');
Buscar
miércoles, 28 de septiembre de 2022 03:48h.

Hermigua honrará este domingo 28 de agosto a la Virgen de Lourdes de El Cedro

La Virgen de Lourdes, acompañada de las chácaras y los tambores, recorrerá de nuevo su tradicional Procesión dentro del Parque Nacional, tras la celebración de la Eucaristía en su Ermita de El Cedro. Desde Septiembre de 1984, la Fiesta como tradicionalmente se realizaba dejó de celebrarse.
286558908_559285769058119_4245423838674877889_n

Como hace 84 años, cada último domingo de agosto, el municipio de Hermigua, en la isla de La Gomera, honrará este próximo domingo a la Virgen de Lourdes, ubicada en el Caserío de El Cedro y dentro de la inmensidad verde del Parque Nacional de Garajonay.

La cita congrega en las inmediaciones del arroyo de El Cedro a multitud de vecinos venidos de la práctica totalidad de municipios de la Isla que, aunque ya hace 38 años que no se celebra como las del resto de la isla con sus tradicionales verbenas, no deja de ser un punto de encuentro en el que, tras la Misa y Procesión, los asistentes aprovechan la tranquilidad del entorno para disfrutar del almuerzo que cada persona acostumbra llevar. 

El Ayuntamiento de la localidad, como cada año, ha puesto a disposición de los vecinos un autobús gratuito que partirá del barrio de La Punta a las 11.00 horas, haciendo paradas en La Castellana, la Estación de Servicios, el Puente de Las Nuevitas, los bajos de La Casa de La Cultura, el Ayuntamiento, las Viviendas Sociales de El Patronato y la Rotonda de Las Chácaras.

En lo que respecta a la vuelta, el regreso está previsto a las 18.00 horas, toda vez que la misa se celebrará a las 13.00 horas, dando paso a continuación a la tradicional procesión por los lugares de costumbre.

Cabe señalar que, hay que extremar la precaución ante la previsión de subida de las temperaturas, previstas para el fin de semana, así como evitar dejar ningún tipo de restos durante la estancia en el Parque Nacional de Garajonay.

Cita histórica.

El hecho de que podamos tener una ermita en El Cedro se lo debemos a una señora inglesa llamada Florence Stephan Parry. La señora Stephan, o doña Florencia como la llamaban, promotora de la construcción de la ermita, llegó a La Gomera para ejercer como institutriz de los hijos de don Mario Novaro Parodi, un italiano casado en la isla y propietario de una fábrica de conservas situada en La Cantera, en el municipio de Alajeró. Al jubilarse, la señora Stephan, levantó la Casa de la Paz en Hermigua y puso todos sus sueños en construir una ermita en medio del monte de El Cedro dedicada a la advocación de Nuestra Señora De Lourdes.

En el verano de 1935 su sueño se hizo realidad produciéndose la inauguración de la ermita. Dicha inauguración convocó a centenares de personas, tal y como muestra la fotografía que adjuntamos. En la misma fotografía podemos observar, además de a doña Florencia y al párroco, al alcalde de Hermigua del momento, Gregorio Ascanio con el bastón de mando acompañado del resto de autoridades. En ese mismo agosto de 1935 no podemos dejar de mencionar a otro de los personajes de la época, don Domingo Medina, cuya característica física más llamativa era su larga barba que portaba. A don Domingo se le conocía como "el Patriarca de El Cedro" que vivía en dicho caserío cuidando su ganado en el bosque y cultivando su tierra. Se decía que recolectaba raíces de helecho, con las que hacía tortas para alimentarse.

El fervor popular por la virgen fue en aumento con el transcurrir de los años convirtiéndose la fiesta de El Cedro en multitudinaria y en la principal de La Gomera. El silencio que se respira en aquel lugar donde se ubica la ermita sólo perturbado por el agradable ruido del agua del barranco y el canto de las diferentes aves de la laurisilva era interrumpido por las chácaras y tambores de la romería del último domingo de agosto. La noche anterior, las verbenas con sus bailes amenizaban la fiesta y en los ventorrillos se agolpaban de gente puesto que éstos ofrecían carne de cochino frita, garbanzas, ñames y, por supuesto, buen vino del país.

La fiesta de El Cedro además de su carácter religioso y festivo tenía un marcado carácter social. La fiesta era el momento de convivencia entre amigos y entre las diferentes familias muchas de las cuáles se habían desplazado desde sus casas caminando por devoción, trayendo consigo sus comidas para pasar el día en aquel hermoso lugar. La fiesta de El Cedro, con su tradicional romería, fue expresión viva del folklore gomero donde el romancero y el baile del tambor se daban lugar y tenían a El Cedro como principal romería del año.

En septiembre de 1984 un pavoroso incendio quemó una buena parte del monte gomero y la fiesta de El Cedro acabó por suspenderse. Desde entonces se celebra únicamente la misa y procesión el día de la festividad, también se acompaña con chácaras y tambores; y al acabar los actos se disfruta de un almuerzo entre los asistentes en los bellos alrededores de la ermita.

Doña Florencia murió en 1964 tal y como reza en la placa colocada en una de las paredes de la ermita, pero el pueblo gomero deberá siempre estarle agradecido a esta mujer que gracias a su iniciativa podemos disfrutar esta linda ermita y celebrar la festividad de la virgen de Lourdes.