Buscar
03:56h. miércoles, 01 de diciembre de 2021

Una foto inhumana de Teresa y el supuesto despido de su hermano

La auxiliar de enfermería infectada de ébola sigue luchando por su vida mientras a su alrededor se han abierto nuevos frentes y agrios debates. Su foto en el hospital ha levantado ampollas. 

38854662--644x362

El Semanal Digital.-Teresa Romero, la primera contagiada de ébola fuera de África, sigue muy grave pero estable. Después de que su empeoramiento de este jueves, finalmente va a ser tratada con el fármaco experimental ZMAPP, que ya ha llegado a España, según han informado fuentes gubernamentales.

Una noticia que resulta muy llamativa, puesto que hace dos semanas el misionero Manuel García Viejo no fue tratado con ese fármaco experimental porque, según afirmó Sanidad entonces, estaba agotado en todo el mundo y tardaría meses en haber más. Versión que quedó en cuestión cuando El Semanal Digital publicó el martes que Noruega se había hecho con una dosis -supuestamente la última- el lunes.

Hasta ahora, la paciente estaba siendo tratada con un antiviral y con el suero extraído del plasma de la hermana Paciencia, que superó el virus el pasado mes de agosto y cuya sangre cuenta con anticuerpos del ébola. Pero visto que no funcionaba, los 14 médicos que la atienden decidieron probar con otros medicamentos. Hasta ahora.

El resto de ingresados permanecen en la misma situación. En las últimas horas han ingresado en el centro hospitalario las dos peluqueras que depilaron a Teresa, un médico, dos enfermeras, un enfermero supervisor y un celador, todos ellos asintomáticos. Estas siete personas han quedado ingresadas en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo, aunque ninguno de ellos presentaba síntomas de haber podido ser contagiado. Además, recibió este jueves el alta médica uno de los enfermeros del equipo médico que atendió a García Viejo tras dar negativo en los test del virus. 

De las 14 personas ingresadas, Teresa Romero es la única contagiada por ébola hasta el momento, mientras que una enfermera de La Paz que atendió a García Viejo está pendiente del resultado del segundo test tras dar el primero negativo, y otras 12 personas están en observación al considerarse contactos de riesgo. Sobre este punto, además de los últimos siete ingresos, están en observación el marido de la contagiada, Javier Limón, la médico del centro de salud y el facultativo de las Urgencias del hospital de Alcorcón que la atendieron, así como un médico procedente del hospital, que también había atendido a la auxiliar de Enfermería, y el sanitario del Summa.

Mientras España sigue pendiente de la salud de Teresa, los familiares se quejan de la falta de información. Su prima Carmen lamenta la falta de noticias sobre la evolución de Romero y que la familia tenga que ponerse en contacto con la prensa para saber su estado de salud. Y es que tanto la auxiliar contagiada como su marido Javier Limón tienen los móviles apagados desde hace horas. Nada que ver con el inicio de la crisis, cuando la comunicación telefónica era prácticamente constante.

Sin ir más lejos, el hermano de Romero, José Ramón declaró a varios medios que, aunque recibe información  al acudir al hospital, ya no puede hablar con su cuñado como hacía antes.

Por cierto que el hermano de Teresa se ha visto envuelto en una agria polémica en las últimas horas a cuenta de su trabajo. Sus declaraciones asegurando que había sido despedido tras conocerse su relación con la enfermera infectada "por miedo al contagio" incendiaron las redes sociales en un abrir y cerrar de ojos. La "justicia tuitera" se había puesto en marcha y el objetivo pasaba por descubrir al empresario insensible públicamente....

Según sus primeras declaraciones a V Televisión, José Ramón, carpintero autónomo, aseguró que le dijo a su jefe que no había visto a su hermana desde agosto, pero aún así la respuesta que recibió fue "Si te creo, pero de momento vamos a dejarlo". Tampoco ayudó mucho a calmar los ánimos que dijera que "yo he perdido mi trabajo por este asunto ¿algún responsable perderá el suyo?" o que señalara que "es posible" que emprendan acciones legales.

Tal vez consciente de la que se había liado, Romero evitó este viernes entrar en detalles concretos sobre su trabajo en sus diferentes intervenciones televisivas. Aunque en ningún momento desmintió que hubiera perdido el trabajo por la enfermedad de su hermana. 

No ha sido la única polémica que ha salpicado a la enferma en las últimas horas. No menos comentada y criticada ha sido la decisión de algunos medios de publicar una foto de Teresa Romero dentro de su habitación aislada en el Carlos III. Mientras la auxiliar de enfermería lucha por su vida, La Información y El Periódico de Cataluña abrían este viernes sus ediciones con la controvertida foto de marras.

Tal fue la que se montó, que el director de este último se vio obligado a publicar un artículo en el que "justifica" su decisión alegando las "cinco razones" que le llevaron a hacerlo. Según Enric Hernández, es "relevante" porque "no es una foto robada" sino del monitor desde el que se  vigila a la enferma. Además, asegura que se trata de un plano general para no "vulnera la intimidad de Teresa". Destaca que la imagen se publica después de que varios medios consiguieran el teléfono de Romero y la abordaran telefónicamente, de que las televisiones hurgaran en el entorno vecinal y familiar de la paciente y de que el consejero la descalificara con saña (mal de muchos...).

Claro que no es el único medio que ha generado la polémica en las últimas horas. Ya lo hizo ABC en la noche del jueves cuando publicó en su web la noticia de que "el cadáver de Teresa Romero sería incinerado sin autopsia" mientras la enfermera sigue luchando por su vida. 

"El País" se suma a la polémica

Para rematar una jornada de polémicas, El País también se ha visto envuelto en un agrio debate sobre su ética a cuenta de su peligrosa manera de cubrir la crisis del ébola. De hecho, sus propios lectores han arremetido duramente contra el diario por publicar un reportaje en el que dos redactoras se han "colado" literalmente en la quinta planta del Carlos III ("el corazón del ébola estos días en España") "en un descuido del vigilante de seguridad". Cabe recordar que las plantas cuarta y quinta del hospital se encuentran desalojadas para atender posibles contagios y en la sexta es donde está ingresada Teresa Romero. En cualquier caso, es zona de acceso restringido y sólo entra personal sanitario con traje de protección.

El aluvión de comentarios a la "hazaña" no se ha hecho esperar y los propios usuarios de El País no han ahorrado en calificativos a la hora de definir la "exclusiva" como "morbosa, amarillenta o bochornosa".