para acelerar la devolución a los lugares de origen de aquellas  personas que no cumplen con los requisitos legales para permanecer en nuestro país,  al tiempo que garantiza los derechos de quienes se encuentran en las condiciones  para acceder al asilo. Esas mismas personas saben que el cuello de botella que se ha  podido producir estos meses es totalmente ajeno a nosotros, y se debe a las  restricciones en los movimientos relacionadas con la pandemia para toda la  ciudadanía, tanto en el ámbito internacional como dentro del territorio nacional”, afirma  el delegado del Gobierno. 

Canarias cerró 2020 como el año con menor tasa de criminalidad desde 2017 

A finales de 2020, año que ha estado marcado en todos los ámbitos por las  retricciones relacionadas con la emergencia sanitaria por la Covid-19, la tasa de  criminalidad en las Islas Canarias se situó en un 38,7 % (la media española fue de  37,4 %), 5,7 puntos porcentuales menos que en 2019, y lo que supone además el dato  más bajo en los últimos cuatro ejercicios. 
Por provincias, tanto Las Palmas como Santa Cruz de Tenerife han registrado una  disminución aproximadamente proporcional con respecto a las tendencias que venían mostrando, siendo habitualmente más elevada la tasa de criminalidad en las islas  orientales que en las occidentales. 

Estas cifras coinciden en el caso canario con un 2020 particularmente intenso en  términos de inmigración irregular en Canarias, a cuyo territorio, según los datos  oficiales del Ministerio del Interior, llegaron en todo el año 23.023 inmigrantes en  situación irregular por vía marítima, lo que supone un incremento del 756,8 % frente a  los 2.687 inmigrantes del conjunto de 2019. 

Hay que tener en cuenta además que Canarias, que registró en el primer mes de 2021  la llegada de 2.077 inmigrantes irregulares por vía marítima (188,5 % más que el  mismo mes de 2020), recibió en 2020 más de la mitad, el 55 %, de la inmigración en  situación irregular de toda España. 

El mayor porcentaje de hechos esclarecidos de toda la serie histórica 

Los datos muestran además que en 2020, a la reducción de la tasa de criminalidad en  Canarias se sumó un aumento importante en el apartado de hechos esclarecidos con  respecto a las infracciones penales, siendo el valor más alto de toda la serie histórica  como se puede ver en el siguiente gráfico.

Con respecto a la evolución del conjunto de infracciones penales conocidas en el  último cuatrimestre de 2020, comparativamente con el mismo periodo del año anterior,  se aprecia la misma tendencia decreciente del conjunto del año, salvo para el mes de  septiembre en la provincia de Las Palmas y ligeramente en el conjunto de la  Comunidad Autónoma.