Buscar
19:24h. Viernes, 20 de septiembre de 2019

El Incendio Forestal de Gran Canaria ya quema el Parque Natural de Tamadaba

Los servicios de extinción trabajan desde esta tarde en la zona del pinar de Tamadaba (Gran Canaria) después de que el incendio, que continúa sin poder ser controlado, haya alcanzado el Parque Natural, según ha informado el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes).

El incendio afecta al pinar la zona entre Las Cuevas y Coruña, en el municipio de Artenara.

El Parque Natural de Tamadaba tiene 7.538 hectáreas y pertenece a los municipios de Agaete, Artenara y San Nicolás, en el centro y noroeste de Gran Canaria.

En Tamadaba se encuentra uno de los pinares naturales mejor conservados de Gran Canaria y en un lugar de gran diversidad ecológica

Los servicios de extinción trabajan desde esta tarde en la zona del pinar de Tamadaba (Gran Canaria) después de que el incendio, que continúa sin poder ser controlado, haya alcanzado el Parque Natural, según ha informado el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes).

Al mismo tiempo que los operarios trabajan para poder delimitar el fuego, se han producido nuevas evacuaciones preventivas de núcleos urbanos, que se suman a los 40 que ya han sido desalojados y a los más de 4.000 vecinos que han tenido que abandonar sus casas por precaución.

Durante la tarde se ha procedido a desalojar los núcleos de Chajunco y Las Cuevas, en Artenara; casco de Fontanales, Cavaderos, en Moya; El Hornillo, en Agaete; y Cruz del Herrero, en San Mateo.

Ante esta situación, el delegado del Gobierno en Canarias, Juan Salvador León, ha solicitado la activación del Convenio Nacional entre el Ministerio del Interior y Cruz Roja Española para el traslado de entre 400 y 600 camas para atender a los vecinos evacuados.

Mientras, Defensa ha enviado a la isla otros tres hidroaviones que se sumarán a la decena de medios aéreos que trabajan en el lugar y a los entre 600 y 700 profesionales que luchan por turnos contra el fuego desde tierra.

El fuego ha provocado el desalojo de unas 4.000 personas de cuarenta núcleos poblacionales y ya había afectado a entre 1.500 y 1.700 hectáreas a última hora de la mañana.

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha afirmado que es un incendio «muy virulento», «no está contenido, ni mucho menos estabilizado ni controlado» y ya ha producido «un desastre» medioambiental.

«Es una situación tremendamente complicada», ha dicho Torres, quién ha subrayado que el objetivo es preservar ante todo la seguridad de las personas.

El fuego mantiene dos flancos activos, pero es la cabecera del fuego la que presenta más virulencia y se dirige hacia el Parque Natural de Tamadaba, adonde a media tarde había llegado una lengua de fuego en la zona de los barrios de Las Cuevas y Coruña, en el municipio de Artenara.

En la extinción trabajan por turnos entre 600 y 700 efectivos así como diez medios aéreos, entre helicópteros, aviones e hidroaviones y han sido cortadas once carreteras, todas las que conducen a la zona afectada.

Las condiciones meteorológicas de este domingo en Gran Canaria son adversas, con temperaturas altas, vientos de unos 50 kilómetros por hora y una humedad inferior al 30 por ciento.

En la zona afectada por el fuego hay muchos árboles, cuyas copas se están quemando, lo que hace difícil controlarlo, ha destacado Torres.

Además, hay barrancos muy estrechos, de difícil acceso, que conducen y extienden el fuego, y el viento está cambiando y podría modificar la trayectoria de las llamas.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha afirmado que el incendio es «muy voraz» y que los municipios más afectados son Moya y Valleseco pero también lo están Guía, Tejeda, San Mateo y Gáldar.

Morales ha reconocido que la situación es preocupante porque el fuego camina sin control en varios flancos y uno de ellos se dirige hacia el Parque Natural de Tamadaba.

«Será muy difícil que no llegue al pinar de Tamadaba y eso nos afecta anímicamente», ha dicho el presidente insular, quien ha señalado que lo principal es evitar las consecuencias del fuego sobre las poblaciones.

Para atender a las numerosas personas evacuadas de sus casas debido al incendio, la Delegación del Gobierno en Canarias ha solicitado a la Cruz Roja que traslade entre 400 y 600 camas a Gran Canaria para que puedan ser utilizadas por los vecinos desalojados.

La Delegación del Gobierno en Canarias ha pedido que se active el convenio que regula la colaboración para este tipo de emergencias entre el Ministerio del Interior y la Cruz Roja.

Hasta esta tarde, unas cuatro mil personas habían sido desalojadas de varios municipios de la cumbre y el norte de Gran Canaria. Los evacuados por el incendio están siendo alojados, por el momento, en polideportivos como los de San Mateo y Moya.