Buscar
11:35h. lunes, 06 de diciembre de 2021

Apariciones Milagrosas

11174840_833472356743308_6189870152705077118_n

"La cercanía de las elecciones saca a relucir a unos personajes de la nada, cobijados bajo la sombra de un árbol y que vienen dando lecciones de moral"...

Uno empieza ahora, a leer artículos en los digitales gomeros de aspirantes a un sillón en las instituciones, que no abrieron el pico en ningún momento cuando su isla era arrasada por el fuego, cuando se gestionó todo de manera chapucera, cuando se denunció, cuando se formaron las manifestaciones...

Uno se asombra al leer ahora a libertadores que no han abierto su boca para denunciar un sistema corrompido desde hace 30 años, o lo que es peor, que fueron cómplices. Ventura del Carmen y Curbelo ahora hablando de favorecer el medio ambiente. Fernando Méndez, que no ha dado una como consejero, poniendo como ejemplo su gestión para ser alcalde de Valle Gran Rey. Pretendientes a alcaldes o a concejales que salen de debajo de las piedras a decir que La Gomera necesita trabajo todo el año y no durante las elecciones; cuando hasta que no les pusieron el caramelo en la boca y el cheque por delante no movieron ni un dedo.

¿Dónde ha estado toda esa gente metida durante ese tiempo? ¿por qué durante estos años La Gomera y sus problemas les eran indiferentes y ahora son tan importantes para ellos?

A el 90% de los que se presentan en las instituciones en las siguientes elecciones si no fuera porque les ponen la pasta en las narices, La Gomera y sus problemas le importarían una mierda (perdón por la palabra) que es lo que les ha importado hasta ahora.

Un servidor, que se presenta al Parlamento, sí que tiene pruebas de que su isla le ha importado desde siempre y no desde que se abrió el plazo para presentarse en las candidaturas. A mí y a otros muchos esto nos ha importado desde hace tiempo y las cosas las hacíamos por altruísmo y no por buscar un sillón.

Que vista la cantidad de gente que arrastran estos nuevos líderes y defensores de La Gomera de ayer para acá, a lo mejor pecamos de ingenuos. Pero hacer lo correcto, a veces es lo que trae, desgraciadamente.