Buscar
17:13h. jueves, 28 de enero de 2021

asi lo denuncia el colectivo la gomera se mueve

La APMUN "ayuda" a uno de los afectados del incendio de 2012 en La Gomera con denuncia y precintado de las obras

Aunque solicitaron la licencia de rehabilitación, tres meses después y sin recibir respuesta del consistorio, se entiende silencio administrativo positivo. Pese a ello la AMPUN les termina "echando una manita"

Estos dias hemos podido leer en la prensa que la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (APMUN) ha ordenado la suspensión y el precinto de las obras en una vivienda del barrio del Guro en Valle Gran Rey, afectada por el incendio del 12 de agosto de 2012.

Si nos ceñimos estrictamente a la noticia, la podríamos pasar por alto como una más de las tantas denuncias de obras ilegales realizadas por edificar en zonas protegidas, y todos estaríamos de acuerdo en que hay que actuar de forma enérgica en contra de quien atenta contra la naturaleza de esa forma. Sin embargo, LGSM ha recibido información de primera mano sobre la vivienda en cuestión y los flecos del asunto.

El edificio en cuestión es propiedad de una pareja de alemanes que en su momento decidieron invertir en La Gomera, comprar una casa en el Guro y disfrutar de nuestra isla. Su casa, como tantas otras en ese barrio, se quemó aquella terrible noche que ninguno olvidaremos. Gracias al seguro, y sin ningún tipo de ayuda por parte de las administraciones públicas, los propietarios encargan un proyecto realizado por un arquitecto (tal y como marca la ley) que fue presentado ventanilla del Ayuntamiento de Valle Gran Rey el día 26 de marzo de 2013, solicitando licencia de obra y la redacción del preceptivo informe vinculante para obtener calificación territorial en el Cabildo. En resumen, una edificación realizada en 1992; con prescripción de infracción urbanística otorgada en abril de 2012; con documentación notarial en regla; de alta y pagando como tal contribución, agua, luz, basura y alcantarillado; pretende ser rehabilitada tras el incendio cumpliendo todos los requisitos exigidos.
¿Cuál es entonces el problema? El problema es que el ayuntamiento de Valle Gran Rey no ha dado ni una sola licencia para rehabilitar o reconstruir las casas quemadas en 2012 (esto según datos obtenidos del propio ayuntamiento) Esta solicitud de marzo de 2013 aún no ha sido contestada cuando legalmente se establece un plazo de tres meses para ello. Pasado tal plazo, se considera silencio administrativo positivo siempre y cuando no vaya en contra del planeamiento (no siendo el caso al tratarse de la rehabilitación de una edificación existente y legal)

Aunque lo hemos denunciado muchas veces, ni el ayuntamiento, ni el cabildo ni el Gobierno de canarias han sido capaces de resolver la problemática de estas edificaciones, y la solución es simplemente ignorar el problema mientras la APMUN por su parte, parece que ni ha investigado que pasaba con esta obra, ni ha solicitado al ayuntamiento si se había presentado licencia de obra y en qué estado estaba dicha tramitación.

¿Se han rehabilitado otras edificaciones tras el incendio? Si. ¿Se ha actuado contra ellas? No. ¿Por qué en este caso sí? Esto tendríamos que preguntárselo al amigo Emiliano Coello, Director de la APMUN y nuevo secretario general del PSOE en la isla de La Gomera, ese que al parecer vive aquí pero se traslada a diario a Tenerife a trabajar (con billetes y chofer pagados por todos) ese mismo que se gastó parte del dinero destinado a zonas afectadas por el incendio en limpiar unos terrenos de su barrio en Vallehermoso a los que no llegó ni olor a humo. 

De igual forma resulta extraño que la APMUN no haya actuado ante una denuncia presentada por vecinos del municipio contra una instalación ilegal de telefonía móvil realizada en una zona catalogada de Protección Paisajística sobre un suelo no apto para tal fin.

Si uno fuera mal pensado podría llegar a la conclusión de que el señor Emiliano Coello, en su nuevo cargo de mano derecha del empleado-presidente Curbelo, ha hecho suyas las políticas en contra de Valle Gran Rey y sus ciudadanos. Aunque, lo único realmente importante es que sobre los propietarios de viviendas afectadas por el fuego en este municipio se cierne ahora la duda de ser denunciados y multados porque a las instituciones de esta isla les importa muy poco lo que pase con ellos.
LGSM