Buscar
19:01h. domingo, 19 de septiembre de 2021

El Centro de Estudios e Investigaciones Oroja se opone a la construcción del Puerto de Fonsalía

La considera una obra innecesaria enmarcada en el mantenimiento de un modelo económico caduco e incompatible con la preservación del medio ambiente
Imagen del litoral de Fonsalía
Imagen del litoral de Fonsalía

La Asociación Cultural Centro de Estudios e Investigaciones Oroja (CEIO) manifiesta su firme oposición a la construcción del puerto de Fonsalía, en Tenerife, que considera una obra innecesaria enmarcada en el mantenimiento de un modelo económico caduco que quebró en 2008, y que ha abocado a la ciudadanía a una profunda y duradera crisis económica.

Para Oroja existen alternativas viables al puerto de Fonsalía que pasan por ajustar los horarios de las navieras en el puerto de Los Cristianos (en el que durante la mayor parte del día no hay actividad alguna para centrarse en la primera hora de la mañana y entre la 6 y la 8 de la tarde) y por activar el puerto de Granadilla, cuya construcción supuso destinar una ingente cantidad de recursos públicos para ejecutar una obra que se encuentra infrautilizada.

Desde El CEIO se señala asimismo que el actual modelo económico de Canarias ha relegado a La Gomera a ser la isla más pobre de El Archipiélago si analizamos el fenómeno de la pobreza en base a datos que delimitan el umbral de la pobreza (los que permiten ver la posición que ocupa la población en función de la línea de pobreza relativa según el último dato disponible por el Instituto Canario de Estadística -ISTAC-, de 2018), por lo que desde La Asociación Cultural Centro de Estudios e Investigaciones Oroja no se entiende que en la isla de La Gomera existan cargos públicos que continúen apostando por el mismo modelo económico caduco e incapaz de dar respuesta a los problemas de la ciudadanía, que apuesten por la construcción del puerto de Fonsalía, en Tenerife.

Asimismo, desde Oroja se considera que la construcción del puerto de Fonsalía supone una clara amenaza para la preservación del medio ambiente marino en la zona que discurre entre la costa suroeste de Tenerife y La Gomera, que cuenta con una población de calderones tropicales única en El Mundo, que coexisten en La Zona Especial de Conservación Franja Marina Teno-Rasca con el delfín mular, la tortuga boba, aves marinas como el águila pescadora (también conocida como guincho) o invertebrados. Por ello, desde El CEIO se entiende que debemos oponernos sin fisuras a la construcción del puerto de Fonsalía, que daría lugar a la coexistencia de tres infraestructuras portuarias en apenas 40 kilómetros de costa, con el consiguiente daño al medio ambiente.

Por último, Oroja quiere recalcar que la ejecución de esta obra, lejos de ser una prioridad supone un despilfarro de dinero público en una tierra azotada por la pobreza, una infraestructura que cuenta con un rechazo social mayoritario y con el respaldo únicamente de determinados políticos (entre ellos uno de sus abanderados, el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo) y de colectivos empresariales, que están dando la espalda al clamor social.