Buscar
16:03h. martes, 22 de septiembre de 2020

Ex-miembros de “Yo Silbo” remiten Oficio a la Dirección General Del Patrimonio Cultural de Canarias

En el extenso escrito, dejan clara la procedencia del Silbo Herrerño. Según apuntan, David Díaz Reyes aprendió dicho lenguaje del maestro silbador gomero, Lino Rodríguez Martín. Explican además como "se gestó" la creación del Silbo Herreño.

EX-miembros de la Asociación “Yo Silbo”, han remitido un extenso Oficio a  la Dirección General Del Patrimonio Cultural de Canarias en el que dejan claro cual es realmente la procedencia de lo que se ha venido a llamar “Silbo herreño”  y que nace, según manifiestan, de un proceso recientísimo, desencadenado desde fuera de la isla por personas ajenas a la isla, con intenciones ajenas a la isla, que tras el fracaso de otras operaciones en otras islas deciden intentarlo en El
Hierro y acaban provocando la aparición de un pleito que nunca antes existió y que no es real.

Juan Pedro Rodríguez Rodríguez, Oscar Luis Hernández Fariña, Haridian Betancort Guanche, Ernesto Manuel Peláez Méndez, Ángel Barrera Torres, José Alexis Almenara Gil y Angel Romar Rodríguez Martín, son los firmantes de este extenso Documento que ha sido remitido a la mencionada Dirección para que sea trasladada al Consejo del Patrimonio Cultural de Canarias a fin de que se tenga en cuenta en los procedimientos de Declaración de Bien de Interés Cultural de los Silbos de La Gomera y de El Hierro.

El Documento a “tenor literal” es es que sigue:

D E C L A R A N :

1.- Que siendo cada cual de un origen, profesión e intereses diferentes han
coincidido en un momento dado de sus vidas en el interés por el aprendizaje y
cultivo del Silbo Gomero.

2.- Que la raíz común de este interés, se produjo mayoritariamente a raíz del
impacto que tuvo el proceso de incorporación de la enseñanza del Silbo Gomero a
las escuelas de la isla y finalmente su declaración como patrimonio de la
Humanidad. Si el Silbo Gomero era patrimonio de la Humanidad cada uno de
nosotros quiso que fuera también patrimonio vivido; queríamos aprender a
comunicarnos por el silbo.

3.- Que de este modo nos aproximamos a una organización que parecía ofrecernos
lo que veníamos buscando: cursos de enseñanza de Silbo Gomero impartidos por
profesorado cualificado.

4.- Que cada uno de nosotros, aunque nos fuimos incorporando al proceso en
momentos diferentes, siempre encontramos al frente de esta organización, o de
sucesivas organizaciones e iniciativas con nombre diferente, a una misma persona
que se presentaba en una triple función: fundador-coordinador de la misma,
investigador y maestro de silbo. Se llama David Díaz Reyes.

5.- Que David Díaz Reyes siempre manifestó de palabra y por escrito haber
aprendido Silbo Gomero en la isla de La Gomera y directamente del maestro Lino
Rodríguez Martín.


6.- Que, a cada uno de nosotros en su momento nos sorprendió el énfasis que se

ponía en una realidad de la que, hasta entonces, nunca habíamos oído hablar: la
existencia de un pretendido silbo canario, que hubiera llegado con los aborígenes,
que era común a todas las islas, y que en cada una de ellas pervivía con mayor o
menor vigencia.

7.- Que es a partir de septiembre de 2.009 cuando según afirma el propio David
Díaz Reyes en documento ante el Parlamento de Canarias: “hemos organizado el
curso de aprendizaje de silbo gomero durante 6 años”.

8.- Que dichos cursos son promovidos por una primera organización creada por
David, inscrita en el registro de asociaciones como: “Asociación de Investigación y
Divulgación de Silbo Canario Hautacuperche”.

9.- Que en un momento dado los cursos comenzaron a denominarse de “Lenguaje
Silbado”, si bien al referirse a los aspectos prácticos que se iban a enseñar siempre
se especificaba “...a partir del Silbo Gomero que recibimos del maestro de Lino
Rodríguez Martín.”

10.- Que a cada uno de nosotros, tras la realización de un primer curso de 2 horas
semanales a lo largo de 8 meses ( en torno a un total de 60 horas) en los que
adquiríamos un mínimo aprendizaje de las enseñanzas que nos ofrecían, se nos
invitaba a sumarnos como monitores para enseñar a otras personas.

