Buscar
17:00h. Martes, 24 de Abril de 2018

La Línea Interior sigue su curso

La puesta en marcha del enlace marítimo del Sur de La Gomera ha movido a miles de pasajeros en estos meses

Transcurridos varios meses desde la puesta en marcha de la esperada línea marítima interior de La Gomera los resultados se mueven dentro de lo esperado. Efectivamente, este trayecto cubierto en la actualidad por dos navieras ha servido para reactivar a los municipios de Alajeró y Valle Gran Rey. Los datos oficiales apuntan que Fred Olsen movió un total de 19.000 pasajeros entre septiembre y diciembre del pasado año, en los tres viajes diarios que realiza desde San Sebastián.

Por parte de la Naviera Armas se indica que sólo en diciembre sumaron 18.000 pasajeros por lo que califican de “rotundo éxito” la iniciativa.  Desde la compañía se apunta que la naviera ha funcionado, “como una auténtica guagua marítima”, en sus dos trayectos diarios a San Sebastián y a Los Cristianos. No hace escala en Playa de Santiago pero sí tiene capacidad para transportar vehículos.

El presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo, recuerda que la puesta en marcha de la línea es el resultado de una “larga lucha” por parte de la institución insular desde donde se trabajó, “con todas nuestras fuerzas” al entender que se trataba de un servicio “absolutamente vital” para los ciudadanos y en el que también debían ofrecerse bonificaciones del 75% para los residentes canarios. En este mismo sentido desde el Parlamento canario, Agrupación Socialista Gomera (ASG) ha exigido en numerosas ocasiones incrementos sustanciales en estos descuentos para los pasajeros y mercancías. “Porque es precisamente en esas políticas donde se forja la cohesión social y territorial del Archipiélago y la igualdad de oportunidades para todos los canarios, que debe consolidarse sin demoras a través de nuestro Régimen Económico y Fiscal (REF)”.

Otro tanto ocurre con las mejoras en los puertos de Valle Gran Rey y Playa de Santiago que son consideradas por Curbelo como “fundamentales” y que después de tantos años, “ahora tenemos el horizonte del año 2020 para que se ejecuten”. Estas actuaciones “van a potenciar su consolidación como nodos de intercambio logístico y turístico. Valle Gran Rey es un destino de lujo para la recepción de cruceros en el sistema de puertos canarios y la entrada en servicio de la nueva terminal de pasajeros y la urbanización del entorno de esas instalaciones serán, sin duda, el empujón definitivo al crecimiento de esta actividad en el principal municipio turístico de la isla. Un turismo diferente, sostenible y de calidad”. No menor ha sido la exigencia de que se acondicione el puerto de Los Cristianos que en la actualidad presenta una situación calificada de “inaceptable”, lo que es más grave al tratarse de una instalación fundamental en la conexión con La Gomera. 

“Los Cristianos necesita una urgente mejora de los accesos, que se convierten en un cuello de botella para los usuarios, pero además requiere de una ampliación de las instalaciones portuarias que no cuentan con la capacidad ni el personal suficiente para gestionar el gran volumen de pasajeros con los que opera el puerto”. Curbelo recuerda que en determinadas épocas del año, como el verano, se producen frecuentemente colapsos que no sólo perjudican por la imagen que se ofrece a los usuarios turísticos, sino que causan trastornos y malestar en los viajeros canarios.
Por su parte, el periodista especialista en asuntos de transportes, Juan Carlos Díaz Lorenzo, no se muestra muy optimista sobre el mantenimiento de la línea en las actuales condiciones. Cree que alguna de las navieras o quizás las dos, acabarán tirando la toalla por los altos costes que supone mantener la competencia en este trayecto. “Me da la impresión de que en estos momentos están perdiendo los dos y por ahora van escapando gracias a la ocupación de los fines de semana”, indica. 

