Buscar
sábado, 13 de agosto de 2022 00:00h.

Nueva Canarias prepara su propuesta para la próxima reforma fiscal del PP

Rodríguez avanza la defensa de una mayor imposición para las rentas del capital, del patrimonio y sociedades, atemperar los indirectos y más persecución del fraude 

Nueva Canarias (NC) trabaja en la definición de sus posiciones con respecto a uno de los debates más complicados a abordar en 2014, la reforma del sistema fiscal que el Gobierno estatal del PP prevé plantear el primer trimestre de este año. El presidente de NC, Román Rodríguez, avanzó que su formación política defenderá el establecimiento de una mayor fiscalidad para las rentas del capital, del patrimonio y de sociedades, la moderación en los tributos indirectos y una apuesta decidida por la persecución del fraude y la mejora de los sistemas recaudatorios.

Conscientes de que las estrategias del Ejecutivo de Mariano Rajoy en esta materia vendrán determinadas parcialmente por la necesidad de intentar comenzar a remontar el desgaste electoral soportado con las elecciones europeas del próximo mes de mayo, NC ha empezado a definir su propuesta para un nuevo modelo tributario.. 

En opinión de Román Rodríguez, se hace “absolutamente necesaria” la modificación del sistema fiscal estatal y canario. Para NC, según su presidente, dos son los objetivos que debe cumplir este gran debate, el aumento de los niveles de recaudación, para que “todo el mundo contribuya”, y la fijación de un modelo más equitativo y progresivo, que responda al principio de que “pague el que más tiene”. Unos criterios con los que “se podrá comenzar a remontar”, añadió, la política de la austeridad y de los recortes del gasto público practicados por los gobiernos de Madrid y de Canarias.

Ante los primeros indicios que llevan a pensar que el PP bajará algunos impuestos, Rodríguez avanzó que Nueva Canarias defenderá “más tributos” para las rentas del capital y del patrimonio así como para las sociedades y las grandes empresas. En especial, la necesidad de aumentar el tipo efectivo del tributo de sociedades, que hoy está en el 4%, al entorno del  15% o 20%.  

En relación a los impuestos indirectos, esta formación política considera que se deben “atemperar”, principalmente, tras la subida, decidida en julio de 2012, del Impuesto General Indirecto (IGIC).

En la mencionada propuesta de reforma, Rodríguez prioriza también el perfeccionamiento del sistema de recaudación y de persecución del fraude fiscal para que “pague el que más tiene y contribuya todo el mundo”.