Buscar
17:11h. Lunes, 10 de Diciembre de 2018

Pablo Álvarez Meana, lamenta el daño que han podido causar los internautas a su carrera política

Confiesa a Intereconomía que el caso ya está en manos de los tribunales, el ministro del Interior y María Dolores de Cospedal

Pablo Álvarez Meana el joven gijonés de 22 años, militante del PP y con un brillante expediente académico con 35 matrículas de honor, ha reaparecido en 'La Gaceta', el periódico del Grupo Intereconomía, para denunciar los "delitos brutales" que se han cometido contra él a través de las redes sociales.

Un vídeo suyo en el que se definía como un "gestor de la cosa pública" se convirtió en el objeto de las burlas de los internautas.

El vídeo se difundió a través del conocido portal Menéame y rápidamente se convirtió en el objeto de las burlas de los internautas. En él se decían cosas como “soy gestor público, me ocupo de la cosa pública, hablo de mi temprano interés por la gestión pública, y se ha despertado en mí, siento en mi interior una vocación de servidor público”.

Pablo, miembro de la junta local del PP en Gijón, contribuyó a que la campaña viral se amplificara al anunciar una querella contra el administrador de Menéame.

Mensajes de apoyo a Rajoy

Según la versión relatada por el joven popular a Intereconomía, todo empezó después de escribir unos mensajes de apoyo a Rajoy en Twitter. Cientos de persona, asegura, iniciaron una campaña contra él, “llegando a colapsar algunas de sus cuentas en las redes sociales y su correo electrónico mediante insultos y amenazas”. Por ello, cerró su página web y sus cuentas en las redes sociales.

Denuncia ante la Justicia, Interior y Cospedal

Asegura que se han cometido “delitos brutales” contra él y que se “ha vejado” su figura. Pablo no sólo ha denunciado el caso ante los tribunales sino que lo ha hecho ante el ministerio del Interior y ante la número dos de su partido, María Dolores de Cospedal.

La política, la “máxima vocación”

Según ha confesado a La Gaceta, la campaña no le ha afectado “en absoluto” a su vida personal pero sí está preocupado por el posible daño que pueda provocar a su imagen y a su futuro político. Y es que, como ya explicó en el vídeo, la “gestión de la cosa pública” es para él una “maxima vocación”.