Buscar
04:22h. lunes, 01 de junio de 2020

El Cabildo se olvida, una vez más, de sus compromisos con Hermigua

Así, mientras el Consejo Insular de Aguas, órgano dependiente del Cabildo, invierte 64.500 euros en ejecutar obras con el objetivo de  suministrar de forma directa agua de la red insular al depósito de cabecera del barrio de Tamargada, deja fuera al caserío del Cedro

 Caserío del Cedro
Caserío del Cedro

La Alcaldesa de Hermigua, Solveida Clemente, afirma que el Cabildo Insular de la Gomera y su órgano dependiente, el Consejo Insular de Aguas, mantienen una política cargada de partidismo en el suministro de agua potable a los depósitos de cabecera de los municipios de la Isla.

El último atropello del Consejo Insular de agua, es dejar al caserío del Cedro sin suministro directo de la red insular, y sin embargo ejecuta obras por importe de 64.500 euros para suministrar de forma directa  agua al depósito de cabecera del barrio de Tamargada.

Acaso, los vecinos del caserío Cedro no se merecen el mismo trato que los de Tamargada, asevera Clemente, quien se pregunta dónde está el compromiso del presidente del Cabildo, cuando, allá por marzo de 2011 anunció a bombo y platillo y de manera “unilateral” que el Consejo Insular de Aguas y el Ayuntamiento de Hermigua firmarán un convenio de colaboración para asegurar el suministro de agua potable a todos los hogares de El Cedro.

Asimismo el presidente informó que la Junta de Gobierno del Consejo Insular de Aguas, aprobó en su última reunión iniciar la redacción y tramitación del referido convenio, a fin de definir las fórmulas más convenientes para resolver el suministro y, en consecuencia, llevar agua a todos los hogares de este enclave. La realidad es que la promesa se quedó en el camino, pasando a engrosar la lista  de engaño del presidente del Cabildo con los ciudadanos de Hermigua. Todo lo que ha prometido se ha quedado en promesas, la palabra se la llevó el viento.

Cabe recordar que, desde 2007, el Ayuntamiento lleva demandando al Consejo Insular de Aguas el suministro directo de agua potable a la cabecera del caserío de El Cedro. No basta, recalca la Alcaldesa, con que el máximo representante insular “saque a pasear la pancarta de las promesas”, si luego no ejecuta una actuación que se considera prioritaria y que redundaría de manera muy positiva en el  desarrollo del barrio.

En este sentido decir que a la reivindicación del Ayuntamiento,  se suman vecinos del caserío del Cedro y numerosos ciudadanos que disponen de viviendas en el mencionado lugar, quienes ven con preocupación que los años pasan y la actuación prometida por el presidente del Cabildo no se ejecuta.

Además, debemos tener en cuenta, señala Solveida Clemente, la existencia de un albergue municipal y el aula de naturaleza de titularidad cabildicia, así como numerosas casas particulares que están pendientes de contar con suministro de agua potable para ponerlas en explotación.

Con la actuación prometida, se lograría que los actuales moradores del caserío dispongan de agua potable, que los propietarios de numerosas casas puedan rehabilitarlas para vivir o para su explotación, evitando con ello que dichas viviendas no terminen en estado ruinoso, al tiempo que, tanto el albergue como el aula de la naturaleza, también puedan ser explotadas, lo que repercutiría en la creación de puestos de trabajo estables, tan necesitados en los tiempos que corren.

No es de justicia que una actuación prioritaria encaminada a prestar un servicio fundamental e imprescindible para el desarrollo de la vida diaria, no se ejecute por caprichos y arbitrariedad del Presidente y de la Gerente del Consejo Insular de Aguas, cuando este organismo dispone en su capítulo de inversiones para el 2013, de más de un millón de euros, aparte de un superávit cuantificado en millones de euros.