Buscar
14:30h. jueves, 27 de enero de 2022

El incendio se agravó por las carencias en telecomunicaciones

Los técnicos insulares avisan que la falta de medios pone en riesgo el monte y las vidas

Un afectado por el incendio de La Gomera observa su casa destruida por el fuego. | la provincia/dlp
Un afectado por el incendio de La Gomera observa su casa destruida por el fuego. | la provincia/dlp

R. ACOSTA.-LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.-El incendio de La Gomera ha dejado al descubierto las carencias de medios técnicos y logísticos que tiene la isla para hacer frente al fuego de una manera más eficaz y rápida. En el informe elaborado por los técnicos del Cabildo gomero, al que ha tenido acceso este periódico, se pone en evidencia que con los actuales sistemas de comunicaciones de los que disponen los servicios de prevención y extinción de incendios no hay garantías de éxito en la lucha contra los siniestros forestales.

El informe refleja que las deficiencias de las que adolecen las comunicaciones de la isla no sólo suponen un riesgo para la preservación del entorno natural, sino también para la seguridad del personal dedicado a la vigilancia y extinción de los siniestros. Un ejemplo es que no hay cobertura suficiente entre los grupos contra incendios y los jefes de equipo para saber dónde están los operarios en cada momento, sobre todo en caso de que se tenga que producir una evacuación provocada por el avance del fuego o por posibles cambios de dirección del viento.

Tras el incendio de este verano ha quedado en evidencia que los equipos de vigilancia y prevención de incendios necesitan sistemas avanzados de comunicaciones, lo que requiere una inversión que no tiene la isla. La Gomera tiene amplias zonas y municipios completos sin cobertura de banda ancha, fibra óptica e incluso hay dificultades en telefonía fija y móvil.

Otra cuestión que ha entorpecido el dispositivo para hacer frente al fuego es la falta de superficies destinadas a los helicópteros, que son los medios aéreos más rápidos en presentarse cuando se produce un incendio. Ante esta carencia, los técnicos piden habilitar tres espacios en la zona sur (Valle Gran Rey), zona norte (Vallehermoso) y en las cumbres de la isla para que estos aparatos puedan reposar y repostar.

En este sentido, el jefe del Servicio de Planificación y Proyectos Forestales de Tenerife, Pascual Gil, aseguró que los ingenieros y técnicos no solicitan más hidroaviones al Estado, sino más helicópteros porque son "muchos más prácticos" en la lucha contra el fuego por su mayor maniobrabilidad y porque el tiempo entre carga y descarga es más reducido. Por eso señala que la "pelea" política en relación con la petición de más hidroaviones "no tiene mucho sentido".

Modernización

Los técnicos del Cabildo también consideran imprescindible una modernización de los medios y equipos que posee el área de Medio Ambiente, tanto en la mejora de las comunicaciones existentes como dotar a los medios de transporte de equipos disuasorios y elementos que sirvan para un mayor control del personal y de los incendios.

El amplio informe, de 260 páginas, hace una evaluación detallada y exhaustiva de los cuantiosos daños provocados por el incendio y las necesidades de inversión que requieren las infraestructuras viarias e hidráulicas de la isla. Asimismo, hay un relato minucioso de la catástrofe ecológica sufrida por la isla y cuyas repercusiones se harán notar durante un tiempo indeterminado. Los expertos advierten que la lucha contra la erosión es un factor urgente que requiere una actuación inmediata antes de finales de septiembre.

Otro de los impactos más preocupantes como consecuencia del incendio es el impacto sobre el acuífero de la isla y en el abastecimiento de agua tanto para uso urbano y turístico como para la agricultura. El aumento de la escorrentía, comprobado en otros siniestros forestales, genera una disminución de la infiltración, con lo que los caudales que forman los recursos de agua subterráneos disminuirán en los próximos años, poniendo en peligro el abasto insular al provocar, con la escasez de agua, una lucha entre el abastecimiento urbano y el agrícola.

Fuente:http://www.laprovincia.es