Buscar
08:32h. Martes, 14 de Agosto de 2018

LO LÓGICO SERÍA QUE EL ACTO FUERA COSTEADO POR COALICIÓN CANARIA, DADO QUE OTROS PARTIDOS POLÍTICOS RENUNCIAN A UTILIZAR FESTIVIDADES DE MAYORES PARA VISIBILIZAR A SUS PORTAVOCES

IUC rechaza que el acto de mayores sirva para la promoción partidista

El acto de mayores convocado en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, y costeado con 95.000 euros de dinero público, sirvió para la promoción de los alcaldes de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna y de los presidentes del Cabildo tinerfeño y del Gobierno canario.

La “exhibición de la vena bailonga de la dirigencia ultraperiférica, costeada con dinero público, es la plasmación del neocaciquismo del siglo XXI”

 Ramón Trujillo, concejal de Izquierda Unida Canaria (IUC) en Santa Cruz de Tenerife, rechaza que el acto de mayores convocado en el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife, y costeado con 95.000 euros de dinero público, sirviera para la promoción de los alcaldes de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna y de los presidentes del Cabildo tinerfeño y del Gobierno canario.

Trujillo señala que el hecho de que numerosos medios de comunicación mostraran imágenes de los cargos públicos de Coalición Canaria, constituye una apropiación partidista, con afán promocional, de un evento pagado con fondos públicos y supuestamente destinado a las personas mayores. 

Asimismo, se trata de una apropiación partidista, por parte de Coalición Canaria, de una actividad vinculada al Día de Canarias, en la que, básicamente, sólo se proyectan los dirigentes de un partido político. Lo lógico sería que el acto fuera costeado por Coalición Canaria, dado que otros partidos políticos renuncian a utilizar festividades de mayores para visibilizar a sus portavoces.

El portavoz de IUC señala que la “exhibición de la vena bailonga de la dirigencia ultraperiférica, costeada con dinero público, es la plasmación del neocaciquismo del siglo XXI. Los próceres ultraperiféricos se fotografían una y otra vez, cual monarcas de la belleza, con personas agraciadas por empleos públicos, participando en sorteos de vivienda pública, bailando con potenciales votantes o ataviados con indumentarias carnavaleras que, de momento, no muestran en los plenos de las instituciones. Sin embargo, si esto dura unas décadas más, la farándula política ultraperiférica podría ser declarada patrimonio inmaterial de la humanidad y convertir en atracción turística el devenir institucional neocaciquil. En suma, una diversificación de la oferta turística”.