Buscar
15:15h. jueves, 27 de enero de 2022

Carmen de la Rosa publica “El Al Mizar”, novela costumbrista y de intriga

La escritora es una periodista ligada al municipio de Serón, y afincada en Heidelberg (Alemania) en la que dirige su propia agencia de publicidad, GoYa!, y trabaja como chef

Carmen de la Rosa publica ‘El Al
Mizar’, una novela “con sabor a sur
Carmen de la Rosa publica ‘El Al Mizar’, una novela “con sabor a sur

“Mizar” es el nombre de una estrella doble de la Osa Mayor, la cuarta más brillante de la misma, pero gracias a la periodista Carmen de la Rosa, ha pasado a formar parte de la historia de la literatura. “El Al Mizar” es el título de la ópera prima de la autora, una sevillana con fuertes lazos con el municipio almeriense de Serón, en el que residió durante años, y del que aún se acuerda desde Heidelberg (Alemania), ciudad en la que se encuentra afincada en la actualidad, y desde la que dirige su propia agencia de publicidad, GoYa!, además de trabajar como chef.

La vida de Carmen de la Rosa daría de por sí para escribir una nueva obra: Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, cursó estudios de Relaciones Internacionales en el Instituto Ortega y Gasset, es profesora titulada de Danza Española por el conservatorio de Murcia, tiene licencia piloto privado, y estudió gastronomía en Le Cordon Bleu de Londres. Viajera incansable, ha vivido en puntos tan diferentes como Pilas, Sevilla, Almería, Madrid, Múnich, Hamburgo, Dusseldorf, Londres y, finalmente, en Heidelberg.

El título de “El Al Mizar” no es casualidad, pues recuerda a Alpízar, el nombre del castillo almohade de su familia, ubicado en la localidad onubense de Paterna del Campo, en la que será presentada la novela el próximo 14 de febrero, dos días después del acto que tendrá lugar en la Casa del Libro de Sevilla, en el que De la Rosa, junto al periodista Miguel Gallardo, dará a conocer ante la sociedad hispalense el texto publicado por la editorial Almuzara.

La trama de esta deliciosa novela costumbrista, repleta de intriga y pinceladas de humor, nos cuenta el devenir de seis hermanas de la burguesía rural sevillana que, ante la imposibilidad de vender el Al Mizar, un castillo árabe heredado de su madre, deciden escribir la singular historia de la familia para así superar la mala situación económica en que se encuentran.

Mientras Amalia (que ha estudiado periodismo) escribe el libro a partir de las aportaciones y recuerdos de todas ellas, indagan la razón por la que su madre cedió la administración del cortijo a un primo, Sebastián, que la chantajeaba con hacer público un turbio secreto de tiempos de la Guerra Civil. Las hermanas harán pesquisas entre familiares, amigos y conocidos aún vivos, hasta toparse con el enigma de un cadáver enterrado en el llamado Barranco de las Ranas y el descubrimiento de un misterioso medallón.

Con un asombroso desenlace; Carmen de la Rosa se ha inspirado en hechos reales de su propia biografía para atrapar al lector en las redes de una saga familiar absolutamente irresistible.

Entrevista

- ¿Por qué “El Al Mizar”?

Al escribir la novela cambié los nombres del castillo y de los pueblos vecinos. Una vez finalizada, me pareció que los nombres ficticios restaban credibilidad al relato. Entonces les devolví los auténticos, menos al castillo. Había investigado en Google y encontré que Mizar es el nombre de una estrella doble de la Osa Mayor, una de las más brillantes. Era el nombre perfecto para mi primera novela, el nombre de una estrella, para que la guíe por buen camino. Por eso se llama El Al Mizar.

- ¿Cómo surge la historia de estas seis hermanas? ¿Está ligada a su propia experiencia vital?

Surge porque escribí un librito de memorias llamado El Club de Serón. Al dárselo a leer a una hermana, ella me retó a narrar nuestras historias familiares en plan novela. Por ella, y por una seroniana, María del Mar Pérez Tijeras, soy ahora escritora. María del Mar, en una visita que nos hizo al cabo de mucho tiempo, me hizo recordar hechos y anécdotas de los maravillosos años que pasamos en Serón. Me puse a escribir y, los pocos meses, les regalé el libro de memorias. Y después vino El Al Mizar.

- Ha estado ligada al municipio de Serón y ha pasado un tiempo en la provincia... ¿hay algo de esto en “El Al Mizar”?

