Buscar
18:51h. Lunes, 16 de Julio de 2018

Román Rodríguez exige la salida de Santiago Negrín y de Daida Rodríguez de la RTVC

Desde Nueva Canarias  se ponen a disposición del Parlamento para “salvar, desde la legalidad,” la RTVC y a su plantilla

El portavoz parlamentario de Nueva Canarias (NC), Román Rodríguez, puso hoy a disposición del Parlamento los cinco escaños del grupo nacionalista de izquierdas para “salvar, respetando la legalidad,” la Radiotelevisión Canaria (RTVC) y a sus trabajadores. Rodríguez exigió la salida del presidente del Consejo Rector, Santiago Negrín, de la directora de Relaciones Institucionales, Daida Rodríguez, y del viceconsejero de Comunicación del Gobierno en minoría de CC, José Luis Méndez. El portavoz nacionalista censuró al Ejecutivo presidido por Fernando Clavijo y a los grupos parlamentarios de CC, la ASG y el PSOE por contribuir, con su apoyo o protección a Negrín, a desprestigiar el ente público, a que la plantilla esté temerosa de perder su empleo, con las audiencias por los suelos y con un futuro “controvertido”. Román Rodríguez avisó de que, el próximo 30 de junio, por la falta de señal y de contenidos contratados y de la contuidad garantizada, la televisión pública puede dejar de emitir e ir a negro.

Este ofrecimiento y denuncias fueron expuestas por el portavoz de NC durante la comparecencia solicitada a Santiago Negrín por el concurso de adjudicación de los servicios informativos de la Televisión Canaria (TVC) por una cuantía de 144 millones de euros, advertido por la Secretaría del Consejo Rector de actuar, a sabiendas, en fraude de ley al optar por un negociado sin publicidad y de declarar los tribunales su incompetencia para erigirse como órgano de contratación.

Román Rodríguez dijo que, a finales del próximo mes de junio, la TVC corre el peligro de tener que dejar de emitir porque Negrín, cuyo mandato expira la próxima semana, “no se ha ocupado” de la televisión p´ñublica, “ahora desprestigiada y sin audiencia”. Tampoco, agregó, de la radio, menos de convocar el concurso para garantizar la señal necesaria para emitir o por la falta de contenidos y de continuidad, y con sus trabajadores “temerosos de perder” sus puestos de trabajo.

El ente público ha llegado a una situación “límite”, según Nueva Canarias, porque “quienes le pusieron (al presidente del ente), le mandaron otra tarea”, la adjudicación de los 144 millones de euros, que saldrán de las arcas públicas que maneja el Ejecutivo de CC.

Rodríguez denunció que el presidente de RTVC es una “marioneta al servicio de los intereses políticos” del gabiente de Clavijo. El portavoz nacionalista aseguró que adjudicará los 144 millones de euros porque su función es la de “llevar las órdenes hasta el final” pese a las consecuencias administrativas y penales, éstas últimas advertidas por la Unión de Profesionales de la Comunicación de Canarias (PCC) y derivadas de la resolución del controvertido concurso.

Para NC, las responsabilidades están claras y corresponden a “quien lo puso y lo mantienen, a sabiendas de que la gestión es pésima, y de quien ahora se da golpitos en el pecho cuando le ampararon con el argumento de que, tras completar el Consejo Rector, se solucionaba la crítica situación del ente”.

En opinión de Román Rodríguez, la capacidad de reacción del Parlamento “ya pasó”. Se le solicitó reiteradamente, tal y como recordó, su dimisión cuando incumplió la ley al no aprobar los reglamentos, ni poner en marcha el consejo asesor y de informativos. Cuando designó, continuó el portavoz de NC, cargos directivos sin concurrencia ni publicidad, por ser el responsible de la marcha de dos consejeras y de estar enfrentado a los otros consejeros que permanecen aún en el Consejo Rector, por mentir de forma continuada al Parlamento y censurar las críticas a su gestión y al Gobierno de Clavijo en los medios de comunicación públicos. También “intentamos cesarle pero no pudimos”, indicó, porque el PSOE, con su abstención, se alineó con CC y la ASG, partidarios de la continuidad de Negrín como presidente.

“El Gobierno no puede mirar para otro lado” y el Tribunal Administrativo, dependiente de la Consejería de Hacienda de Rosa Dávila, “como ha dicho” el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), tiene que “entrar a analizar los chapuceros” pliegos de condiciones del concurso de los informativos, demandó Román Rodríguez.

Para exigir la intervención del Gobierno de CC, el portavoz nacionalista se amparó además en la advertencia de la Interención General de la Comunidad Autónoma, que también depende de Rosa Dávila, sobre el concurso negociado sin publicidad para el contrato de la señal de la radio y la televisión públicas. Los reparos de este departamento se mantendrán hasta que el Consejo de Gobierno autorice el gasto de más de dos millones de euros hasta el próximo mes de diciembre.

La situación es “muy comprometida”, en opinión del portavoz parlamentario, por lo que puso a disposición de la Cámara los cinco escaños de su grupo para “salvar, desde la legalidad,” a la RTVC y a sus trabajadores, que “no tienen la culpa de la negligente” gestión de Negrín y de “quienes le apoyan y protegen”. La única condición expresada por NC es que estén fuera el presidente del Consejo Rector, Daida Rodríguez y Josè Luis Méndez.