Buscar
12:52h. Martes, 20 de agosto de 2019

Ricardo Valeriano: No pretendo que sea la Historia de Hermigua pero si la primera piedra para profundizar en ella.

Con esta frase  que  refleja la modestia y sencillez de su autor , el libro  “Memoria de un pueblo” fue presentado al público.

Presentación de la obra del Historiador hermigüense Ricardo Valeriano.
Presentación de la obra del Historiador hermigüense Ricardo Valeriano.

El Salón de actos de la Casa de la Cultura de Hermigua fue en la tarde de ayer el escenario en el que la cultura y la historia del valle  cobraron el protagonismo merecido en la presentación de la obra del Historiador hermigüense Ricardo Valeriano. 
Al acto al que asistieron la primera regidora local, Solveida Clemente  y todos los concejales del Grupo de Gobierno y numeroso público, consiguió que el mencionado espacio registrase un lleno absoluto, señal inequívoca del  gran interés que ha despertado en la ciudadanía  el conocimiento por la historia del valle.
Tras la breve  intervención de la primera edil del municipio en la que puso de manifiesto  su intención de continuar con el impulso de la cultura en la localidad y de la transmisión y perpetuación en el tiempo del conocimiento de nuestra historia, Solveida  Clemente cedió la palabra al “maestro de ceremonia” y encargado de presentar la obra a los asistentes a D. Oswaldo Izquierdo Dorta, Doctor en Filología Románica por la Universidad de La Laguna, catedrático de Lengua y Literatura Española en Institutos de Bachillerato, Inspector de Enseñanzas Medias y profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

En su extensa oratoria, Oswaldo Izquierdo hizo un repaso por las diferentes “secciones” históricas que el lector podrá descubrir en el libro de Valeriano, un trabajo del que señaló contar con ciertas dificultades a la hora de transcribir las actas, bien por la particularidad en la escritura del Secretario del momento o por el inexorable paso del tiempo.

Afirmó ademas que muchas de las actas desgraciadamente “se perdieron”  debidas posiblemente a que, antes de la existencia de la Casa Consistorial, los archivos de documentos y otros,  se custodiaban en los domicilios particulares de los alcaldes y debido a los cambios, algunas posiblemente se extraviaron.

Adelantó curiosidades que nos encontraremos en los diferentes pasajes de la obra, como la referida a una subvención que se solicito al Ayuntamiento para la compra de un balón de fútbol por aquel entonces,  y que para su aprobación casi es necesario la realización de un pleno.

Una obra no exenta de dificultades en las que, tal y como señalo su autor, tuvo el apoyo y la ayuda entre otros del Concejal del Patrimonio de la Villa, Antonio Manuel Mesa Fagundo,  del que dijo ser el ideólogo del proyecto. 

El autor, quien premió a los asistentes con ejemplares firmados por su puño y letra, cerro el acto no sin antes agradecer al Ayuntamiento de Hermigua y al Equipo de Gobierno, el esfuerzo por rescatar del ostracismo y devolver al municipio, el prestigio cultural del que gozó  Hermigua en su historia.