Buscar
04:38h. domingo, 05 de diciembre de 2021

El CCN dice que Curbelo no tiene “credibilidad” para dar lecciones a nadie tras su “caótica” gestión

Industrias mieleras, hoteles rurales, centros artesanales, quesería, cochinera, pabellón de deportes y otros faraónicos proyectos en los que se invirtieron más de 70 de millones de euros permanecen cerrados, cayéndose a trozos

Pedro Medina Calero
Pedro Medina Calero

Pedro Medina, portavoz y consejero del CCN en el Cabildo Insular de La Gomera, lamenta la “falta de criterio objetivo y ético” del presidente del Cabildo, quien, siendo responsable del “despilfarro de más de 70 millones en edificaciones públicas”, (12 mil millones de las antiguas pesetas), ahora, viene a dar lecciones sobre gestión económica.
 
Apunta Medina que, Curbelo “el rey del endeudamiento, el despilfarro y el déficit”, “también de la recolocación y del oscurantismo”, no tiene legitimidad para hablar sobre cuestiones relacionadas con el funcionamiento de otras administraciones públicas, después de tener a un Cabildo abocado a una situación financiera insostenible, con inversiones millonarias, que, han caído en saco roto, por el fracaso de su gestión.
 
En este sentido se pronuncia el consejero nacionalista, quien recalca que Curbelo lo que tiene que hacer es dar la cara y explicar a los gomeros, porque  permanecen cerradas a cal y canto, las decenas de infraestructuras  localizadas a lo largo de la isla, instalaciones que están sufriendo un deterioro que puede afectar a su posterior funcionamiento.
 
Es una realidad incuestionable. La mejor prueba de que no está “autorizado para aleccionar” en materia de economía y gestión es dejar empantanados y en el desastre más absoluto, cerca de una "treintena de obras financiadas con dinero público", que, siguen sin generar ningún beneficio a los ciudadanos a pesar de estar terminadas desde hace años o paralizadas a medio de construir.
 
Retrasos y sobre costes  ha sido el "modus operandi" en las obras del Cabildo Insular. En el mismo, ha participado activamente  el “benefactor Curbelo”,  anunciando,  a bombo y platillo que se eleva la inversión para la puesta definitiva de la quesería de  Alajeró, de la Fábrica de Miel de Abeja y de Palma,  debido a que la inversión inicial resultó insuficiente.
 
Asimismo, a la lista del "modus operandi", le sumamos el "Auditorio-Pabellón de Deportes” de la capital de la Isla, infraestructura que comenzó a construirse en el pasado siglo y que se ha tragado más de 8 millones de euros. Para no salirse del guión, el proyecto, continúa sin acabarse y los gomeros siguen sin poder disfrutar de las instalaciones.
 
Otra "inversión que ha caído en "saco roto", detalla, Pedro Medina, fue la compra por parte del Cabildo del restaurante Marqués de Oristano, que fue "vendida" por el máximo representante insular para contribuir a la promoción de la gastronomía gomera y a la formación de los jóvenes del sector. En la actualidad permanece cerrado, cayéndose a trozos, y usada, una de sus salas, como sede insular de la UNED. La pregunta del millón: para que el benefactor presidente del Cabildo compró el inmueble.
 
La adquisición de otro inmueble para ubicar la "Escuela Insular de Medios Audiovisuales (EIMA)", es otro claro ejemplo de despilfarro que, años después, se tuvo que derribar por fallos en su estructura y reubicarse en el Centro de Visitantes, con el objetivo, según, el presidente, de mantener vivo el Centro y contribuir a la promoción de la Gomera.
 
Igualmente, en la larga lista de proyectos frustrados aparecen el Parque Marítimo, el Jardín Botánico y el Centro Artesanal Polivalente, en Vallehermoso, actuaciones que se han comido y se siguen tragándose millones de euros, y que según Curbelo potenciarían la actividad económica del municipio.
 
Por si fuera poco el derroche, el Cabildo compra en el año 2003, una finca agrícola en el municipio norteño de Agulo por "noventa millones de las antiguas pesetas", con el "objetivo" de construir una residencia de mayores, proyecto que se quedó en "agua de borrajas”. Once años después, Curbelo, recupera la memoria y pretende, ahora, invertir 4,4 millones de euros en acondicionar el edificio del antiguo  Hospital para convertirlo en un  Centro de Mayores. Como buen gestor de lo público, primero lo deja desvalijar y deteriorar. Si hace cuatro años hubiera actuado, la cuantía de la inversión hubiera sido “notablemente inferior” y  la residencia de mayores funcionando, pero esto no va con el "modus operandi", del “benefactor Curbelo”. 
 
Es imprescindible que el presidente del Cabildo, "especialista en prometer y no cumplir", de la cara, y explique a los gomeros que piensa hacer con las infraestructuras repartidas a lo largo de la geografía insular. Los datos dejan al descubierto su desastrosa gestión:"más de 70 millones destinados a construir infraestructuras que se pudren".
 
Está claro, Curbelo no tiene credibilidad para dar lecciones  sobre gestión económica. Quien ha sido incapaz de solucionar los problemas de una isla, quien nos ha llevado a que cada vez más La Gomera dependa del exterior, tenga las tasas de paro más altas, la cesta de la compra por las nubes y quien es responsable de tener un Cabildo endeudado hasta las orejas", carece de  legitimidad para exigir y dar clase a los demás, concluye  Pedro Medina.