Buscar
03:16h. lunes, 01 de junio de 2020

El Cabildo de La Gomera organiza un seminario formativo para el control de especies invasoras

La formación de las nuevas cuadrillas garantiza la efectividad de las medidas de control que se pondrán en marcha a lo largo de este mes de agosto. Sí Se Puede en La Gomera, había planteado al Gobierno del Cabildo esta necesidad.

El Cabildo de La Gomera desarrolló un seminario formativo de cara a mejorar la capacitación de sus operarios para el control de especies invasoras. Durante la sesión, varios expertos realizaron una presentación de las especies presentes en la Isla, analizando la propagación de cada una de ellas por la geografía insular, así como el daño que causan en el entorno medioambiental.

El presidente insular, Casimiro Curbelo fue uno de los presentes en esa primera jornada, y aprovechó la ocasión para expresar “la necesidad de actuar en los puntos de La Gomera donde ya se ha detectado la presencia de algunas de estas especies”. Según Curbelo, “si no actuamos cuanto antes y de forma correcta, la propagación de plantas como el rabo de gato tendrán efectos muy negativos para nuestros entornos naturales”, así mismo destacó la complejidad de las tareas de control, que se realizarán “con mucho sentido de la responsabilidad para evitar su propagación”. 

Una de esas especies presentes en la geografía insular es el Pennisetum setaceum, conocido como “rabo de gato”. Una planta invasora introducida en los años 70, y que a día de hoy ya se puede observar su presencia en puntos de los municipios de San Sebastián de La Gomera, Valle Gran Rey y Hermigua. Ahora, será en estas tres localizaciones donde actúen las ocho cuadrillas creadas al afecto, una vez finalice su formación.

Aún con la actuación coordinada de los operarios del Cabildo Insular, los expertos recuerdan a la población el grave daño medioambiental que puede ocasionar la manipulación de estas plantas  sin tener el conocimiento adecuado. En este sentido, advierten de que sus semillas se dispersan con mucha facilidad por el viento, y hasta con las ruedas de los vehículos. Por ello, desde la Institución Insular se pide la máxima precaución a la hora de manipular estas plantas, haciendo uso de las herramientas necesarias para evitar su dispersión.