Imprimir

Soñé con un mundo más confortable para nuestros hijos con distintas capacidades

De Mujer a Mujer . Por Geli Menéndez Muñiz | Nunca se debe perder la amistad con amig@s de nobles sentimientos y gran corazón. ¡¡Son tesoros!!

Gomera Actualidad | 10 de Junio de 2019

"Soñé con una casa en la que convivían personas adultas con distintas capacidades, esas personas ya no tenían padres y vivían allí bajo la supervisión   de cuidadores"

Hoy no estoy inspirada, a decir verdad llevo un tiempo que no consigo centrarme, la vida pasa y hay tanto que arreglar, tantas cosas que dejar bien atadas, aun sabiendo que por mucho que ates, siempre habrá alguien dispuesto a desatar sin contemplaciones todos tus sueños y lo que había dispuesto  con tanto esmero pensando en su futuro (nuestro hijo) en cuestión de segundos se habrá volatilizado.

Como no soy eterna, ojala lo fuera, quiero imaginarme un mundo lo más confortable posible  para nuestros hijos con distintas capacidades y demás personas vulnerables.

Con esa idea me voy todos los días para la cama, no consigo dormir (yo era de esas personas que dormía a pata suelta) ahora ya no duermo así, mis sueños son intermitentes, pero esta noche tuve un sueño maravilloso, os lo voy a contar.

Soñé con una casa en la que convivían personas adultas con distintas capacidades, esas personas ya no tenían padres y vivían allí bajo la supervisión   de cuidadores.

Al llegar a la casa me in vitaron a visitar cada instancia, para mi sorpresa vi habitaciones acogedoras y personalizadas por cada persona que allí vivía.

Cada puerta de habitación tenía una fotografía y el nombre de cada persona. Yo que soy muy curiosa, fui visitando una por una y entre primero en la habitación de Laura, era muy acogedora, tenía unas estanterías con sus recuerdos familiares, fotos, una caja de música que ella cuando estaba triste abría y cerrando los ojos se dejaba llevar por los recuerdos que le traía el sonido de la caja.

Después pase a la habitación  de Luis, allí predominaban los peluches había osos, caballos, gatos perros y estaban esperando pacientemente que el veterinario les curase sus males. Según me dijeron sus cuidadores, a Luis desde bien pequeño le gustaba jugar  a que era un sanador de animales y una pequeña parte de su habitación la dedico para consulta de sus peludos.

A continuación entre a una habitación que tenía colgados en sus paredes cuadros pintados por Mercedes, a ella desde bien pequeña le gustaba pintar y allí en su segundo hogar su afición cobraba vida y ella soltaba su imaginación pintando cuadros preciosos.

Por ultimo cuando me disponía a entrar en la habitación de Tono (casualidades de la vida, se llama igual que nuestro hijo) me quede escuchando el sonido de percusión que fluía por toda la casa, y me encanto verle tan feliz haciendo de la música su mejor terapia, también me fije que tenía fotos de sus padres y hasta de sus mascotas. Sus cuidadores me dijeron que Tono cuando no tenía su mejor día se refugiaba en la percusión y que a la vez que él disfrutaba hacia que los demás también lo hicieran.

Lo que más me tranquilizo fue ver que estas personas vivían felices y en un entorno muy agradable, cada uno tenía su habitación y en ella tenían todos sus recuerdos y podían disfrutar de sus cosas y lo más importante, al ser habitaciones individuales su privacidad estaba garantizada, todos tenemos derecho a nuestro espacio y a estar solos cuando lo necesitamos.

Lo malo de todo esto fue que cuando desperté me di cuenta que era solo un sueño, pero muchas veces hay que luchar porque se hagan realidad.

Lo malo es que en la realidad los que más necesitan confort, cuidados y respeto, como son entre otros, las personas más vulnerables, por desgracia en la mayoría de los casos no se cumple con las expectativas y eso crea miedo e inseguridades a los padres pensando en su futuro.

Ojalá lo que yo presento como un sueño se haga realidad, porque recursos hay, solo falta voluntad y que los políticos se acuerden de ellos no solamente cuando quieren conseguir votos, ofreciendo lo que después no cumplen.

Hagamos todo lo posible, padres, madres y políticos, por conseguir un futuro mejor para tantas personas que al igual que  tienen derecho a nacer también lo tienen a tener una vida  digna y confortable.
No se pide nada extraordinario, son sus derechos y estos están por encima de muchos gastos superfluos  y totalmente prescindibles.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /opinion/mujer-mujer-geli-menendez-muniz/sone/20190610075031024650.html


© 2019 Gomera Actualidad

© Gomeraactualidad.com desde 2008 Periódico Digital de La Gomera: La voz de la libertad.