Buscar
20:56h. jueves, 02 de julio de 2020

Cumplimos cuatro con nueve, el próximo, cinco con cero, ¡¡o no me salen las cuentas!! ¿o es verdad que somos viejos?

Sabores y sinsabores
 hemos vivido tú y yo,
porque todo no son flores
en un sendero de amor.

 

Con un lazo de ilusión
se unen nuestros corazones,
para que nuestros errores
consigan siempre el perdón.

 

Cumplimos cuatro con nueve,
el próximo, cinco con cero,
¡¡o no me salen las cuentas!!
¿o es verdad que somos viejos?
                                                    
                                                      Cuando me miro al espejo
y me dice la verdad:
yo le digo: tú eres viejo...
mi alma no tiene edad
y yo, no tengo complejos…
                                                    
                                                      Tú, mi amadísimo esposo
piensas lo mismo que yo
y damos gracias al cielo,
por estar  aquí los dos
cerca de nuestros luceros:
“el fruto de nuestro Amor”…

 

Qué Dios nos deje llegar
a nuestras bodas de Oro,
¡¡y luego, pedimos más!!
                                                          Que el amor es un tesoro,
                                                          al que hay que saber cuidar
con respeto, con decoro,
   con confianza y libertad…