Buscar
04:14h. jueves, 20 de enero de 2022

Extraños fenómenos podrían dar al traste con la Residencia de Mayores en el Antiguo Hospital de La Gomera.

Desde su cierre, un sinfín de leyendas han circulado por sus pasillos. Apariciones, sonidos extraños y distintas grabaciones psicofónicas han originado toda un temor en torno a este inmueble. “La Dama de Blanco” es una de ellas.

Audio: Escuchar  las Psicofonías y declaraciones de testigos

FANTASMA PARA NOTICIA 28 DE DICIEMBRE

Muchos testimonios avalan las distintas historias que circulan de boca en boca por las calles a manera de leyendas urbanas, pero la realidad podría ser bien distinta. Quizá la leyenda más popular que circula por todos los lugares, sea la de la aparición de ‘La Dama de Blanco’. 

Sin entrar en detalles de esta historia popular, su origen en el Hospital Virgen de Guadalupe, viene de supuestas apariciones que algunos de las personas que han logrado colarse en su interior y afirman haber visto cuando se encontraban entre la primera y segunda planta. En la mayoría de las ocasiones se ha divisado una figura femenina provista de un ropaje blanco o azulado que recorre los abandonados pasillos del Hospital, y que tras su paso,  un frío de ultratumba se apodera del lugar.

Se dice también que algunos de los que han tenido la osadía de adentrase en el edificio, han llegado a escuchar llantos y quejidos de mujer que les ha hecho padecer crisis nerviosas. Dicen además que en el pasillo que comunicaba el Servicio de Urgencias con el resto del Hospital, tuvo que ser tapiado y que aún se sigue escuchando el sonido de camillas, instrumental médico y sillas de ruedas en el interior.
 
Por supuesto, las distintas investigaciones que se han realizado para tratar de esclarecer este y otros muchos detalles de la leyenda que gira sobre este Hospital, revelan que, en la mayoría de los casos, los testigos que han creído ver o escuchar, no lo afirman categóricamente ni se encontraban en un estado de calma en el momento de producirse los supuestos fenómenos.
 
Lo más parecido que existe en la realidad con ‘La Dama de Blanco’ es que, hubo un tiempo en que alguna monja hacía las labores de ayuda con algunos pacientes y originariamente se la veía ir de una habitación a otra. Existe un testimonio muy significativo en este aspecto que se remonta a cuando un paciente que se encontraba hospitalizado recibió por la noche la visita de esta monja en su habitación y le tomó la temperatura y observó su estado de salud. A la mañana siguiente, cuando el médico realizaba las correspondientes visitas, este hombre le dijo que se encontraba bien, y que “la Hermana” ya le había diagnosticado su estado pocas horas antes. En ese momento el médico se le quedó mirando fijamente y le confesó que aquello no podía haber sido posible, puesto que aquella monja a la que se refería ya había fallecido.
 
Sin descartar que este testimonio, bien podría tratarse de un sueño, el resto de testimonios no aportan demasiada luz como para desechar que estos fenómenos sean reales o no. En su mayoría, los testigos que dicen haberla visto, tan sólo han inspeccionado parte del edificio mirando de un lado para otro, pendientes de cualquier sonido, y de la posible irrupción del Vigilante de Seguridad que podría pillarlos por sorpresa. En ninguno de los casos han proporcionado una visión clara de la supuesta aparición.

Las Psicofonías

El fenómeno de las psicofonías ha sido uno de los más experimentados en este Hospital. En gran número de grabaciones se dejan oír susurros, voces de niños y alguna que otra voz procedente de un presunto y lejano ‘más allá’. La grabación de estas voces procedentes del “otro lado” han sido una prueba de la realidad y existencia de fantasmas en el Virgen de Guadalupe. 

De igual manera, varios grupos de jóvenes han realizado sesiones de espiritismo con el clásico tablero “Oui-ja” y han conseguido contactar con algunos de los espíritus. Algunos de los participantes en estas sesiones espiritistas han soportado estados de verdadero terror cuando han pedido a la supuesta “entidad” que se manifestara y coincidentemente se ha escuchado algún sonido en su entorno. Corriendo despavoridos escaleras abajo, han saltado por las ventanas como han podido para dejar atrás una evidente prueba de que allí existen cosas muy extrañas.

Descenso de temperatura
Un hecho característico en las apariciones de fenómenos extraños es el descenso brusco de la temperatura. Muchos apasionados en busca de aventuras de miedo en el interior del Antiguo Hospital, han contado sus experiencias narrando que al llegar a determinadas zonas la temperatura bajaba hasta el punto de que notaban una especie de escalofrío, teniendo que abrocharse más los chaquetones. Posteriormente la temperatura volvía a su normalidad.
En este caso la zona en la que con mayor intensidad se siente la irrupción de “presencias”, y ese frío sepulcral, se da cerca de la antigua morgue o “cuarto mortuorio” con el que contaba la instalación hospitalaria.
 

Lejos de la ficción que muchos han querido hacer en torno a este legendario edificio, también es verdad que fuera de las leyendas urbanas que circulan por la isla, han existido numerosos testigos que, si bien, no dan una prueba sustancial de una realidad fantasmagórica de este edificio, sí han dejado al menos constancia de unas vivencias que les llamó poderosamente la atención y que no supieron encontrar una respuesta satisfactoria para esclarecer lo que en aquellos momentos habían protagonizado.

¿Finalizarán los fenómenos?

 Con el reciente anuncio hecho por el Cabildo Insular sobre la intención de reconvertir el viejo y supuestamente fantasmagórico edificio en un moderno Centro Residencial para mayores, cabe hacerse la pregunta, si con ello terminarán una serie de sucesos que sólo conocían aquellos oscuros pasillos o si esto será impedimento para que la obra de comienzo.

Unas historias entre la leyenda y la veracidad de algunos testigos y que da mucho que pensar sobre la existencia o no de una realidad ajena a nuestra vida cotidiana. Tal vez el sufrimiento acumulado durante años hubiese quedado impregnado entre sus paredes, o tal vez la remodelación del mismo, no sea impedimento para que coexista esa línea entre lo real y lo metafísico y dichas “manifestaciones” continúen aún cuando la Residencia de Mayores sea inaugurada. Quien sabe.