Buscar
01:35h. Lunes, 23 de Octubre de 2017

La Warner Bros pide la retirada del barco que alojaría a los antidisturbios en Barcelona

La compañía, que tiene los derechos de imagen de los populares personajes, exigió a la naviera que retirara el barco para evitar convertir a los mismos en protagonistas involuntarios de un conflicto político.

El personaje más popular de todo el despliegue policial del Ministerio del Interior para hacer frente al referéndum del 1 de octubre no viste ni de azul ni de verde. Es Piolín, ese amarillo dibujo infantil que decora junto al gato Silvestre y el coyote de Correcaminos el casco del crucero Moby Dada, amarrado en el puerto de Barcelona para que sirva de alojamiento a cientos de antidisturbios. Tras días de chanzas sobre su protagonismo en redes sociales y medios de comunicación, la Warner Bros, la compañía que tiene los derechos de imagen de los populares personajes, exigió a la naviera que retirara el barco para evitar convertir a los mismos en protagonistas involuntarios de un conflicto político.


Se inició entonces un tira y afloja entre ambas compañías en el que el Ministerio del Interior asegura no haber intervenido en ningún momento. Según fuentes del departamento de Juan Ignacio Zoido, la primera respuesta de la empresa propietaria del crucero fue rechazar la exigencia de la Warner. Para ello, alegó que tenía un contrato firmado con el Gobierno español para dar alojamiento a sus policías y no podía romperlo. En ese rifirrafe de derechos de autor y vínculos contractuales surgió la propuesta de la naviera de cubrir los personajes con lonas gigantes mientras sirviera de 'hogar' a los antidisturbios españolas. Así se hizo hace unos días como solución salomónica.

Sin embargo, el remedio fue casi más grave que la enfermedad, ya que las redes sociales se llenaron a partir de ese momento de mensajes reclamando la 'libertad' de Piolín y sus compañeros, y convertiéndoles casi en un nuevo icono del independentismo. Finalmente, el pasado lunes las lonas fueron retiradas. Desde Interior no saben explicar el motivo de ese cambio de estrategia e insisten que toda la polémica sobre el amarillo personaje es una cuestión entre la Warner y la naviera que esperan que no quite el sueño a sus policías.