Buscar
19:57h. domingo, 24 de enero de 2021

El Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera "se pone serio" con Urbaser

Le recriminan la continua presencia de contenedores llenos, al reducir las frecuencias de recogida, y la consecuente acumulación del cartón y los envases en el exterior lo que obliga al Consistorio a recogerlo de forma manual a pesar de que no le corresponde

 

El Ayuntamiento de San Sebastián de La Gomera reclama a Urbaser, compañía responsable del contrato de recogida selectiva a nivel insular, que ofrezca a los vecinos y vecinas de la capital un servicio a la altura de lo que se necesita y se espera, y que con el paso de los meses ha ido empeorando hasta convertirse en un problema que afecta la imagen del propio municipio.

Así lo denuncia el concejal de Medioambiente, Alonso Zenón, quien considera que la empresa adjudicataria “no cumple con su cometido ni de lejos, ofreciendo a diario una imagen lamentable del municipio, con contenedores a rebosar, que los vecinos ponen continuamente en conocimiento del Ayuntamiento y que nos obliga a actuar con nuestro personal, cuando debería ser el de la propia empresa. Una situación que no vamos a continuar tolerando y que hemos puesto en conocimiento del Cabildo Insular”.

Además, otro de los factores que está influyendo muy negativamente son los problemas en el servicio puerta a puerta, destinado a los comercios del casco. “Si no ofrecemos seguridad y continuidad en la recogida a los empresarios, especialmente en épocas de mayor trabajo, obligamos a los mismos a llevarlas a los contenedores, complicando aún más esta situación”. En este tema, Zenón recordó que “el Ayuntamiento prestaba un excelente servicio y no podemos dar pasos atrás en algo positivo y que ayudaba a gestionar mejor la recogida selectiva”.

Junto a ello, puso el foco en los problemas de limpieza que acarrea este problema “en un municipio habitualmente ventoso y en el que aparecen continuamente cartones y envases debajo de vehículos, en aceras o incluso en la propia vía pública”.

Por último, reclamó a Urbaser “unos horarios compatibles con el descanso de los vecinos, teniendo en cuenta el ruido y la duración que supone el uso de la grúa que levanta cada uno de los contenedores”