Buscar
miércoles, 29 de junio de 2022 22:09h.

La Unión Deportiva Gomera desmiente el Acta del colegiado Sergio Llanos

"A continuación realizamos una breve descripción de los hechos, de los cuales disponemos de innumerables testigos, además de informadores de árbitros y miembros de la federación presentes en el campo".-Nos señalan desde el Gomera

antonio vera
Antonio Vera.-Imagen de GomeraNoticias.com

A raiz de la información publicada en Gomeraactualidad.com, y que hacía referencia a los hechos que se produjeron en el Municipal de la capital colombina el pasado dos de abril y de los que el colegiado del encuentro entre la Unión Deportiva Gomera y Atletico San Juan, Sergio Llanos, daba su versión de los hechos en el acta que publicamos; la Unión Deportiva Gomera nos remite un comunicado que a continuación publicamos de forma literal:

Ante los hechos acaecidos el pasado día 2 de abril del 2015 en el partido de regional preferente entre la UD GOMERA y el ATLECTICO SAN JUAN, y después de reunión urgente (3/04/2015) de la junta directiva de la UD GOMERA. Recabado los datos e informaciones necesarias, se acuerda remitir el presente escrito a la FEDERACIÓN TINERFEÑÁ DE FUTBOL para que actué de forma urgente ante una absoluta desprotección y adulteración de la competición por el comportamiento de un “colegiado”, si es que se merece este título.

A continuación realizamos una breve descripción de los hechos, de los cuales disponemos de innumerables testigos, además de informadores de árbitros y miembros de la federación presentes en el campo:

1º.- Partido de la Jornada 34 de la categoría preferente entre la UD GOMERA y el ATLETICO SAN JUAN. Fijado para las 14,30 horas del día 2 de abril del 2015, en el Municipal de San Sebastián de la Gomera.

2º.-  Colegiados asignados: Sergio Llanos Gutiérrez, Fermín Rodríguez Martin (linier 1) y Juan Antonio Correa Cubas (linier 2).

3º.- Los dos equipos se jugaban tanto por la parte alta como por la parte baja ubicarse en la promoción de ascenso y escapar del descenso en el caso del San Juan.

4º.- El Gomera planifica su desplazamiento para que sus jugadores ubicados en Tenerife,  pudieran cumplir con sus trabajos y con el equipo, con  un desplazamiento en Fred Olsen, con salida a las 12,30 horas y llegada a San Sebastián a las 13,20 horas. Tiempo más que prudencial para el inicio del partido a las 14,30 horas. Señalar, según las informaciones recabadas por el club,  que el señor colegiado terminó su trabajo a las 6.30 de la madrugada y se desplaza a la Gomera en el Ferry de las 9 horas. Es decir, viene sin dormir y en consecuencia en malas condiciones físicas y psíquicas, así es el resultado que se obtiene, un señor desquiciado y fuera de sí.  

5º.- Fred Olsen acumula retrasos en sus salidas, generando un retraso en la salida del ferry de las 12,30 a las 13,50 horas con llegada estimada a las 14,40 horas.

6º.- El Gomera, desde la llegada al campo del trío arbitral, transmite al  señor colegiado el retraso en el ferry y la necesidad de demorar en media hora el inicio del encuentro para poder contar con los jugadores procedentes de Tenerife y jugar de forma igualitaria los dos equipos, y no tener que hacerlo con juveniles, no solo por el lógico perjuicio que ello supondría para la UD GOMERA, sino para terceros equipos a los que el resultado del partido le afecta directa o indirectamente, lo que podría entrañar una adulteración no querida de la competición.

