Buscar
00:50h. Lunes, 20 de Agosto de 2018

ASG apoya retirar estereotipos sexistas en libros de texto y materiales curriculares

Melodie Mendoza alude a la importancia que tiene este hecho para el desarrollo de las niñas

Agrupación Socialista Gomera (ASG) ha apoyado una Proposición No de Ley (PNL) en la que se pide que se garantice que en los libros de texto y materiales curriculares se eliminen los prejuicios culturales y los estereotipos sexistas o discriminatorios, incidiendo en la erradicación de modelos en los que aparezcan situaciones de desigualdad y violencia de género. Asimismo, también se pide fomentar la inclusión de los distintos modelos de familia presentes en la sociedad.

La diputada de ASG Melodie Mendoza, en el Pleno celebrado esta semana, denunció que “los intereses comerciales hayan primado sobre los educativos ya que, después de 10 años desde que fuera aprobada la Ley canaria de igualdad entre mujeres y hombres, no se han hecho grandes reformas en esta materia”.

Mendoza hizo referencia a estudio realizado por una universidad española en el que se señaló que en los manuales escolares de enseñanza secundaria, la referencia a mujeres es de apenas el 7%, disminuyendo hasta el 5% en materias de ciencias y en un 1% en tecnologías. “Este hecho afecta al desarrollo de las niñas quienes aprenden a subestimar las capacidades de su propio género ante la falta de referentes femeninos que pone en duda su propia capacidad”, destacó.

Asimismo, no solo recalcó la necesidad de que aparezcan mujeres como referente en los libros de texto, también los nuevos estereotipos familiares puesto que los estereotipos “impregnan las páginas de texto, apareciendo en enunciados, imágenes o sintagmas para analizar”. Además, de ponen como ejemplo a “las mujeres que van de compras, amas de casa o azafatas pero no arquitectas o ingenieras”.

Mendoza también quiso destacar que este hecho “repercute directamente en una desigualdad que se enseña y se aprende”. Por este motivo, recordó que “el material escolar discriminatorio y estereotipado, revierte la eterna brecha salarial entre mujeres y hombres y, aún más preocupante, en la violencia de género”.