11.- Que de este modo se produjo un efecto multiplicador en muy poco tiempo
surgiendo sedes, cursos y nuevos grupos de alumnos por las islas de Tenerife, Gran
Canaria, La Palma de esa nueva realidad denominada: Silbo Canario, o Lenguaje
Silbado de Canarias.

12.- Que debido al procedimiento para nombrar los nuevos “monitores” de estas
enseñanzas, es un hecho que aunque se trate de segunda o tercera generación, lo
que se enseñaba siempre era, en última instancia Silbo Gomero del maestro D. Lino
Rodríguez Martín, cosa que es fácilmente comprobable con simplemente escuchar
el silbo de los alumnos que consiguen aprender algo en uno de estos cursos.

13.- Que desde 2009 todos conocíamos el libro publicado por David Díaz Reyes
relativo al lenguaje silbado en la isla de El Hierro, pero que en lo tocante a las
enseñanzas prácticas el silbo que aprendíamos y luego enseñábamos seguía siendo
el Silbo Gomero que David aprendió de D. Lino Rodríguez Martín, sin que apenas
nos llegara a enseñar algún contenido práctico específico y diferente,
perteneciente al pretendido silbo herreño que afirmaba haber descubierto.

14.- Que varios de nosotros, a lo largo de tres cursos diferentes coincidimos en el
centro de La Cuesta con una persona que nos fue presentada como un silbador
herreño, llamado D. Amadeo Quintero Padrón y que aparece en la portada del
citado libro. Que D. Amadeo, durante todas las sesiones permaneció sentado en el
banco de atrás, como un alumno más, sin que en ninguna ocasión pasara a ejercer
de maestro que nos pudiera explicar algo sobre el silbo herreño. Nunca le
escuchamos silbar en calidad de maestro, aunque sí lo oíamos cuando reproducía
ciertos sonidos y recibía de David explicaciones sobre cómo debía hacer para
mejorar la calidad de su silbo reforzándole con felicitaciones cuando le parecía
percibir algún avance. En este proceso de aprendizaje de silbo gomero participó
junto a D. Amadeo su hijo Efrén, que se inició, como la mayoría de nosotros, sin
ser capaz de emitir ningún sonido previamente.

15.- En 2016 desactivan la asociación antes denominada SILBO CANARIO, y
constituyen una nueva denominada “YO SILBO”, aunque supone una continuidad
encubierta dado que el logotipo, los objetivos , la referencia de los cursos
realizados en el pasado y los presentes se mantienen correlativos, con las mismas
personas, pero con un cambio significativo en la denominación: desaparece
formalmente el término “canario” al referirse al silbo y desaparece de internet su
página web denominada WWW:SILBOCANARIO.COM para aparecer una llamada
WWW.YOSILBO.COM.

16.- Que a estas alturas, alguno de los abajo firmantes ante la envergadura de las
contradicciones que está percibiendo en todo el proceso y ante la ausencia de
respuestas cabales por parte de David a las preguntas planteadas se va
desvinculando de esta organización iniciando el cultivo de las actividades de
aprendizaje o enseñanza de Silbo Gomero en otros ámbitos.

17.- Que en 2016, uno de los abajo firmantes, tras recibir un curso de formación
en La Cuesta y en el Colectivo Aguere, a cargo de la citada asociación, ante la
ausencia de enseñanza de silbo para adultos en La Gomera y dado que él iba a
desplazarse a vivir a Hermigua, se le propone por parte de la asociación iniciar una
actividad docente en dicho municipio. La Asociación crea el cartel del curso en
Hermigua anunciándolo como “lenguaje silbado”. Ernesto expresa su
disconformidad, ya que considera que deben explicitar que se trata de un curso de
Silbo Gomero. Tras la negativa de la Asociación decide romper su relación con la
misma siendo amenazado por David con actuaciones judiciales si pretende enseñar
utilizando un “método” que el propio David afirma tener registrado como
propiedad intelectual.

18.- Que la publicación del cartel diseñado por la organización YO SILBO, contra la
opinión de quien iba a impartirlo convocando a un curso de “Lenguaje Silbado”
causó gran conmoción en la isla de La Gomera, con el resultado de que dicho curso
nunca se inició. Solo unos meses después el Aula insular de Silbo Gomero de
Cabildo Insular inició su actividad docente, siendo el propio Ernesto quien sería el
monitor en Hermigua.