Ante esta solicitud que pareció aceptar en un principio, previo acuerdo de ambos equipos, reaccionó de repente y como un energúmeno  (gritos y aspavientos) ordenó el urgente inicio del partido pues sino suspendía el mismo, instando al equipo del San Juan para suspender. Ante ello, y por medio de mi persona se le indicó (siempre con respeto y “por favor”) que tuviera poco de calma, dado que se trataba de un hecho totalmente ajeno al Gomera, teniendo como respuesta a mi petición (se reitera, de forma adecuada –tal vez el árbitro no conozca el significado de esa palabra) el echarme a gritos del vestuario, además de menospreciar a delegado, secretario y entrenador del equipo con actitudes y palabras de un “matón de discoteca”. Manifestando de viva voz y en actitud agresiva que no tenía por qué hablar con gente como ustedes y que se iban de la caseta o los echaba de allí. En ningún caso dialogó con nosotros, ni para decirnos que no podía acceder a lo que se le pedía, sino que actuó con chulería, agresividad, falta de educación y de respeto hacia las personas que intentábamos hablar amablemente con él.

7º.- Señalar lo que establece el artículo 130 del REGLAMENTO GENERAL DEPORTIVO DE LA

FEDERACIÓN CANARIO DE FUTBOL:
“Artículo 130.- A la hora fijada el árbitro dará la señal de comenzar el encuentro. Si transcurridos treinta minutos a partir de aquella, uno de los equipos no se hubiera presentado o lo hiciera con un número inferior al necesario, según determina el artículo siguiente, se consignará en el acta una u otra circunstancia y se le tendrá por no comparecido.”
        
8º.- Pues a pesar de nuestro requerimiento y lo que establece la norma, nos obligó a presentar las fichas para competir sin haber llegado los jugadores, y posteriormente cuando nos obliga a salir al campo a competir, nos dirigimos a él en su caseta sin haber rellenado aún el acta, para decirle que en la alineación que se le había dado "por su imposición" figuraban jugadores que aún se encontraban en el barco y se le solicitó que nos devolviera las fichas para adaptar la alineación con los efectivos que en ese momento disponíamos en el campo, ya que tuvimos que requerir la presencia de juveniles ante la actitud del colegiado.

Negándose tajantemente, diciendo en voz alta, que no se fía de nosotros, delante del secretario y entrenador locales, así como de los asistentes a tal devolución a lo que se le intenta hacer entrar en razón, diciéndole que no puede hacer constar en acta a personas que no se encuentran en el campo, ya que en teoría debe ejercer sus funciones "tipo notario". Una vez razona y se da cuenta de lo que está pasando, y que puede cometer un gran error al "dar fé" de la presencia en el campo de personas que físicamente no se encuentran presentes en él, accede a devolverlas y le dice al entrenador local que le haga la alineación en la caseta arbitral, a lo que se niega nuestro entrenador, diciendo que él tiene que tener tranquilidad para preparar su alineación, que para él esto no es un juego de niños. A lo que el colegiado sigue mostrándose con la misma actitud, y comenta que las devuelve después de grabar cada una de las fichas con su móvil, hecho inconcebible y jamás visto, por lo que vulnera la Ley de Protección de Datos, todo ello en presencia de las personas que ya se han citado anteriormente, y que con sus expresiones faciales no daban crédito a lo que estaban viendo y escuchando.

En conclusión nos obligó a poner los jugadores que tuviéramos, adulterando sin duda la competición al tener que completar con juveniles, e iniciar el partido a las 14,45 horas, justo cuando entraban por la puerta nuestros jugadores recién bajados del ferry. Esto pone de manifiesto el desconocimiento de la norma del sr. Colegiado y su actitud chulesca y amenazante como si fuera un “pistolero en el oeste americano”.

Está obligado a esperar media hora y no lo sabe, pero nos obliga, nos perjudica y trata como monigotes a todos los que intentamos hacerle comprender la situación y la necesidad de esperar la referida media hora.

9º.- El partido transcurre de forma limpia entre los equipos sin ninguna falta relevante entre ambos, ni ninguna situación que reseñar. Pero, al parecer el sr. Colegiado quería “más madera”, finalizando la primera parte expulsa a un jugador de local por doble amarilla por “solicitar falta en un lance del juego”.

