Buscar
lunes, 08 de agosto de 2022 19:42h.

Restricciones en los traslados urgentes entre islas menores y capitalinas

Hace aproximadamente 6 meses se sustituyeron los helicópteros por unos mucho mas pequeños.

DSCF2139

Desde hace algún tiempo, los recortes en la Sanidad canaria son tan evidentes que no pasan desapercibidos por los ciudadanos.

Uno de nuestros lectores, afectado por estos recortes, nos señala que los aparatos actuales para los traslados son tan reducidos que si el paciente a trasladar es una persona alta y corpulenta como su caso, tiene que permanecer sentado durante el viaje y señala que el médico hace verdaderas contorsiones para poderle asistir en tan reducido espacio.

Por otra parte nos afirma que han cambiado las guardias presenciales, en las que el tiempo de salida era de 15 minutos por guardias localizadas, con un tiempo de salida de una hora. Con esta medida, que lleva vigente desde el pasado mes, pretenden ahorrar en sueldos de tripulación y personal sanitario. 

Nuestro lector denuncia que, visto que la medida les ha parecido insuficiente, han “inventado” las guardias de primera salida. Así, aparentemente hay un helicóptero de guardia en cada isla capitalina pero uno de ellos no opera a no ser que el segundo este ocupado y si no se corresponde con la semana que deba hacerlo.

Se alternan las guardias por semanas, pares e impares.

Así dependiendo de la semana, trasladar un enfermo de la Gomera a Tenerife puede tardar 15 minutos o 50. Del Hierro a Tenerife 20 minutos  u 80, lo mismo ocurre entre Lanzarote y Gran Canaria, dependiendo de si el traslado se realiza en semana par o impar. Señala que este sistema ha entrado en vigor este mes.

Pero lo que mas preocupa a nuestro lector es que a partir de ahora, los servicios de traslado se cobraran si a criterio de Sanidad, el traslado se da por negligencia del ciudadano y sin especificar en que supuestos se pueden considerar como tales.

Ha pagado mas de 4.000 euros por caerse de un caballo

Nos comenta en su extensa nota que, ya un ciudadano de Valsequillo en Gran Canaria, tuvo que hacer frente a una factura de más de 4.000 euros al ser trasladado por sufrir una caída cuando practicaba equitación.

Termina ironizando que si sufrir una caída de un caballo, Sanidad lo puede considerar “acto negligente del usuario”, del mismo modo podrá utilizar esta argucia cuando se traslade a un hipo-tenso que sufra un desmayo por efectos del calor, ya que podrían afirmar que el traslado se podría haber evitado si el usuario hubiese permanecido en su casa durante la “ola de calor”.

Se pregunta si realmente se esta ahorrando con esta medida y si es así, hacia donde se destinara el dinero que no se emplea en algo tan importante como la salud y la integridad de las personas.