Buscar
17:46h. sábado, 16 de octubre de 2021

Rubalcaba se impone para liderar el nuevo PSOE

Alfredo Pérez Rubalcaba se alzó con el triunfo en el 38 Congreso Federal del PSOE tomando las riendas a José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general del partido. Tras una votación y un largo recuento que tuvo que repetirse, el aspirante obtuvo 22 votos más que su rival. Rubalcaba se enfrenta con la tarea de rearmar ideológicamente al partido tras el varapalo electoral sufrido en los últimos comicios.
Alfredo Pérez Rubalcaba
Alfredo Pérez Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba se ha convertido este en el secretario general del PSOE al imponerse por 22 votos a su contrincante, Carme Chacón. El exvicepresidente del Gobierno ha logrado el apoyo de 487 delegados, lo que significa el 51,16 por ciento de los votos, en tanto que Chacón ha conseguido el respaldo de 465, un 48,84 por ciento.

También ha habido dos votos en blanco y otro nulo, de un total de 955 sufragios emitidos, con lo que prácticamente ha votado el cien por ciento de los delegados que podían hacerlo, 955 de 956.

Ha sido el presidente de la Junta de la Mesa y del 38 congreso del PSOE, José Antonio Griñán, quien ha anunciado el resultado de la votación y explicado que la tardanza en el recuento, que ha durado hora y media, se ha debido a que el escrutinio se ha realizado manualmente.

La proclamación de Rubalcaba como líder del partido en sustitución de José Luis Rodríguez Zapatero ha sido recibida con una prolongada ovación, pero también ha sido muy aplaudida la entrada de la candidata perdedora, Carme Chacón, que ha besado a los miembros de la mesa que preside el congreso. La votación comenzó pasadas las 15.30 horas, después de que los delegados hubieran tenido la ocasión de escuchar los discursos de los dos candidatos.

Tres tareas: rearme ideológico, renovación y la recuperación del Gobierno

El proyecto que expuso a los delegados antes de conocerse el resultado de la votación, desgranó “tres tareas esenciales”, entre las que está el rearme ideológico, la renovación y el cambio del partido, y la recuperación del Gobierno. “Pero esas son tareas colectivas por definición, no dependen de una persona; o las hacemos todos los socialistas, o no será posible”, afirmó.

Rubalcaba, que proclamó su amor “con todas sus fuerzas” al PSOE, y defendió su proyecto de cambio y unidad, para continuar asegurando como secretario general no hará “rubalcabismo”, ni pedirá un cheque en blanco al partido “porque todo lo que ocurra dentro del partido se tiene que poder explicar fuera”. El candidato apeló además al papel de los militantes en su liderazgo, y recordó “el orgullo por lo que hemos conseguido juntos” y “más  orgullo e ilusión, por lo que podemos y debemos alcanzar unidos” de cara al fututo.

Rubalcaba reivindicó ante los delegados el legado de José Luis Rodríguez Zapatero, y su compromiso con la igualdad entre hombres y mujeres, así como su determinación para ampliar derechos, y su coraje y su inteligencia para acabar con el terrorismo. Así, reclamó para el PSOE una  “oposición útil e inteligente” que anteponga los intereses de España por encima de los de tu propio partido. “Recuperar esa confianza es el núcleo y la esencia de la tarea que tenemos por delante”, ha señalado, y para esa tarea, “debemos cambiar” porque “ganaremos con nuevas ideas y con un partido socialista renovado. Renovado y socialista”, dijo.

El PP se fue mintiendo y ha vuelto mintiendo

Rubalcaba tuvo duras palabras de reproche para los ajustes del Gobierno “que quiere curar la anemia con una dieta de adelgazamiento”, por lo que aseguró que los socialistas “no podemos aceptar la política del ajuste a toda costa de Rajoy, porque nos puede costar la supervivencia de nuestro Estado Social”.

Por eso, señaló que mientras la derecha habla sólo de ajuste “nosotros hablamos de ajuste, crecimiento y empleo”, y cuando hablan de abaratar el despido de los trabajadores, “nosotros queremos abaratar su contratación”, y cuando la derecha sube los impuestos a las familias, “nosotros decimos que se los suba a las grandes fortunas y las grandes empresas”.

Rubalcaba apeló al restablecimiento de la “unidad y la coherencia de nuestro discurso y de nuestra política”, porque “somos el Partido Socialista Obrero Español, y a ninguna de esas cuatro palabras que nos definen vamos a renunciar”. Además, ha advertido que “ no debemos traspasar la línea que separa un partido federal, de una confederación de partidos”.

El dirigente socialista dijo propondrá una Ejecutiva formada “por compañeros y compañeras reconocibles para toda la organización”, de distintas federaciones y de todas las edades. Rubalcaba admitió que el PSOE puede estar pasando por un momento de debilidad, pero “estar débil, es distinto de ser débil, y el PSOE no lo es; es un partido fuerte, que debe tener un líder fuerte. Y a mí, compañeros, no me van a quebrar, no me van a hacer retroceder ni un paso”.

El candidato convocó al partido a recuperar la confianza porque “recuperar la mayoría, no es esperar a que cambie el viento, es hacerlo cambiar” y en este sentido, ha señalado que no “recuperaremos la mayoría haciendo radicalismo verbal, sino demostrando que tenemos ambición social y respuestas económicas”. Finalmente, Rubalcaba propuso “ir más lejos” porque solo desde la unidad “podemos llegar tan lejos como queramos”.

“He servido a este partido durante mucho tiempo y desde muchos sitios. Nunca pensé que un día podría ser Secretario General. Pero os aseguro, que si me confiáis esta responsabilidad, sabré hacer lo que hoy necesitamos: cambiar el PSOE para que siga siendo el PSOE”.