Buscar
22:14h. martes, 07 de diciembre de 2021

Sí se puede en Candelaria presenta pruebas gráficas sobre los graves vertidos que generan los emisarios submarinos

Califican de nefasta la gestión de las aguas residuales en el Valle de Güímar y alertan sobre los riesgos para la salud

 

La concejala de Sí se puede en Candelaria, Mayca Coello, presentó esta mañana en una rueda de prensa, celebrada en la sede de su organización, las evidencias sobre la contaminación marina que se está produciendo por la falta de depuración de las aguas residuales urbanas en Candelaria y “las chapuzas y remiendos con los que la Concejalía de Urbanismo y Aguas pretende camuflar el lamentable estado de los emisarios submarinos”.

Según Coello “llevamos años denunciando esta situación y exigiendo la puesta en marcha de la Estación Depuradora de Aguas Residuales del Valle de Güímar”. La formación ecosocialista lamenta profundamente las consecuencias de estos vertidos sobre la economía local, pero cree que “el problema de la contaminación marina en Candelaria es gravísimo y no se resolverá ocultándolo”. 

La edil asegura que ha dicho varias veces que por hacer los emisarios más alejados de la costa no se solucionará el problema, “ya que lo único que conseguiremos es tirar el agua sucia un poco más lejos y nada más”. Creen que la solución radica en la inmediata puesta en marcha de la depuradora, que “lleva veintidós años sin funcionar por la desidia e ineficacia de los responsables políticos de turno que han sido tanto de Coalición Canaria como del Partido Socialista o del Partido Popular, y tanto en el Ayuntamiento, como en el Cabildo y el Gobierno de Canarias”.

En el vídeo presentado, “filmado el pasado martes 22 de julio -comenta Coello- se puede observar el lamentable estado de la estación de bombeo sobre el charco de Graciliano, en esa fecha todavía con las tapas abiertas y deterioradas, con el filtro sin limpiar y las aguas sucias que llegan a la zona sin ningún tipo de tratamiento. Esta estación presenta filtraciones debido a su mala impermeabilización por lo que exteriormente se evidencian las pérdidas de aguas contaminadas al terreno. En cuanto a la tubería rebosadero de esta estación de bombeo se evidencia que no es del material adecuado ya que no soporta las presiones de trabajo, la reparación que se hizo la semana pasada es con PVC, que tampoco los soporta, por lo que previsiblemente se volverá a romper y, por si esto fuera poco, la salida cae directamente sobre el intermareal cuando debería hacerlo a unos 10 metros de profundidad, la tubería sigue estando al descubierto y no se han limpiado los restos del vertido anterior”. 

En cuanto a la parte submarina del emisario, Agustín Espinosa, biólogo marino y miembro del comité local de Sí se puede en Candelaria, comentó que “el emisario submarino de Caletillas está obstruido en sus últimos 100 metros desde los años ochenta, también están obstruidos los tres últimos difusores  y es a partir del cuarto difusor, a unos trecientos metros de la costa y a menos de 30 metros de profundidad, donde en los años noventa se rompió el emisario para permitir la salida del agua sin depurar y eso es lo que sigue funcionado a día de hoy.” 

Es de destacar –apunta Espinosa- “que se evidencian a simple vista los restos más grandes de lo que se está vertiendo por este emisario y que se acumula en el fondo marino cercano donde prácticamente no existe ningún pez en toda la zona del vertido”. 

Según Espinosa “la supuesta reparación del emisario solo ha consistido en realizar una rotura del mismo a 6 o 7 metros de profundidad e introducir aire comprimido por la abertura final de forma que lo que estuviera obstruyendo el tubo salió por la abertura menos profunda que posteriormente se selló. Este tipo de arreglos son frecuentes en los emisarios submarinos pero de ninguna manera son definitivos ni pueden costar 20.000 euros, como ha declarado el concejal de Urbanismo y Aguas del Ayuntamiento, este arreglo es temporal y, tal y como está el emisario, lo más probable es que se vuelva a obstruir y romper en cualquier momento. Además la tubería ha quedado descubierta, la reparación sin rematar y el entorno sin limpiar, suponiendo esta actuación una auténtica chapuza.”

Para finalizar la concejala de Sí se puede en Candelaria Mayca Coello manifestó que “estas son las consecuencias de la nefasta gestión de los que han sido responsables de la depuración de las aguas en Candelaria y en Tenerife, por lo que desde Sí se puede continuaremos insistiendo en la urgentísima puesta en marcha de la Estación Depuradora del Valle de Güímar y lo llevaremos como absolutamente prioritario en nuestros programas electorales para el Cabildo y el Ayuntamiento, exigiendo cuantas responsabilidades deriven de este atentado sanitario y medioambiental”.