No, en esta novela no aparecen Almería ni Serón. El Al Mizar se desarrolla en la Andalucía atlántica, en Huelva y Sevilla. Y en Heidelberg, que es donde vive Amalia, su protagonista. Pero sí que apararecen Almería y Serón en otra novela que se va a llamar precisamente El inglés de Serón. Esa es totalmente almeriense, es mediterránea. A esa novela, costumbrista y de intriga como El Al Mizar, le tengo un especialísimo cariño.

- ¿Cuál ha sido el mayor reto a la hora de escribir el libro?

El mayor reto ha sido el plasmar en ella recuerdos de mi vida entremezclándolos con hechos imaginados para conseguir una coherencia en el relato porque, El Al Mizar, está construido con muchas historias de diferentes estilos: epistolar en los emails, crónica histórica, tiene pinceladas dramáticas, líricas y mucho, mucho humor.

- ¿Qué es lo que hay de Carmen de la Rosa en la obra? ¿Tiene algún tipo de alter ego?

Sí que hay mucho de mí en El Al Mizar. Amalia, su protagonista, es como mi hermana melliza. Pero ella es mucho mejor persona que yo. A ella la he investido con las virtudes que a mí me gustaría tener. Sobre todo le envidio su enorme optimismo, y mejor humor.
¿Cómo describiría la experiencia de abordar un proyecto de este tipo? ¿La repetirá? ¿Tiene el tintero cargado para una nueva aventura literaria?

Lo describiría como una sorpresa. Me he llevado una enorme sorpresa al poner el punto final del epílogo y constatar que he podido poner en pie una novela como El Al Mizar, como si fuera una colcha de retales hecha con historias de colores y texturas diferentes. Gracias a los dioses filabreños, que pude contar con la ayuda de mi hija Patricia, almeriense. Con sus fantásticos consejos conseguí que El Al Mizar se mantuviese firme en su bastidor.

- ¿Considera que es complicado publicar en el panorama editorial actual?

Aunque yo he tenido la inmensa suerte de encontrar en poco tiempo una editorial tan importante como Almuzara que confiara en mi novela, sí, pienso que es muy difícil conseguir publicar hoy en día. No hay nada más que ir a una librería y comprobar la inmensa oferta literaria actual. Las librerías no cuentan con espacio físico suficiente para colocar las novelas que les van llegando continuamente. Ese es el gran problema; si logras publicar y la novela no despega en el primer mes, el librero no tiene otra alternativa que sustituir tu novela por las nuevas que le van llegando. Es muy difícil publicar, y mucho más, mantener tu libro en los escaparates.
Más en clave almeriense... ¿Qué fue y que es a día de hoy Serón para Carmen de la Rosa?

Serón, La Zalea, nuestra casa inglesa y su bellísimo jardín de palmeras hoy son, para mí, recuerdos a los que acudo cuando a veces, aquí en Heidelberg, me llega la morriña por mi tierra. Fue mi paraíso, mi lugar en el mundo. Serón y su gente, Serón y sus montañas, Serón y Remedios, nuestra casera, una mujer que me marcó junto con mi tata Antonia. Por eso escribí, recién terminado El Al Mizar, una novela de Almería y de Serón.

- No hay más preguntas por mi parte, aunque sí espacio para que le diga a nuestros lectores por qué cree que deben leer “El Al Mizar”.

Pues como contestación a su pregunta, voy a transcribir aquí un bonito correo que me ha mandado una lectora de Almería. Con sus amabilísimas palabras de aliento me despido de Teleprensa y de sus lectores almerienses, dándoles las gracias por permitirme hablar en su diario de El Al Mizar, mi primera novela.

“No sabe usted lo que he disfrutado leyendo su libro. Me ha entretenido, divertido, emocionado y sorprendido hasta su última página. Me ha gustado tanto, que lo he vuelto a leer para disfrutarlo de nuevo pero esta vez desmigado, y recreándome aun más con cada historia, cada personaje, con cada golpe de ese maravilloso sentido del humor que usted tiene, disfrutando sus descripciones metafóricas de cada lugar, de cada momento suyo… Cada día me ha sorprendido con un ingrediente nuevo a saborear. Sin lugar a duda ha sido su mejor plato como chef: sabroso, ligero, picante… “ delicioso” (como dicen los dibujos animados de Dora la Exploradora). En su libro, ha sabido mover de manera magistral los hilos de cada personaje, siendo generosa con cada uno de ellos . El desenlace final no me lo esperaba, lo ha escondido maravillosamente hasta el final."