10º.- Como todavía íbamos con empate, iniciada la segunda parte, se produce una tarascada entre dos jugadores de ambos equipos. De forma sorprendente expulsa solo al jugador del Gomera, a pesar que uno de los árbitros asistentes le indica en voz alta que debe expulsar a los dos jugadores, manifestación que repite por tres veces, siendo escuchado por todos en ambos banquillos, contestando el Colegiado “no, que solo el del Gomera”, quedándose nuestro equipo con dos jugadores menos sobre el terreno de juego.

11º.-  Seguidamente y como colofón, expulsa al entrenador del Gomera (Sr. Peña), por “supuestamente delimitar la línea del terreno de juego en reiteradas ocasiones”, sin éste haber sobrepasado dicha línea, sin más explicación ni criterio. Además amenaza al entrenador Peña y falta el respeto delante de los miembros de los dos banquillos, y del asistente nº 1 Fermín Rodríguez Martín, a lo que le requirió el entrenador del Gomera Peña: “Espero que seas objetivo y en el acta ponga que me amenazó y faltó el respeto”.

Como eso es poco, se indispone el delegado de campo Agustín Arteaga Rodríguez y amenaza, nuevamente con suspender el partido, como un desquiciado, a renglón seguido, expulsa a nuestro Delegado, Francisco Jonay Mesa Darias, que en ese momento hacía ya las funciones de Delegado de Campo.

12º.- Como al parecer seguía el empate, después de un penalti no pitado a nuestro favor, pita una falta inexistente en nuestra contra y segunda amarilla a nuestro jugador. Y ya nos puso con 8 jugadores, sin entrenador ni delegado.

13º.- A partir de ahí, nuestro jugadores, en notable inferioridad numérica y psicológica, bajaron los brazos, marcando el San Juan dos goles que le pusieron con notable ventaja en el marcador, a pesar de que el equipo contrario, hasta las expulsiones, no había tenido ni una sola ocasión de gol en todo el partido, que transcurría ya bien entrada la segunda parte.

14º.- El público gritaba “fuera, fuera, fuera”… ante la desvergüenza del colegiado.

15º.- Se lesiona un jugador del Gomera que se sienta en el césped. Y el sr. Colegiado suspende el partido a pesar de que tenemos un cambio más y podemos sustituirlo. Aquí vuelve a desconocer la norma de forma vergonzosa, ya que para suspender un partido el artículo 131 del REGLAMENTO

GENERAL DEPORTIVO DE LA FEDERACIÓN CANARIA DE FUTBOL Establece:
“Artículo131.-
(…)
2. Si una vez comenzado el juego, uno de los contendientes quedase con un número de jugadores inferior a siete en el caso de fútbol y cinco en la modalidad de fútbol-7, el árbitro acordará la suspensión del encuentro.

3. En uno y otro caso el órgano de competición y disciplina resolverá lo que proceda.”

Por lo tanto no se da ninguna de las circunstancias enumerada en la norma para acordarse la suspensión, pues teníamos 8 jugadores disponibles. Tras dicha acción, el secretario del Club ya en vestuarios, le solicita explicaciones sobre porqué decide suspender el encuentro, a lo que argumenta en presencia de los líneas, que lo suspende ya que algunos jugadores locales se niegan a jugar, recriminándole que los jugadores locales en ningún caso abandonan el terreno de juego y solicitándole en ese caso que haga constar en acta que el partido ha sido suspendido por una decisión unilateral del colegiado. (Adjuntamos imagen del momento en el que nuestro jugador es atendido y posterior suspensión del encuentro, donde se aprecia que el equipo local de amarillo tiene los 8 jugadores sobre el campo y todos en predisposición de continuar el juego). Qué nivel de desconocimiento, que tipo de persona se puede llamar colegiado si no se sabe lo básico que hay que saber, o en caso contrario se ha de concluir que tiene alterada alguna de sus condiciones psíquicas para ejercer como tal. Este es el resultado UN EQUIPO PERJUDICADO GRAVEMENTE Y ADULTERADA LA COMPETICIÓN POR CULPA DE UN INCOMPETENTE.

