Buscar
05:11h. domingo, 23 de enero de 2022

El Plan de Empleo Social permite contratar a 36 desempleados del municipio

Por fin parece cambiar la dinámica en cuanto a la contratación de desempleados se refiere, aunque sea por una temporada, y se recibe subvención para poder desarrollar diversos proyectos de interés en el municipio y poder contribuir también a facilitar el acceso al mundo laboral a los colectivos más desfavorecidos, sobre todo en esta difícil etapa que nos ha tocado vivir.

ayuntamiento-de-la-orotava
ayuntamiento-de-la-orotava

El Ayuntamiento de La Orotava se suma al acuerdo marco firmado por la Consejería de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias y la Federación Canaria de Municipios (FECAM) para impulsar en el municipio el Programa Empleo Social 2013, que dará comienzo el próximo agosto. 


Las concejalas delegadas de Bienestar Social y Formación y Empleo, Belén González Rodríguez y Beatriz Fernández Quijada, valoran que con esta iniciativa se contratará a 36 desempleados de la Villa: dos capataces, veintitrés peones, un motosierra, ocho peones de limpieza, un conductor y un conserje.  La inversión global del programa asciende a 195.000 euros que financia el Ayuntamiento villero, junto al Servicio Canario de Empleo. La institución local aporta 130.000 euros y el gobierno regional 65.000 euros, lo que equivale al 50% de la aportación municipal.

 
 
Belén González y Beatriz Fernández subrayan que la finalidad de este programa es el desarrollo de tareas de utilidad social que redunden en beneficio de la comunidad y, al mismo tiempo, favorecer la inserción laboral.  


Durante un periodo de seis meses  los contratados realizarán diversos trabajos de mejora y remozamiento en varios puntos del municipio, y otros servicios municipales.

Los requisitos que se exigen para ser contratado son estar inscrito como demandante de empleo y estar empadronado en el municipio con una antigüedad superior a seis meses. Tendrán prioridad aquellos que formen parte de unidades familiares en las que ningún miembro esté percibiendo retribuciones o prestación alguna; aquellos en situación de desempleo de larga duración o en exclusión social o en riesgo de padecerla y, por último, las personas respecto a las cuales se haya emitido informe de Servicios Sociales en el sentido de que sus circunstancias personales o familiares recomienden la incorporación a fuentes generadoras de renta.