Buscar
15:57h. miércoles, 27 de mayo de 2020

El Ejército halla cadáveres de ancianos en residencias de mayores

Margarita Robles, ministra de Defensa, dice que “todo el peso de la ley” caerá sobre los responsables de este abandono

La Unidad Militar de Emergencias (UME) ha localizado cadáveres de ancianos en varias de las residencias de mayores a las que se ha desplazado para desinfectarlas. Lo ha revelado la ministra de Defensa, Margarita Robles, en declaraciones al Programa de Ana Rosa, de Telecinco.


“El Ejército, en algunas visitas, ha podido ver a ancianos absolutamente abandonados, cuando no muertos en sus camas”, ha dicho la ministra. “Vamos a ser absolutamente implacables y contundentes en el trato que se dé a los mayores en esas residencias”, ha subrayado Robles. Tras asegurar que en la mayoría de los casos se cuida a los ancianos, pese a las limitaciones de la situación actual, ha añadido que “todo el peso de la ley caerá sobre quienes no cumplan con sus obligaciones”.

El Ministerio de Defensa ha confirmado que se han encontrado cadáveres en varias residencias, en las que buena parte del personal se había dado de baja tras detectarse el virus, pero no ha querido detallar en cuántas ni cuáles. La UME inició el pasado fin de semana una campaña en las residencias de la tercera edad, convertidas en foco de contagio del coranavirus, a las que presta apoyo sanitario además de desinfectarlas. Solo este lunes tenía previsto inspeccionar 73 de estos centro, 14 en la comunidad de Madrid.

Fuentes sanitarias explican que habitualmente los fallecidos se trasladan a un habitáculo refrigerado denominado túmulo donde se espera a que lo recojan los servicios funerarios. Sin embargo, cuando existe sospecha de contagio por coronavirus, el protocolo establece que no se les toque hasta que llegue el facultativo y el personal de la funeraria, equipados con bolsas y equipos de protección, permaneciendo mientras tanto el cadáver en la cama. El actual colapso de los servicios funerarios en Madrid, agregan las mismas fuentes, hace que puedan tardar hasta 24 horas en venir a recoger el cadáver.

Fuentes del Imserso (Instituto de Mayores y Servicios Sociales) insisten en que pueden existir casos puntuales de desbordamiento, pero que la mayoría de residencias está funcionando bien, aun encontrándose al límite debido a la falta de equipos individuales de protección y a los problemas de personal, ya que muchos trabajadores están afectados por la enfermedad o en cuarentena.