Buscar
08:12h. Miércoles, 18 de Octubre de 2017

Fusionando el Telémaco

Fusionando el Telémaco, mezclando pasado y presente en un mismo nombre, desde la historia griega, hasta la emigración clandestina, desde el viaje de  Tato hasta el mundo de la gastronomía. 

Todo se une en esa palabra, se entremezcla. Nunca un significado fue tan acertado y dio tanto sentido a un nombre, Telémaco, de origen griego, el que está preparado para combatir, el que lucha en tierras lejanas.

Telémaco nombre del hijo de Ulises y Penélope en la Odisea. Telémaco nombre de un velero que quedaría grabado en el pueblo gomero como símbolo de la búsqueda de la libertad y de la prosperidad. 

En 1950, decenas de jóvenes canarios se embarcaron rumbo a América en busca de un futuro mejor. Tato era uno de los pasajeros, las penurias del viaje, la llegada a la Orchila, el trabajo al otro lado del Atlántico,… todo ello le marco, dejó huella en él y en las futuras generaciones que llegarían tras su vuelta a la Gomera. 

En su pueblo, Hermigua, abrió a su regreso una pequeña tasca, de nombre Telémaco, para no olvidar, para recordar, en memoria de todos los viajeros, en memoria de su propia odisea. Allí empezaron a llegar extranjeros, del llano se cogían naranjas para hacer zumo, de regreso a su país enviaban postales de recuerdo… Han pasado 30 años, las nuevas generaciones toman el relevo, la pequeña tasca crece, de manos de Rochy, sobrina de Tato.

La tasca sigue su rumbo aunque los tiempos han cambiado, ya no existen los naranjos, los llanos; en su lugar tenemos una terraza en un entorno natural único, rodeada de plataneras, guayaberos, mangueras… Los tiempos cambian pero la esencia se mantiene, sentirse como en casa, una tasca con rincones acogedores donde disfrutar de productos de temporada, donde se abre paso la innovación, la fusión… comida canaria con toques orientales.

 

Espacios varios para relajarse, escuchar música en directo, disfrutar tomando una copa acompañados de exposiciones de pintura, fiestas temáticas, sábados de salsa… Lugares que te ayudan a desconectar de la rutina, disfrutar del momento, del ahora.

 

La Odisea de Ulises, un velero rumbo a América, el viaje de Tato, la herencia de Rochy…tú también puedes formar parte de la historia del Telémaco. Visita la Tasca, vive tú experiencia, busca indicios de tiempos pasados en los rincones… Los tiempos cambian, ya no hay postales, comenta en TripAdvisor, sigue al Telémaco en las redes sociales… Ya conoces la historia, nos vemos en la Tasca Telémaco, oeste cuarta al Sur.

Vanessa de Lamadrid