Díaz Lorenzo es cauteloso con la apuesta de la Naviera Armas en cuanto que el barco es de mayor tamaño y por lo tanto los costes operativos se disparan hasta el punto de que puedan convertirse en insostenibles. “Mi impresión es que alguna de las dos navieras se tendrá que ir ¿Mi sospecha? Pues que lo podría hacer Armas porque el barco que utiliza Fred Olsen es de menor tamaño y por lo tanto resulta más operativo para este trayecto. Pero ojalá que me equivoque y puedan funcionar los dos”. Y es que para el periodista, la puesta en marcha de esta línea supone más un compromiso social con La Gomera que otra cosa. Y es que si a la falta de otro tipo de subvenciones se une en el futuro un incremento de los costes de combustibles, entonces el resultado sería que una o las dos navieras tendrán que tirar la toalla.

El presidente de la Asociación Insular Empresarial de La Gomera, Fernando Barrera, indica que aún no tienen datos oficiales del impacto que sobre los negocios de Playa de Santiago y Valle Gran Rey ha podido tener la nueva línea. Pero lo que sí resulta evidente es que desde un principio se ha podido constatar un incremento en clientes de los restaurantes y la hostelería. Y especialmente, los fines de semana, momento en el que a los turistas de otros países se unen también los canarios. El resto de días, la línea es utilizada sobre todo por visitantes extranjeros. Barrera se muestra también cauteloso sobre la posibilidad de mantener las dos navieras a la vez, “ojalá fuera así porque en general lo que se puede constatar es que los empresarios y usuarios están muy contentos con la nueva línea”. Pero acto seguido admite que difícilmente ambas podrán continuar prestando el servicio con un mínimo de beneficios o de pérdidas que sean asumibles.

Fátima Mesa es secretaria de la Cofradía de Pescadores del Puerto de Vueltas y dice que la puesta en marcha de la línea se ha notado, “no mucho, sino muchísimo”. Y ello es así hasta el punto de cuantificar en casi el doble el volumen de gente que ahora circula por Valle Gran Rey, a lo que se une un importante incremento de coches. Otra ventaja añadida es que se agiliza todo lo que tiene que ver con la llegada de paquetería y correo. Poder ir directamente a Los Cristianos con el vehículo a un precio económico es considerado todo un lujo por estos residentes.

“Ahorramos en tiempo, dinero y en uso del coche. Estamos muy contentos”, indica Mesa quien por todo ello espera que la línea se mantenga todo el tiempo que sea posible. Lo que sí se considera necesario es acondicionar el puerto de Vueltas en cuanto a aparcamientos y a lugares por donde puedan transitar los viajeros con seguridad.
 
Una historia intermitente
 
Desde el año 1986 a 2012 la línea interior se ha venido cubriendo a través de distintas opciones. Primero la asumió la empresa Trasmediterránea con el barco Barracuda que partía desde Los Cristianos y cuyo nombre aún se recuerda y en muchas ocasiones ha servido para denominar popularmente a los que le siguieron en el tiempo. Aunque en realidad luego operaron otros bautizados como Pez Volador y Marrullo.
 
A continuación el servicio corrió a cargo hasta 2008 de la empresa Garajonay Express de capital mixto de La Gomera y de Italia que también unía Los Cristianos con San Sebastián y a partir de aquí enlazaba con Playa de Santiago y Valle Gran Rey. En aquel entonces los nombres de las naves eran Victoria M., Orone y Garajonay.
 
Finalmente, entre marzo de 2009 y enero de 2012, Fred. Olsen Express cubrió el trayecto entre Los Cristianos y Valle Gran Rey, con el catamarán que ya se llamaba en aquel entonces Benchi Express. Durante este tiempo se llegaron a mover unos dos millones de pasajeros, casi medio millón al año. Y no fue por casualidad: La diferencia de precios y de tiempo de recorrido convirtieron a este medio de transporte en un rotundo éxito. Desde 2013 se sucedieron los intentos para volver a poner esta línea en marcha, aunque sin demasiada suerte hasta el pasado mes de septiembre en el que se convirtió en una realidad. Curiosamente en aquel entonces se pasó, casi a la vez, de no contar con ninguna naviera a ver como dos competían entre sí por hacerse con este mercado.