19.- Que este incidente del curso fallido de La Gomera en 2016, las actitudes y
decisiones que tomó David Díaz Reyes, provocaron preguntas sustanciales por
parte de algunos de los abajo firmantes y ante la ausencia de respuestas
satisfactorias decidieron también abandonar la organización y canalizar sus deseos
de aprendizaje y enseñanza hacia la isla de La Gomera.

20.- Que en 2017, tras el incidente de La Gomera la organización pone su objetivo
en la isla de El Hierro. Se organiza el que será primer curso de formación en la isla
del Hierro convocado como “Lenguaje Silbado” pero esta vez con el objetivo de
recuperación del lenguaje silbado propio de la isla de El Hierro. Nuevamente surgen
dudas con algunos de los abajo firmantes que se mantienen en la organización y
plantean sus dudas.

21.- Que de todo el profesorado que imparte el primer curso en la Isla de El Hierro
ninguno es herreño ni imparte ningún contenido aprendido de ningún silbador
herreño. Dichos monitores son de Tenerife; Abigail González, Julio Chinea,
Beatriz Ballester, Ángel Barrera, José Luis Hernández y el propio David Díaz Reyes.
De Gran Canaria Rubén y Raúl M.A.

22.- Que miembros de la primera promoción de herreños que aprendieron a silbar
con profesorado ajeno a la isla serán el embrión de una nueva organización llamada
ahora: “Asociación cultural para la investigación y conservación del silbo herreño”,
en la que, si bien, formalmente no aparece David Díaz Reyes, en sus
planteamientos, en sus documentos y declaraciones se evidencia que estamos ante
una nueva organización, aparentemente distinta, pero de un mismo proyecto.
Llama la atención que la presidencia de la misma esté en manos de un funcionario
del propio Cabildo de El Hierro.

23.- Otra de las alumnas del citado primer curso, Dña. Belquix Padrón es al mismo
tiempo presidenta de la Asociación Ecologista Ossinissa, que a partir de la
realización del citado curso ha iniciado una repentina y muy beligerante campaña
en los medios de comunicación a favor de una manifestación cultural de la que
nunca antes habían dado señales.

24.- Que a partir de ese momento se produce un nuevo salto cualitativo; ya no se
trata de extender “Lenguaje silbado” en general por el resto de las islas, sino de
recuperar algo muy especifico: la realidad denominada por David D.R. “ Silbo
Herreño”. Es a partir de este momento cuando comienzan a salir a buscar a
cualquier herreño que pueda declarar que sabe emitir algún tipo de sonido silbado,
o que tenga algún recuerdo de alguna forma de utilización del silbo con intención
comunicativa. Más adelante comienzan a invitar a alguno de estos “informantes”
o “maestros” a visitar puntualmente la impartición de los mismos cursos de silbo
gomero, en algo que recuerda mucho a la presencia de D. Amadeo Quintero en
aquellos cursos de La Cuesta hace unos años.

25.- Alguno de los abajo firmantes, fuimos uno de esos monitores que acudimos a
El Hierro, alguno fuimos invitado pero no acudimos, pero fue la nueva vuelta de
tuerca que se quiso dar a la historia lo que nos acabó de convencer de que
habíamos sido utilizados en una operación que podría suponer un doble atentado
contra el Patrimonio Cultural de Canarias:

Contra el Silbo Gomero que se recibió en La Gomera de maestros gomeros, que
se instrumentaliza y se enseña, pero no se nombra.

Contra lo que quiera que pudo haber quedado de una utilización específica y
propia de la Isla de El Hierro del silbo con intención comunicativa, volviendo a
instrumentalizar a los informantes localizados, como meras piezas al servicio de
una operación ajena absolutamente a la isla de El Hierro y sus habitantes.

26.- El último peldaño de la aventura es la pretensión de declarar como B.I.C. algo
que se denomina “silbo herreño”, pero que no llega a describirse. ¿Qué es el Silbo
Herreño?... ¿Qué fue?... ¿Qué queda de lo que pudo haber sido?. No estamos en
absoluto ante un proceso popular que nace en la isla de El Hierro, protagonizado
por herreños a partir del reconocimiento arraigado en el tiempo de un patrimonio
por su propia población. Se trata de un proceso recientísimo, desencadenado
desde fuera de la isla por personas ajenas a la isla, con intenciones ajenas a la isla
que tras el fracaso de otras operaciones en otras islas deciden intentarlo en El
Hierro y acaban provocando la aparición de un pleito que nunca antes existió y que
no es real.

