Buscar
miércoles, 17 de agosto de 2022 04:57h.

Yadey Horizontes sin barreras y la Plataforma (PMCR) de Canarias denuncian la falta de seguridad en accesos a los colegios para niño/as con diversidad funcional.

En repetidas ocasiones, se le ha solicitado al ayuntamiento de este municipio de Las Palmas, la instalación de aparcamientos con el fin de garantizar la seguridad  y autonomía para estos niños

silla carretera

La Asociación Yadey Horizontes sin barreras y la Plataforma (PMCR) de Canarias denuncia el miedo que existe cada día para niño/as con diversidad funcional simplemente por ir al colegio.

Los colectivos arriba expuestos denuncian el miedo que les visita todos los días a aquellos alumnos con diversidad funcional y a sus familiares cuando acuden a los centros de estudios preferentes  del Colegio Alcaravaneras, Aguadulce, José  Perez Y Perez, Siete Palmas l, Siete Palmas ll y Instituto Isabel de España.

Los colectivos recuerdan que en el municipio de Las Palmas existen seis centros motóricos, en donde cinco  de ellos carecen de reservado para personas con movilidad reducida, y solo  en uno se ha ubicado un  reservado para personas con movilidad reducida, (donde el mismo  incumple la normativa de accesibilidad) según artículo 3 5.1 y 35.2., donde nos vemos obligados a bajarlos en medio de la circulación rodada con el peligro que eso conlleva por carecer de dichos reservados a día de hoy obligatorios.

En repetidas ocasiones, se le ha solicitado al ayuntamiento de este municipio de Las Palmas,  la instalación de aparcamientos con el fin de garantizar la seguridad  y autonomía para estos niños/as y sus familias.

La última vez, señalan, en la junta de distrito centro de fecha 19 de septiembre del 2014,  a día de hoy no solo no se han tomado medidas al respecto si no que ni siquiera contestan a nuestras peticiones y en donde cada día nos visita ese miedo entre las 8:00 am y 8:35 am, ese miedo que se une a la impotencia.

Ya sobre el mes de septiembre y el mes de noviembre la policía local presento escrito avisando de este peligro que continúa existiendo, sin que aquí nadie tome cartas en el asunto hasta que ocurra un tragedia ¿y después que?.

Mientras, unos padres sienten la alegría de sus hijos cuando van al cole, otros el miedo y la incertidumbre.