Buscar
03:49h. miércoles, 19 de enero de 2022

Gordillo desafía a las autoridades desde su 'guarida militar' con un "¡aquí estoy!"

"No fue un robo, sino una expropiación alimentaria". El ministro del Interior ha ordenado que sea detenido

Con un desafiante "¡aquí estoy!" desde una finca militar de Osuna (Sevilla), Las Turquillas, ocupada hace dos semanas por el Sindicato Andaluz de Trabajadores, recibió Juan Manuel Sánchez Gordillo la noticia de que el ministro del Interior había dado orden a la Policía y la Guardia Civil de detener a los expropiadores de dos supermercados.

Es más, el diputado de IU en el Parlamento de Andalucía se permitió la licencia de llamar a Jorge Fernández Díaz "franquista de tomo y lomo" y de mostrarse "orgulloso de entrar en la cárcel por este motivo, una y mil veces".

"Si quiere buscar chorizos, tiene muchos donde elegir, y no tengo que ser yo, que solo he hecho una acción pacífica, donde se cogieron alimentos cuya cuantía económica ha sido ridícula y no llega ni a hurto"
A última hora del miércoles 8 agosto 2012 se produjo la primera detención, la de uno de los asaltantes en Hornachuelos (Córdoba). Según fuentes policiales, el alcalde de Marinaleda y los jornaleros que participaron activamente serán detenidos cuando se complete la identificación.

Entretanto, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, se puso en contacto con la Fiscalía General del Estado para que estudie si los hechos son constitutivos de delito y que proceda en consecuencia.

Mercadona, una de las cadenas afectadas -la otra es Carrefour-, ha interpuesto una denuncia por la agresión a dos dependientas en uno de sus establecimientos en Écija y el robo de nueve carros de la compra llenos de comida.

Comida que, en teoría, iba a ir a parar al Banco de Alimentos de Andalucía, pero que la ONG rechazó vista su procedencia.

"Como responsable de una organización muy seria, y el Banco de Alimentos lo es, nosotros no entendemos que este sea un camino acertado. Es cierto que alimento y excedentes hay y mucho, pero tiene que llegar a los más necesitados en las mejores condiciones posibles y por el camino más legal porque, si no, como ha pasado en otros países, esto se convierte en que uno mismo se sirve y se lo lleva, y eso sería un desastre", señaló su presidente, Javier Peña.
La polémica continuó este miércoles en Twitter, con los partidarios y detractores del alcalde de Marinaleda divididos por las etiquetas #Gordillosomostodos y #SanchezGordilloalcuartelillo.

Gonzalo Altozano ha entrevistado a Gordillo en La Gaceta:

Si no fue un atraco, ¿qué fue?

Un acto de desobediencia civil, de no violencia activa, que es lo que llevamos practicando treinta años. Fue un hecho simbólico que ha levantado mucha polémica.

Que en definitiva es lo que buscaban.

Queríamos quitar la atención sobre la prima de riesgo y ponerla en aquellas cuestiones que preocupan de verdad. En Andalucía tenemos más de un millón de parados, familias con todos sus miembros en paro y a las que se les ha acabado el seguro de desempleo, gente que está pasando auténtica necesidad. La crisis son más que números y estadísticas; la crisis tiene rostro, nombre, apellidos, DNI...

Otra que tiene rostro, nombre, apellidos, DNI es la cajera a la que empujaron.

Vi las imágenes por televisión y el empujón no me pareció bien. Nuestro objetivo no son las cajeras de supermercado, trabajadoras como nosotros, que cobran 800 euros al mes y echan diez y doce horas al día.

Pues ahí queda la foto de la chica llorando.

A veces, incluso en acciones pacíficas, las tensiones son inevitables. Lo que no significa que busquemos el enfrentamiento, mucho menos con trabajadores. Creemos con Ghandi en la no violencia. Pero con Ghandi también creemos que la no violencia no es posible mientras haya injusticias.

¿La solución está en asaltar supermercados?

La solución está en sacar una ley que obligue a repartir los productos a punto de caducar antes que tirarlos a la basura. Y otra por las que familias con todos sus miembros en paro tengan una renta básica de 800 euros. El remedio también está en un plan de empleo para los parados. Que la cosa está muy mal y el polvorín puede estallar en cualquier momento.

¿Y el fósforo que encenderá la mecha no son acciones del tipo que usted propone?

No, oiga, el detonador son las hipotecas basura, y los desahucios, y los recortes en Sanidad y Educación, y que se asuma como pública una deuda que es privada, y los sueldos e indemnizaciones millonarias de los banqueros, y que los bancos privados compren a los públicos al 1% y vendan al Estado al 6%... ¡Pero esto qué es!

Volvamos al supermercado: se resiste a hablar de robo.

Es que no lo fue.

¿Entonces...?

Hablamos de una expropiación alimentaria.

Pues el Ministro de Interior, que ha dictado orden de arresto, no es de la misma opinión.

Supongamos que haya un delito, que ya le digo yo que no lo hay. Pero supongámoslo. Eso tendrá que decidirlo un juez y no el Ministro de Interior, ¿no? Lo contrario sería volver al franquismo, cuando los gobernadores civiles eran juez y parte. En cualquier caso, será un orgullo ir a la cárcel por defender lo que defiendo.

De momento, ya le ha salido un abogado defensor: Gaspar Llamazares.

Toda Izquierda Unida debería haberse puesto de mi lado. Pero, claro, los hay reticentes, sobre después de nuestra oposición al pacto con el PSOE.

También le ha salido un fiscal: Griñán.

Dice que lo que hicimos fue una barbaridad. Hace falta tener la cara dura. Lo que es una barbaridad es el escándalo de los ERE, los 1.700 millones del dinero de los parados que fueron a parar a los bolsillos de los amigos con carnet del partido del señor presidente.