Buscar
02:08h. Lunes, 23 de septiembre de 2019

Los entresijos del Crimen de Isabel Canino en una Novela

La dramática historia de la joven conductora de guaguas de Titsa, es la fuente inspiradora de Pepi Marquez para su Novela "Crimen en La Laguna"​, que será presentada el próximo 18 de diciembre en Tenerife.

La dramática historia de la joven conductora de guaguas de Titsa, Isabel Canino Rivero, ha sido la fuente inspiradora de Pepi Marquez para su Novela "Crimen en La Laguna" y que será presentada el próximo día,  18 de diciembre a las 19 horas, en el Ilustre Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife.

Basada en un caso real de violencia de género con un fatal desenlace; Pepi Marquez ha profundizado durante tes años de investigación, en la historia de esta joven que tuvo la desdichada fortuna de entregar su amor al que sería posteriormente su asesino.

La escritora Pepi Márquez, relata en "Asesinato en La Laguna", la historia del amor "equivocado" entre un "camaleón social", Salvador Morales, y su compañera de trabajo Isabel Canino, a la que terminó matando en un crimen que marcó a la sociedad canaria con el horror de la violencia de género.

Este caso que sacudió a las islas en 2009 le ha llevado a documentarse durante tres años para culminar la novela, que ha incluido el acceso a los doce tomos judiciales del expediente jurídico y a entrevistarse con familiares, amigos, policías y compañeros de trabajo de Canino.

La presentación de "Asesinato en La Laguna", que publica Ediciones Juglar de Madrid, se realizará el 18 de diciembre en la sede del Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife por parte de su decano, José Manuel Niederleytner, que fue el letrado de la familia de la víctima.

También participará en la presentación el criminólogo Félix Ríos, que asesoró a los familiares de Isabel Canino y que preside la Asociación Laxshmi de lucha contra el crimen.

Para Pepi Márquez, que ha escrito cuatro novelas anteriores del género negro, "Asesinato en La Laguna" ha supuesto enfrentarse por primera vez a la narración de unos hechos reales y en la investigación le fue de gran ayuda el criminólogo Ríos, quien le puso en contacto con las personas allegadas al caso.

Entre ellas, la hermana de la víctima, Eladia Canino, a la que Márquez define como "una campeona, una luchadora valiente" sin cuya fuerza no se hubiese encontrado a Isabel, cuyo cuerpo fue encontrado en una fosa séptica de una vivienda propiedad de Salvador Morales el 28 de mayo de 2009, 72 días después de denunciarse su desaparición.

"Eladia no quiere que se olvide lo que sucedió a su hermana", precisa la novelista, quien le agradece el que le haya proporcionado fotos y datos hasta ahora no conocidos.

Isabel Canino tenía una sonrisa "que eclipsaba", según describió a Pepi Márquez su mejor amiga y confidente, May, que conocía los detalles de los "17 años de relación de horror" que mantuvo la conductora de TITSA con su compañero de trabajo Salvador Morales.

La escritora ha consultado las cartas escritas por Isabel, que se sentía sola y que de esta manera expresaba sus sentimientos incluso a su nueva pareja y a la esposa de Salvador Morales, quien estaba casado y tenía tres hijas.

Canino, que conoció a Salvador con 19 años, lo tenía todo: trabajo, belleza, familia y la vida solucionada "pero no supo deshacerse de él" pese a darse cuenta de que la relación era "de horror", y que culminó cuando ella pagó su propia tumba, pues él le pidió dinero para unas obras que resultaron ser la fosa séptica en la que la enterró.

Uno de los varios abogados que ha tenido Salvador Morales lo describió en conversación con Pepi Márquez como una persona muy vengativa, mientras que Félix Ríos elaboró un perfil criminológico en el que detecta en la personalidad de este asesino a "un camaleón social".

Ante los demás Salvador era muy simpático y abierto, a su familia la protegía "como el león que cuida a la manada" y al mismo tiempo se negaba a dejar la relación con Isabel Canino, quien llegó a acudir a servicios de violencia de género para poder encontrar la manera de alejarlo de su vida.

Pepi Márquez ha escrito dos cartas al Penal de El Dueso en Cantabria, donde cumple condena Salvador Morales, para entrevistarse con él, pero nunca ha obtenido respuesta.

Por ello el último capítulo de la novela incluye su visión de Morales, pero le hubiera gustado "tener sus palabras".

Lo que sí tenía claro la escritora es que el epílogo de "Asesinato en La Laguna" incluye un documento sobre "el ciclo de la violencia de género", que Isabel Canino "desgraciadamente siguió paso por paso", para que pueda resultar de ayuda a cualquier persona maltratada.

La historia comienza el 20 de marzo de 2009, cuando desapareció Isabel Canino, y recrea los últimos tres días de vida de la conductora de 39 años, alternando con relatos de cómo la escritora ha realizado la investigación y las entrevistas.

"Me sentía parte de ella hasta tal punto que para dejar tanto horror y tanta maldad en este crimen premeditado iba a coger aire o continuaba escribiendo cuentos infantiles", señala Márquez, que es enfermera y que en su trayectoria literaria ha escrito relatos didácticos sobre el cuerpo humano, la diabetes, la obesidad, la drogadicción, los hábitos saludables y el último, el "Piojo picapica".

Recuerda Márquez que cada vez que acudía a la vivienda de La Laguna en la que se halló el cuerpo de Isabel Canino tenía una sensación extraña, y cuenta como algo curioso el que en dos ocasiones intentase hacer fotos del patio donde se encuentra la fosa séptica, en unas imágenes perfectas que se borraban cada vez que cerraba la tableta con las que las captó.

También Eladia Canino le comentó que siempre, no en sueños sino "despierta y levantada", veía a su hermana "flotar en agua". Después de que apareciese el cuerpo sin vida de su hermana, Eladia ya no volvió a ver estas imágenes.