Por todo ello MANIFIESTAN:

Que sienten preocupación y tristeza ante el carácter que está tomando un
pretendido enfrentamiento público entre gomeros o herreños en torno al Silbo
Gomero y la posible declaración de un posible silbo herreño como BIC.
Que tienen conocimiento personal directo respecto al surgimiento de dicho
conflicto y es ello lo que les mueve a poner en conocimiento de esa Dirección
General de Patrimonio una serie de hechos, que podrían tener el carácter de
delictivo, en la medida en que puedan suponer un atentado consciente directo
contra este Bien Patrimonio de a Humanidad que es el Silbo Gomero, y contra
cualquier otra manifestación en las islas de silbo con intención comunicativa.
Todos compartimos una característica, no siendo gomeros, en un momento dado
hemos sentido el interés por acercarnos al Silbo Gomero, aprenderlo e implicarnos,
incluso en actividades de enseñanza del mismo. Cada uno llegó a esto por diversos
caminos, pero unos desde dentro y otros desde fuera, hoy nos sentimos en la
responsabilidad de dar testimonio de las operaciones realizadas a lo largo de los

últimos años por David Díaz Reyes y una serie sucesiva de organizaciones creadas
u orquestadas por él, cuyas acciones suponen un atentado flagrante contra el Silbo
Gomero que recibió en su día en La Gomera, y contra cualquier otra forma de silbo
con intención comunicativa presente en cualquiera de las islas.
Algunos de los firmantes fuimos captados para estas actividades desde el
desconocimiento inicial, vivimos con ilusión nuestra inmersión en un proceso que
se nos presentó como esperanzador, de compromiso con nuestro patrimonio, pero
pronto comenzaron a aparecer incongruencias, planteamos preguntas que no
encontraban respuesta satisfactoria y cuando fuimos conscientes de que existía
una auténtica voluntad de jugar con el patrimonio y con nosotros mismos, nos
dimos de baja.

Vemos, con pesar que sus andanzas han conseguido captar algunas voluntades en
El Hierro, después de haberlo intentado sin éxito en otras islas y hasta en la misma
Gomera. Nosotros, que hemos visto como se retuercen los argumentos, se niega a
los maestros, se manipulan las personas y sus testimonios, se instrumentaliza todo
llegando hasta la amenaza... nos vemos obligados a dejar nuestro testimonio.

Queremos acabar manifestando nuestro aprecio y consideración a cualquier
canario o canaria que en cualquiera de las islas, manifiestan tener algún
conocimiento respecto a la utilización del silbo con intención comunicativa por su
parte o por parte de algún de su antepasados. Hay quien afirma, en los últimos
meses, haber detectado hasta 70 informantes en la isla de El Hierro
Estamos convencidos de que estos testimonios requieren y merecen, desde esta
Dirección General de Patrimonio un análisis y estudio científico rigurosos, por
personal cualificado que arrojará mucha luz sobre la significación de Silbo Gomero,
y cualquier otro que pudo haber existido en las islas. Ya Canarias fue pionera en el
mundo con la investigación pionera de D. Ramón Trujillo Carreño, con el proceso
de incorporación de la enseñanza del Silbo Gomero en el sistema Educativo, con la
proclamación como Patrimonio de la Humanidad, con la convocatoria del primer
congreso internacional de lenguajes silbados del mundo. Canarias merece ser
potencia mundial en el estudio e investigación de cualquier lenguaje silbado,
hagámoslo desde ya, abordando la cuestión que hoy nos ocupa, pero sin
precipitación y con el rigor y la altura de miras que merece. Apliquemos al
momento actual las mismas estrategias que fueron tan útiles para el proceso vivido
por el Silbo Gomero y que se plasmó hasta en tres acuerdos plenarios del
Parlamento de Canarias por unanimidad de todos sus diputados. Frente a la
división, coordinación, frente a la improvisación, rigor, respeto a las fuentes,
trabajo sistemático el tiempo que sea necesario por una comisión técnica de
especialistas, frente a las aventuras unipersonales, esfuerzo coral e institucional y
los resultados volverán a ser satisfactorios.

Por lo anteriormente expuesto

S O L I C I T A M OS

Que esta información que aportamos sea remitida al Consejo del Patrimonio
Cultural de Canarias a fin de que se tenga en cuenta en los procedimientos de
Declaración de Bien de Interés Cultural de los Silbos de La Gomera y de El Hierro.

La Laguna a 24 de agosto de 2020

Dirección General Del Patrimonio Cultural de Canarias