Buscar
14:13h. Viernes, 14 de Diciembre de 2018

“Salvemos el Laurel de El Calvario” pone en duda las declaraciones de Curbelo relativas al sobrecoste de mantener el Laurel

La plataforma vecinal exige al presidente insular que haga público un documento donde se detalle en qué se va a gastar más por mantener un árbol que no necesita ni red de riego.

El movimiento vecinal también recuerda que los últimos errores y gastos superfluos que han denunciado públicamente en el proyecto inicial, aprobado por el Cabildo, cuestan más de 30.000 euros a los contribuyentes. “Que se centren en solucionar eso, que todavía no han respondido a los vecinos sobre los errores y gastos innecesarios que aún continúan en el proyecto”, concluyen.

Desde la plataforma vecinal cuestionan la nota de prensa publicada este viernes por el gobierno insular en la que Casimiro Curbelo habla de un sobrecoste de 20.000 euros por la modificación del proyecto que mantiene el árbol de El Calvario.

“No tiene sentido hablar de un sobrecoste así cuando lo que plantea la modificación del proyecto es eliminar el gasto exacto de 4.701,03 euros de talar el árbol, más el 26% del beneficio industrial, el IGIC, etc. que ronda un gasto total solo en la acción de talar de 6.000 euros”, declaran desde el movimiento vecinal. “Desde la plataforma hemos elaborado un informe que facilitaremos a quien nos lo solicite a nuestro correo electrónico salvemosellaureldeelcalvario@gmail.com o por nuestra página de Facebook. En este documento se incluyen las partidas presupuestarias afectadas y los cambios que implica esta modificación. Nuestra conclusión es que mantener el Laurel supone un ahorro de 2.300 euros si se hiciera tal como recomendamos desde la plataforma", aclaran desde el movimiento.

“Es que igual se está asociando como sobrecoste de mantener el árbol, decisiones que no tienen que ver directamente con la supervivencia del Laurel, que los vecinos no hemos aprobado ni conocemos, como puede ser la elección de un determinado mobiliario urbano, más metros de barandilla, etc.”, explican desde la plataforma. Además, desde “Salvemos el Laurel de El Calvario” recuerdan que han intentado facilitar a los representantes del Cabildo, y en especial a Curbelo, varios presupuestos de empresas proveedoras de mobiliario urbano con precios más baratos que los que aparecen en el proyecto inicial de la carretera, pero desde el gobierno insular no han mostrado ningún interés.

“El Laurel de Indias, frente a otros árboles planteados para la zona verde del proyecto inicial, es un árbol que ni siquiera necesita red de riego, por ejemplo. En la actualidad no dispone de ese tipo de mantenimiento y no lo ha necesitado hasta el momento para desarrollarse, por esa parte es mucho más barato”, señalan.

Desde la plataforma “Salvemos el Laurel de El Calvario” también apuntan que los planos finales presentados por el Cabildo y la empresa contratista coinciden en su mayoría con los que realizó de forma previa y altruistamente el arquitecto de la plataforma vecinal, Tomás Alonso Hernández, y que desde el movimiento se facilitaron a los representantes de la institución insular en la primera reunión en el barrio. 

Por último, desde la plataforma vecinal recuerdan al gobierno insular que hay quejas pendientes y que también afectan al presupuesto global del proyecto inicialmente aprobado, como el inexplicable gasto de 21.000 euros aproximadamente en una barandilla que sustituya la actual de color verde ubicada en el margen izquierdo del acceso (hacia el barranco de la Cañada del Herrero), que habrá que quitar cuando se empiece a construir la nueva plaza establecida en esa misma zona en el Plan General de Ordenación Urbana del municipio; o el error de más de 10.000 euros en 20 árboles presupuestados que no aparecen en los planos; o un mobiliario urbano que duplica su coste con respecto a los precios consultados por la plataforma a distintas empresas proveedoras.

El movimiento vecinal también recuerda que estos últimos errores y gastos superfluos que han denunciado públicamente y que afectan al proyecto inicial, aprobado por el Cabildo, cuestan más de 30.000 euros a los contribuyentes. “Que se centren en solucionar eso, que todavía no han respondido a los vecinos sobre los errores y gastos innecesarios que aún continúan en el proyecto”, concluyen.