Buscar
11:20h. martes, 25 de enero de 2022

Noemí Merino, más muerta que viva

Hoy la nueva portada de Interviú nos muestra una anatomía femenina más vista que la carta de ajuste, o lo que es lo mismo, un nuevo desnudo de Noemí Merino.

Después de sus integrales durante su estancia en Big Brother Brasil, de su sonada bajada de pantalones para colocarse el teléfono de apoyo a Pepe en el mismísimo nombre de su concursante ganador ante la mirada atónita de todos sus compañeros y de los que seguíamos en ese momento el 24 horas, de su posado erótico durante su viaje a Brasil que os mostramos desde este espacio, de su portada en topless en la revista Sálvame… el tamaño, forma, posición y color de cada una de las partes del cuerpo de esta concursante de Gh12+1 han pasado a ser de conocimiento nacional, por lo que un nuevo desnudo de Noemí Merino tiene el mismo aliciente y expectación que un nuevo descuido en plató de María Lapiedra.

Personalmente la única intriga que me supone ver a esta chica en cueros en una publicación es, después de haber visto el material en vivo y en directo a escasos centímetros, analizar el gran trabajo de los profesionales de perfeccionamiento fotográfico.
Y más ahora, después de haber contemplado y comparado las revistas de ambos países compararlas a su vez con las imágenes que ya contamos de sus numerosísimos destapes en directo…

Lo que sí que reconozco que me ha llamado poderosamente la atención es que la canaria haya mantenido la parte de abajo cubierta. Normalmente, las chicas que hacen su posado en Interviú ni se plantean hacer un integral por pudor, por parecerles menos estético o porque la cantidad no se ajuste a enseñar tantos centímetros de piel.
Pero, cuando ya lo has enseñado absolutamente todo, y encima gratis, ¿qué te impide mostrarte como tu madre te trajo al mundo? ¿O es que la revista era la primera desinteresada en que la conejera mostrara sus partes bajas?

Pero puestos a divagar, la pregunta a la que me gustaría tener respuesta acerca del posado en Interviú de Noemí Merino es, ¿cuánto dinero han estado dispuestos a pagar por un desnudo más que visto de una concursante de Gran Hermano?

Si tenemos en cuenta que el caché de las portadas de Interviú no se acerca ni por asomo a las cantidades millonarias que se pagaban en antaño a las concursantes de las primeras ediciones de concurso, y que la cifra se mantiene relativamente en alza mientras se trate de un material nunca visto… ¿Noemí habrá tenido que pagar por salir en esta publicación de tirada nacional? ¿Habrá invertido parte de su premio como concursante +1 del ganador de Gh12+1 para así dar mayor cobertura a su caché en los bolos por las discotecas de España? ¿Será esta su inversión en planes de futuro?

¿O lo habrá hecho para poder fardar con sus compañeras de Zara Kids? Quién sabe, todo puede ser, porque según repitió hasta la saciedad esta canaria durante su visita a Sálvame Deluxe, su único interés profesional y personal se reducía a volver a su trabajo de siempre y a su vida de siempre.

Pues, ¡curiosa forma tiene esta chica para llevar a cabo sus palabras! Aunque ya sabemos que fiarse de lo que salga de la boca de esta canaria tiene una altísima probabilidad de fracaso monumental, y es que hay incluso quien apuesta por las redes sociales en que si esta concursante de Gh12+1 fuera conectada a la máquina de la verdad, se produciría una catástrofe eléctrica de las que hacen historia…

Más allá de esos términos, nos encontramos con más de lo mismo, con pescado congelado y, para más inri, del que se repite e indigesta.

Sus declaraciones en la entrevista que acompaña al reportaje fotográfico son en el fondo y en la forma, las mismas que he podido leer en anteriores publicaciones.

Que si lanzo un dardo envenenado a Alessandro y pongo en entredicho su actitud en la cama, que si mis mentiras no eran para tanto, que si soy muy moderna porque fundo las pilas de mi vibrador, que si me han machacado en los platós de televisión…

Y claro, como la chica está harta de todas estas críticas, ¿qué mejor que echar un poco de leña al fuego para intentar por todos los medios que no se apague a marchas forzadas?

Así pues, como Noemí ha podido comprobar por ella misma que las memeces que sentenciaba su hermana asegurando que esta canaria sería recordada con la misma intensidad y longevidad que el Titanic, han caducado hace mucho tiempo, no le queda más opción que echar mano del último cartucho de su recámara.

Ya he mentido, he manipulado, he utilizado, he abandonado un plató, he intentado entrar en otro a la fuerza, me he liado con todo lo que he podido durante el reality y a mi salida de este con todo lo que se ha cruzado en mi camino que pudiera tener un mínimo de repercusión para que no se olvidaran de mi nombre… ¡¿qué me queda?!

Pues fácil, apostar todas mis cartas al todo o nada, y haciendo uso de una soberbia extrema tener la intención y esperanza de que mi peón gane a la reina en el tablero, por mucho que no tenga ni puñetera idea de jugar al ajedrez y que la partida haya comenzado hace 10 años y sea la última en incorporarme.

Es decir, cargar tintas contra la presentadora e intentar explotar un poquito más el papelón infumable de victima mientras da lecciones de comportamiento y de moral…

Querida Mercedes, ya sabes, llevar 40 años ejerciendo tu profesión, habiendo realizado entrevistas a personalidades de todo tipo, llevando a tus espaldas el peso del reality más famoso de nuestro país y con más ediciones de toda la historia de Gran Hermano, no tiene ninguna validez ni por el peso de la calidad ni de la profesionalidad, ni de la experiencia…

Noemí Merino, sí, aquella canaria que pasará a la historia del reality por ser la concursante con mayor capacidad de soltar más mentiras por segundo es la persona que tú y todos nosotros necesitamos en nuestras vidas para iluminarnos con su sabiduría y aleccionarnos con su ejemplo de vida, ya que es ella quien mejor que nadie puede ordenarte lo que puedes hacer o decir en un plató de televisión, y aquello que debes guardarte para hacer y decir en tu blog.

Porque querida Mercedes, por mucho que lo avalen los éxitos y los porcentajes de audiencia, “no das la talla”, “presumes de ayudar a los más desfavorecidos cuando tienes gestos poco correctos con la gente humilde y de la calle”… Y demás lindezas que te regala uno de los juguetes rotos de la última hornada en sus patéticas coletadas al sentirse que está más muerta que viva, televisivamente hablando.

Los agradecimientos, a la inigualable –gracias a dios- Noemí Merino.

Por último, quiero daros las gracias a todos aquellos que me acompañáis desde las redes sociales, entre las que ya sumamos un grupo de más de 400.000 seguidores.

Autor: Kiko Hernandez