Buscar
17:38h. sábado, 05 de diciembre de 2020
Opiniones

20121113223615-sharay-abellan-3.jpg

¡Qué pesadita eres Sharay! Para los no iniciados, diremos que esta chica es una concursante (bueno ya ex participante) de La Voz, un programa de Telecinco para descubrir nuevos talentos del mundo de la canción. Una especie de Operación Triunfo, pero algo más refinada. Pues bien, esta jovencita no ha parado de dar la lata con respecto a la injusticia que cree que ha sido su eliminación y se ha montado una especie de campaña mediática para que todos los focos recaigan sobre ella.

Quizá, como estrategia, como campaña de marketing, no esté mal pensado eso de generar ruido entre los medios de comunicación para poner en solfa la decisión de un ‘coach’ del programa, en este caso David Bisbal, que optó por mandar a Sharay fuera del concurso. No es que lo hiciera mal, pero es verdad que tampoco era un prodigio de voz como para que tuviese una larga trayectoria en el certamen.

El caso es que Sharay no comparte en absoluto la decisión de haber quedado apeada en el camino y está dispuesta a hacerse notar aunque sea a base de las entrevistas más absurdas y surrealistas jamás conocidas. Podemos estar de acuerdo en que un juez musical puede no ser ecuánime en sus decisiones, que tal vez también se deje llevar por sus propios gustos musicales. En definitiva, toda una serie de variables que están ahí y que no pueden desaparecer por arte de magia, a no ser que quieran que les valoren sus méritos el ‘Sing Star’ de la PlayStation. Y esas reglas eran y son para Sharay y cualquiera de los otros participantes en La Voz.

En definitiva, como la naturaleza es sabia y al final quien tiene verdaderas facultades acaba triunfando en el terreno que se proponga, si esta chica tiene dotas, acabará acumulando en el salón de su casa discos de platino a más no poder. No sería la primera vez que grandes expertos en rastrear el mercado en busca de talentos en cualquier sector de la sociedad acaban metiendo la pata y dejando escapar delante de sus mismas narices a verdaderos genios. Sharay, de momento, no es una perla musical, pero igual puede ser que David Bisbal estuviese equivocado. Aún así, las normas eran claras para todos los participantes y lo que está haciendo esta chica es de no saber encajar una derrota por muy injusta y dolorosa que le pueda resultar.