Buscar
23:42h. jueves, 26 de mayo de 2022

El entrenador acusado de abusos a menores en Las Palmas sólo admite haberse masturbado con algunos niños

Kilian J.B.O. se enfrenta a una pena de 73 años de prisión por delitos de abusos sexuales, corrupción de menores y exhibicionismo

480

Elmundo.es.- El entrenador de un equipo de fútbol alevín de Las Palmas de Gran Canaria al que la Fiscalía acusa de haber corrompido a 20 menores ha admitido ante el tribunal que lo juzga que se masturbó con algunos de los niños, pero ha recalcado que nunca abusó de ninguno de los chicos.

En la primera sesión del juicio que se sigue ante la Audiencia de Las Palmas, el procesado, Kilian J.B.O., de 22 años, que se enfrenta a una posible pena de 73 años de prisión por múltiples delitos de abusos sexuales, corrupción de menores y exhibicionismo, ha negado haber hecho tocamientos a los menores o haberles enviado o mostrado vídeos pornográficos, así como haber solicitado a los niños que se fotografiaran el pene y le mandaran las imágenes al móvil.

El acusado también ha rechazado que fuera con los niños a los que entrenaba a los búnkeres del barrio de San Juan de la capital grancanaria donde la acusación sitúa algunas de las supuestas actuaciones delictivas del procesado, aunque sí ha aceptado que fue con algunos amigos menores de edad que figuran también en la causa.Asimismo, ha negado haber entrado solo en el vestuario de los menores, pues siempre lo hacía acompañado de sus dos ayudantes, y haber dicho a los niños que se tenían que duchar para poder jugar.

En cambio, el procesado ha admitido ante el tribunal haberse masturbado con alguno de los chicos y haber bromeado sobre el tamaño de sus penes con los menores.Los primeros siete testigos en declarar han negado que Kilian J.B.O. les hiciera tocamientos sexuales, aunque sí han relatado que les pedía que les enseñara "sus partes" y que se masturbaran, pero no de forma obligada.

La madre de uno de los chicos, que fue la que denunció estos hechos, ha declarado ante el tribunal que cuando habló con el presidente del club ante las sospechas que tenía del acusado por los rumores que existían y porque "siempre buscaba" estar con niños, éste le dijo que hablaron con el entrenador, al que recomendaron que se fuera del equipo y que "borrara lo que tenía en su móvil".

Además, esta testigo ha señalado que su hijo le dijo que borró el contenido de su móvil porque el acusado le había amenazado. Su hijo, que declaró con posterioridad, ha afirmado que el acusado le mandaba mensajes al móvil y decía que era bueno masturbarse, que le quiso enseñar su pene, pero él no lo vio.También ha afirmado que el entrenador nunca le pidió que le tocara, aunque una vez le tocó el culo "de cachondeo".

La abogada de la defensa, Gema Ciro Fernández, ha afirmado al término de la sesión que se trata de un juicio "mediático" y "espeluznante", y ha lamentado que su defendido lleve un año y medio en prisión por ese caso, en el que ha remarcado que no hay acusación particular porque "los niños no se sienten atacados" .Desde su punto de vista, los menores que han declarado hasta ahora han desdicho la investigación policial y la instrucción del proceso, pues ninguno ha admitido tocamientos ni que su cliente les mostrara películas pornográficas. "Esto es una alarma social a la inversa" porque los abusos a menores son un "delito de moda", según la letrada, que se ha preguntado quién la ha motivado.