Buscar
01:00h. Viernes, 18 de Agosto de 2017

La Fiesta de Santa Rosa en Agulo recupera la tradición del Ramo

Por el camino, se improvisaban "pies de romance" para la ocasión y que hacían referencia a la familia encargada de su confección.

Las Fiestas en Honor a Santa Rosa de Lima, en el barrio de su mismo nombre y perteneciente al municipio norteño de Agulo en La Gomera, quiere este año, 2017, recuperar una de las tradiciones que con el paso de los años, había desaparecido del programa festivo en Honor a la Virgen.

La tradición del Ramo se extiende desde muy antiguo por toda la orografía gomera. Representaba una señal de ofrenda y agradecimeinto hacia el santo con los productos que daban la tierra, evocando al mismo tiempo la fertilidad y la abundancia. Esta tradición era y es única en la Gomera, existiendo aún pueblos que afortunadamente aún la conservan como es el caso de Arure y Valle Gran rey.

En las Rosas, esta tradición se realizaba y podemos datarla el año 1930 aproximadamente. El primer presidente de las fiestas y encargado de hacer el primer Ramo fue don Antonio Plasencia Santos, designado por el medico del pueblo, don José Ascanio.

El Ramo lo confeccionaban, partiendo de una base de madera, a la cual se le dejaba unos brazos para poderlo transportar. Con la ayuda de hilos iban intercalando, empezando por la base, frutas, hortalizas y flores de la temporada. El día de la confección del Ramo, era una fiesta en la casa del presidente. Se amasaba pan, bollos y galletas, con la que se agasajaban a los allí congregados para ayudar a confeccionarlo, que, generalmente era la familia y los más allegados .

También había brindis con vino de la tierra, queso e higos pasados. Una vez el ramo está terminado se lleva en procesión hacia la iglesia.

Por el camino, se improvisan pies de romance para la ocasión y que hacían referencia a la familia encargada de su confección.. En este caso el pie de romance lo cantó la hermana del presidente doña Antonia Plasencia Santos.

“ Llevamos del presidente
un ramo resplandeciente”

El Ramo se colocaba en el altar donde se celebraba la Eucaristía, para posteriormente, salir encabezando la procesión seguido de la Santa hasta la Asomada de Medina; lugar en el que era entregado al que sería nuevo presidente de las Fiestas del año venidero y, encargándose éste de realizarlo para la próxima cita festiva.

 

Para Confeccionar el Ramo

Se realiza una base de madera, con un eje y,  con la ayuda de alambres que van sujetos al mismo, se forma como una especie de melón que se forra con helechos y se atan con finísimas tiras de platanera .Las frutas que se van añadiendo tiene ese colchón amortiguador que permiten que las frutas no se estropeen. La tarea del engarzado de frutas y hortalizas se realiza en sentido ascendente, finalizándolo, generalmente, con la colocación de una piña tropical que simboliza la emigración.