Buscar
21:24h. domingo, 05 de diciembre de 2021

Paula Romero recibe de la ONCE el Premio Solidaridad por su programa radiofónico “La Caja de Pandora”

Los restantes galardonados son: CEAR, Comisión Española de Ayuda al Refugiado; D. Oscar Gutiérrez Ojeda; Carrefour y AENA.

2017051819024090631

La ONCE reconoce con este galardón, a aquellas instituciones, medios de comunicación, persona física, empresa o estamento de la Administración que hayan exaltado valores relacionados con la integración de las personas con discapacidad y la supresión de barreras físicas y mentales.
En la categoría de medios de comunicación, el premio recayó en el programa radiofónico  “La Caja de Pandora”, presentado y dirigido por Paula Romero, que realiza desde hace siete años para la Emisora La Diez Gestiona radio.

Paula Romero, ha sido durante más de seiscientos cincuenta programas, el altavoz permanente de las asociaciones y personas con discapacidad y sus reivindicaciones, ejerciendo además una clara vocación social y de concienciación para construir una sociedad cada vez más justa e igualitaria. Es el espacio de radio más veterano en España dedicado a la discapacidad.

La propia Paula Romero, ha agradecido en las Redes Sociales a la ONCE, una organización que siempre ha estado al lado de las personas ciegas y que cada vez amplia más su radio de acción en ayudar a la discapacidad, el que haya puesto su interés en el programa para premiarlo. 
También, dice, “es justo agradecer a quienes propusieron la candidatura de La Caja de Pandora a los Primeros Solidarios de La ONCE, pues sin el interés y el apoyo de los pensaban que nuestro programa era digno de este galardón, no se hubiese conseguido”.

Agradece también a todos los que ha participado en los más de 650 programas que a lo largo de estos siete años de emisión, han ido pasando por los micrófonos de la Emisora y sobre todo a sus fieles oyentes,” a ellos, a los que escuchan a través del receptor y a los que lo hacen por los distintos medios de las redes sociales”.-Señala.

Afirma que seguirá estando detrás del micrófono, tratando de crear empatía por aquello de que: “La discapacidad no pide permiso”.