Buscar
11:15h. jueves, 27 de enero de 2022

Carta abierta a "un hijo de puta"

Carta abierta a "un hijo de puta", Carles Mañe Marimón, por santa que sea o fuere su señora madre

unnamed (1)
Según Ginés Eike
:
 
La Real Academia de la Lengua Española dice del término “hijo de puta” lo siguiente :
image

Y efectivamente eso es lo que es usted D. Carles Mañe Marimon una malísima persona y por tanto un hijo de puta superlativo.

¿Por que digo esto? ¿En que me baso? En algunas de sus afirmaciones. En su macabro, repelente y vomitivo “sentido del humor” con nuestros muertos. Si, nuestros muertos.

Su “facebook” es público, cualquiera puede acceder a sus escritos, sus comentarios y sus fotografías. Es evidente, que así lo quiere Ud. por que de quererlo de otra manera habría accesos restringidos y/o limitados y no les hay.

De tal modo que cualquiera, como digo, puede acceder con total libertad a sus “fotos comentadas”, a fotos suyas, fotos de sus hijas, de su pareja, de amigos, de enemigos, etc….. a todo.

Una de sus primeras “fotos comentadas” que me llamó la atención fue esta que Ud. tiene colgada en su “facebook” desde Julio de 2.013 :

image

image

¿De verdad era necesario documentar ese comentario con la fotografía de unos guardias civiles enterrando a otro?

Ese comentario más o menos acertado es el de un independentista, pero…. documentado con esa fotografía es el de un hijo de puta que es lo que es Ud.

La siguiente “fotografía comentada” en la que me pararé es una que Ud. publicó el día 14 de Septiembre también de 2.013. Si la anterior sólo la podía colgar como guarnición a su comentario un hijo de puta, el comentario que Ud. Carles Mañe Marimon hace en esta otra fotografía es de ser un hijo de puta redomado :

image

image

 

A ver hijo de puta, todos esos féretros estaban fatalmente ocupados por gentes que tienen padres y madres, parejas, hijos, proyectos. Padres como Ud. hijo de puta y habla de ellos como si fuesen meros objetos utilizándoles en un “chiste” que maldita sea la gracia que tiene. 

Para acabar no quiero de dejar de mencionar que me he permitido “decorar” otro “maravilloso comentario” suyo, hijo de puta, para que todo el mundo pueda ver a quienes se estaba Ud. refiriendo con él. Es de hace pocas fechas, es reciente.

image

El Capitan Pena, La Teniente Ortega, El Teniente Ruiz, El Sargento Caramanzana, esos “salvapatiras pistoleros” como Ud., hijo de puta, les denomina siguen en el fondo del mar. Muertos. Seguramente atrapados dentro del helicóptero que Ud., hijo de puta, también menciona en su comentario. Muertos, mientras se preparaban, dedicaban e instruían para tratar de salvar vidas humanas.

Espero y deseo, solemne hijo de puta, que nadie de su familia llegue jamás a requerir los servicios de ninguno de los integrantes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, así como de las Fuerzas Armadas por causa grave alguna, ni siquiera Ud.

Pero si quiero dejarle constancia, enorme hijo de puta, que hay padres que queremos a nuestros hijos no sólo por QUE LO SON sino también por LO QUE SON. 

Las pestañas de cualquiera de los que ocupan esos féretros, o de los que están a centenares de metros bajo el mar y que Ud., hijo de puta ha tratado con tanta mofa y desprecio, valen más que toda su repugnante y miserable existencia.

Espero y deseo, campeón de los hijos de puta, que sus hijas, su pareja, sus amistades, jamás le pregunten :¿Por que hiciste cosas que sólo hace un ser tan despreciable?. Pero si deseo con toda mi alma que lo piensen cada día de sus vidas.

Aunque Ud. se ha permitido mofarse y menospreciar a hijos e hijas de otros, padres y madres de otros, en féretros o bajo el mar, yo voy a abstenerme de poner enlaces a fotos de sus hijas, de su pareja, de sus amigos, todos ellos sonrientes, y por fortuna vivos. Y no lo haré, por que hay muchas cosas que me diferencian de Ud. pero sobre todo :

 

Sólo una cosa más memorable hijo de puta. Es una suerte para los dos, (especialmente y mucho más para mi por razones obvias, otros padres lamentablemente no han tenido mi suerte hasta ahora), que mi hijo no fuera uno de los que ocupaba uno de esos féretros, ni sea uno de los que yacen bajo el fondo del mar y de los que Ud., infumable hijo de puta, tan impropiamente se ha reído y menospreciado. Repito, una suerte para los dos.