16º.- Esta actuación del colegiado solivianta a toda la grada, había mucha gente de fuera pues había competición de alevines de toda Canarias y habían muchos profesionales viendo este disparate,  citar que en el campo habían medios de comunicación de la isla de Tenerife como Radio Decibelios, en la persona de Jorge González, así como también podrían recabar información a los miembros del San Juan, que lógicamente podrían dar una opinión totalmente objetiva, aunque también imaginamos que los miembros del club San Juan, no querrán pronunciarse u opinar debido a que tendrán miedo a repercusiones por parte del estamento arbitral. 

Al retirarse al vestuario protegido por el delegado de material del Gomera “Tito”, el delegado Agustín y varios miembros más del Club. Pero como le parecía poco el sr. Colegiado se guarda el silbato en el bolsillo y pone en posición de lucha y se lanza para un espectador, formándose un pequeño tumulto de 3 segundos entrando protegido por nosotros y el informador arbitral al vestuario. ¡¡ Que actitud de este colegiado para conseguir alterar el orden público, increíble, es que piensa que no tiene obligación de decoro y respeto, que puede actuar como un matón amenazante ¡¡.

Además, el entrenador del Gomera (Peña) y Tito (encargado de material del Gomera) protegieron a Fermín (linier) en su acceso al vestuario, debido a la indignación de la grada. No obstante el linier no tuvo nada que ver en la prepotencia y el disparate del colegiado, intentó todo lo contrario, advirtiendo en todo caso al 1º de los errores que cometía.

17º.- Después ya vino la película del colegiado de llamar a la guardia civil y de nombrar personas que ni actuaron, pero hay demasiados testigos para desmontar las mentiras del colegiado, que en todo caso, y una vez demostrado, se conviertan en denuncias contra él por injurias y alteración del orden público. Además, ha llegado a conocimiento de este club, que va a coger la baja,  que reclamará al Gomera los días de baja y que seguirá, pese a esa supuesta baja,  trabajando por la noche, intentando así obtener un ilícito enriquecimiento a costa de este club al que, de forma intencionada y por no sabemos qué intereses, perjudicó el pasado jueves.

18º.- El público se retiró sin más problemas, a pesar de estar indignados con lo visto.

Es por todo ello, y después de un segundo partido en el que nos echan a tres jugadores (dicen las malas lenguas que hay órdenes superiores para que el Gomera no suba, aunque no nos las creemos todavía), QUE VENIMOS EN REQUERIR DE LA FEDERACIÓN TINERFEÑA DE FUTBOL:

I.- Que de forma inmediata se realice una investigación por parte de la Federación de lo acontecido en el partido y la actitud de este colegiado. Les advertimos de las falsedades que se viertan en el acta del señor colegiado, pues supondrá que este club demandará a quien las vierta y quien las admita.

Queremos hechos probados y no mentiras.
    II.- Que cautelarmente, se suspenda cualquier sanción hasta que los hechos se aclaren.
    III.- Que se repita el partido al haber incumplido de forma incomprensible,  lo establecido en el artículo 130 y 131 del REGLAMENTO GENERAL DEPORTIVO DE LA FEDERACIÓN CANARIO DE FUTBOL  y en consecuencia haber adulterado el resultado y por ende la competición.
    IV.- Que se tomen las medidas disciplinarias oportunas contra el colegiado que ha supuesto un grave perjuicio a la entidad que represento. Agravada con la  actitud del colegiado de fomento de la violencia y alteración del orden público. Habiendo incurrido este, a nuestro entender,  en faltas muy graves tipificadas en el artículo 37.1 letras a), g), k) del REGLAMENTO DISCIPLINARIO DE LA FEDERACIÓN CANARIA DE FUTBOL. Además de las posibles reclamaciones  judiciales que esta Institución se reserva.
 V.- Que se nos aclare, que tipo de controles psíquicos y de conocimiento de las normas se realizan a este colegiado.