Buscar
06:18h. jueves, 13 de agosto de 2020

DIRIGENTES DE CCOO Y UGT PACTARON BAJO CUERDA CON LA JUNTA UNA AYUDA IRREGULAR DE MáS DE 550.000 EUROS PARA ASEGUR LA 'PAZ SOCIAL'

UGT tenía 6,6 millones a plazo fijo en el banco cuando saqueaba fondos públicos

La cuenta corriente en la que el sindicato socialista ingresaba las subvenciones tenía otros 12,5 millones.

 

Francisco Fernández, actual secretario general de UGT-A junto a Manuel Pastrana, su antecesor.
Francisco Fernández, actual secretario general de UGT-A junto a Manuel Pastrana, su antecesor.

Mientras desviaba fondos públicos de la Junta de Andalucía y de la Unión Europea, destinado originalmente a la formación profesional de desempleados pero que se dedicaron a sobresueldos, juergas y langostinos, la Unión General de Trabajadores de Andalucía (UGT-A) gozaba de una situación económica privilegilegiada.

Según revela el diario 'El Mundo', el poderoso sindicato socialista contaba 6,6 millones a plazo fijo en el banco cuando saqueaba fondos públicos.

Y no sólo eso, porque la cuenta corriente en la que los altos responsables sindicales  ingresaban las jugosas subvenciones tenía 'durmiendo' otros 12,5 millones de euros.

Publica por su parte el diario 'ABC' este 1 de septiembre de 2013 que dirigentes de CCOO y UGT pactaron una ayuda irregular de más de 550.000 euros y bajo cuerda con el exdirector general de Trabajo de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Guerrero para apagar un conflicto laboral que bloqueó durante días la recogida de basuras en varios municipios granadinos.

El apaño tuvo lugar en 2006, cuando la Junta intervino en el conflicto por mediación del secretario general de Comisiones Obreras en Andalucía, Francisco Carbonero, quien concertó con el exdirector una «reunión confidencial» en un hotel de Málaga para arreglar el problema.

Según el testimonio del presidente de la Asociación de Empresas de Limpieza Pública (Aselip), Francisco Jardón Arango, quien intervino en las negociaciones, fue el sindicato el que planteó y presionó para que el conflicto fuese solucionado por la Dirección de Trabajo de la Junta.

El testimonio de Jardón ante la Guardia Civil en enero de 2012 retrata la pasmosa ligereza con que el Gobierno andaluz despachaba, sin ningún filtro legal, expedientes con ayudas millonarias para comprar 'la paz social'.