Buscar
09:34h. Viernes, 14 de Diciembre de 2018

La memoria es frágil. Sobre todo en estos tiempos donde unos acontecimientos suelen ocupar el espacio de atención que tenían otros, que quedan relegados al olvido. 

Por eso, a veces hay que hacer un pequeño esfuerzo para recordar, para poner en la perspectiva del tiempo algunos asuntos que fueron importantes y que parece que ya no lo son tanto.

Agrupación Socialista Gomera dio una batalla muy dura para defender la creación del Fondo de Desarrollo de Canarias, el llamado FDCAN. Creímos, desde el primer momento, que era una herramienta extraordinaria para promover el desarrollo económico de las Islas, a través de una serie de actuaciones extraordinarias, en coordinación con cabildos y ayuntamientos. Y lo creímos porque habíamos aprendido de la experiencia de aquel famoso Plan E, de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando el PSOE en España quiso apostar por impulsar la economía desde el esfuerzo de inversión pública en un momento en que todo el país iba de cabeza a una recesión. 

El FDCAN tuvo enormes detractores que ponían en cuestión los criterios de reparto —que se favoreciera a las islas menos desarrolladas— e incluso su propia utilidad como poderosa herramienta de inversiones capaces de generar empleo y actividad económica. A las pruebas me remito al decir que todas las islas han podido comprobar la importancia de este instrumento que seguramente es uno de los aciertos del Gobierno canario en esta legislatura.

Los edificios no se hacen de la noche a la mañana. Hay que poner las bases y luego colocar una piedra sobre otra. Y para eso, se necesitan herramientas, determinación y tiempo. El trabajo de ASG en el terreno del sector primario en La Gomera va precisamente en esa dirección. Y sus resultados empiezan a verse, aunque muy lentamente. 

Ningún país que se entienda como tal puede ignorar un sector estratégico como es la agricultura y la ganadería. Nuestras islas en este momento asumen casi un 20% del abastecimiento del mercado interior de producciones agrarias. Hemos pasado del abandono del campo, de la huída de la mano de obra hacia sectores donde se ofrecían mejores salarios —construcción y turismo— a un regreso a una agricultura con mayores recursos técnicos y mayor profesionalidad. 

Desde el Cabildo de La Gomera perseguimos dos objetivos: primero, fortalecer la capacidad exportadora hacia el mercado canario de nuestras producciones a través de la mejora de la conectividad de nuestra isla en los circuitos del transporte de mercancías. Y en segundo lugar, perseguimos que el crecimiento de las actividades turísticas en La Gomera esté vinculado al abastecimiento de los productos que se obtienen en nuestra Isla.

Hace poco que el Cabildo concedió 400.000 euros en ayudas destinadas al sector primario, una línea de cooperación que permite mejorar las explotaciones ganaderas, agrícolas y pesqueras. Poco a poco estamos transformando nuestro sector primario con la incorporación de nuevas tecnologías y mayor conocimiento, que permiten optimizar los rendimientos de cada negocio, aumentar el empleo y la productividad y mejorar las condiciones de vida de quienes viven en el sector primario. Incorporación de nueva maquinaria, vallado, envases, compra de nuevas embarcaciones, equipos electrónicos, son sólo algunas de las líneas en las que colaboramos con las empresas que quieren mejorar sus sistemas de producción y crecer. Nuestras ayudas se dirigen también y muy especialmente a los autónomos y trabajadores por cuenta ajena, los segmentos que más necesitan que  mejoremos sus condiciones de vida.

En el Cabildo también apostamos por la formación. Porque en la base de todo se encuentra la capacidad de los trabajadores, que son el mejor capital de las empresas. Casi 800 personas se beneficiarán este año de 35 cursos y jornadas, encaminadas a mejorar o complementar la formación en distintas ramas de actividad del sector primario. Desde apicultura, agricultura ecológica, manipulación de productos fitosanitarios, elaboración de vinos, acciones de marketing y etiquetado, adquisición de conocimientos en lucha contra las plagas o aprendizaje de trámites electrónicos, los cursos recorren diferentes paquetes de conocimiento destinados a mejorar la competencia de nuestros trabajadores, lo que redundará en la excelencia de nuestras empresas y en la mejora para nuestra capacidad de competir.

Todas estas acciones y herramientas de trabajo se van viendo ya en la lenta pero constante mejora de nuestro sector primario. Y se verá aún más en el tiempo. Todo lo que invirtamos en ser mejores, en competir mejor y en ofrecer los mejores productos y en las mejores condiciones, convertirá a La Gomera en una marca de referencia en Canarias. Somos la Isla verde, pero no sólo por nuestros paisajes, sino porque nuestro sector primario, nuestro campo y nuestro mar, serán cada vez más un referente en la despensa de las islas.