Buscar
11:06h. sábado, 28 de mayo de 2022

El Garajonay y su futuro se sigue con ocupación y preocupación por su responsable y la ciudadanía

Ángel Fernández López, Director del Parque Nacional de Garajonay, expuso en Hermigua los motivos por los que debemos proteger a toda costa, esta joya con la que cuenta la isla, "incluso hasta de nosotros mismos".-Sentenció.

DSC_0352

Una tarde no exenta de emociones y "apertura de heridas", la vivida en la tarde de hoy, miércoles 24 de mayo en el Centro Cultural "Antiguo Casino" de la localidad norteña de Hermigua, con motivo de la charla y posterior proyección del Documental “Garajonay y la amenaza del fuego” , que fue ofrecida por el Director del Parque Nacional de Garajonay, Ángel Fernández López.

En ella, Fernández expuso los riesgos a los que se verá abocado el emblemático Garajonay motivados por el innegable cambio climático que se esta produciendo a nivel mundial y que, indefectiblemente y si no se remedia, afectará a nuestro Bosque como a los del resto del Planeta.

Pero Ángel Fernández López, no quiso ser del todo negativo en sus planteamientos y, aportó en la charla, una serie de medidas que, de forma individual y colectiva, debemos comenzar a ejercer para evitar el avance de la desertificación en la isla.

Medidas para el ahorro del agua, evitar la contaminación medio-ambiental y las relacionadas con la prevención de incendios, fueron algunas de las propuestas que Fernández expuso ante el numeroso público que se dio cita en el edificio Cultural.

Por su parte, el alcalde de Hermigua, Pedro Negrín y la Concejala de Cultura, Nuria Niebla, incidieron en la importancia de la continuidad de estas charlas que deben ser trasladadas también al ámbito educativo, a modo de piedra angular donde sentar las bases de una concienciación de las futuras generaciones en el cuidado y preservación de nuestro rico legado.

La charla, cobró su mayor punto de emoción durante la proyección del documental  “Garajonay y la amenaza del fuego”; momento en el que los asistentes volvieron a revivir los momentos de angustia e impotencia vividos en el fatídico 2012, cuando los montes de la isla agonizaban ante un dantesco incendio que ha sido calificado como el mayor desastre ecológico que ha sufrido Canarias en las últimas décadas.

Ver de nuevo al Garajonay envuelto en llamas, fue un momento que hizo contener la respiración de los asistentes y que refrescó la conciencia colectiva sobre la importancia de cuidar, a toda costa, nuestra riqueza natural para que, dentro de bastantes años, vuelva a ser esa que conocimos y disfrutamos; algo en lo que si todos ponemos empeño sera difícil pero no imposible.-Auguró Fernández.