Buscar
19:21h. sábado, 21 de mayo de 2022

Los canarios vuelven a cruzar el charco

Ya no van en barco, pero han vuelto a cruzar el Atlántico en busca de un futuro mejor. Desde que empezó la crisis miles de canarios se han visto obligados a abandonar sus hogares.

Solo en dos años -2010 y 2011- un total de 26.000 han tenido que hacer las maletas. Se han ido pensando que fuera de España encontrarán la vida y el empleo que la crisis les ha arrebatado y, como a mediados del siglo pasado, han preferido irse a América Latina.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula que más de 11.000 personas se han mudado a algún país de Sudamérica (sobre todo a Venezuela)- o del Caribe (Cuba). Europa ha tenido que acoger, en cambio, a 8.000 personas que han llegado huyendo de una España que se empobrece cada día más.

Todavía no se conocen los datos de 2012, ni qué ocurrirá a medio plazo, pero las proyecciones del INE indican que el exilio económico será una constante y tendrá un efecto devastador sobre la economía y la sociedad del Archipiélago. Se prevé que más de 13.000 personas abandonarán cada año las Islas durante la próxima década. El fenómeno, que es relativamente nuevo, no ha permitido elaborar aún un perfil exacto del nuevo emigrante, pero se intuye que se trata de un joven con estudios superiores (titulaciones y másteres) y desempleado.

Eso es lo que piensan los expertos. DIARIO DE AVISOS ha hablado con el catedrático de Geografía Humana de la Universidad de La Laguna, Juan Francisco Martín; y con el director del Centro de Documentación de Canarias y América, Manuel Hernández, y ambos expertos han coincidido: las migraciones actuales son consecuencia de la crisis actual, pero se explican, en parte, a través de la historia.

CONEXIÓN ‘OCTAVA ISLA’

No es casualidad que casi 10.000 personas más vivan hoy en América del Sur. Es cierto que el idioma ayuda, pero ahí no está la clave. La mayoría de los canarios que han emigrado están hoy en Venezuela, uno de los países del continente con mayor índice de criminalidad y con más inseguridad jurídica y física. ¿Cuál es la razón de que se muden a la nación que gobierna Hugo Chávez?

La familia tira. Juan Francisco Martín considera que la razón fundamental es que “existen vínculos” que tienen que ver con la ola de canarios que surcó el océano Atlántico en los años 60 del pasado siglo y se estableció en Venezuela, bautizando al país como “la octava isla”. Desde entonces, la relación entre las dos orillas ha sido de ida y vuelta. Muchos canarios volvieron, luego lo hicieron los venezolanos y hoy vuelve a invertirse la tendencia. La conexión venezolana está más viva que nunca.

UNIVERSITARIOS DESESPERADOS

Manuel Hernández, que también es profesor de Historia de América en la Universidad de La Laguna, tiene claro que se trata de una fuga de cerebros. “La emigración que partió hacia Venezuela en los años 40 y 50 era muy distinta a la de ahora. Esencialmente eran campesinos, era gente sin idiomas. Hoy los países receptores exigen un nivel de cualificación, quieren personas tituladas. Y los canarios tienen más oportunidades allí. ¿Qué hace ahora mismo un ingeniero en España?”

El gran problema de América Latina en general, y de Venezuela en particular, es la inseguridad. Hay países que presentan muchas oportunidades de inversión para los empresarios, como Chile o Brasil. En la misma línea, Costa Rica se ha convertido en un lugar donde desarrollar las energías alternativas, explicó Hernández. “No hay que olvidar que la crisis es europea”.

La diáspora isleña en Cuba sigue la misma línea causa-efecto. La presencia canaria en la Isla data del siglo pasado y llega hasta la actualidad. Muchos empresarios del Archipiélago canario participan en la industria turística y tienen presencia en empresas mixtas relacionadas con el sector.

FUTURO INCIERTO

Muchos profesionales seguirán marchándose durante los próximos años. La actualidad y las previsiones socioeconómicas no permiten ser más optimistas. Este éxodo masivo está ocurriendo en toda España y los analistas creen que las cifras certifican el fracaso del país. El problema es que las consecuencias de este fracaso se seguirán sintiendo durante mucho tiempo.

Esta descapitalización humana de Canarias y de España pone en duda la salida de la crisis. ¿Cómo inventar un modelo de crecimiento si todos los activos están en el extranjero?