Buscar
17:12h. Jueves, 21 de Septiembre de 2017

"En ningún caso, nuestro afán de colaboración y entendimiento implicará que demos un paso atrás en la defensa del interés de los gomeros. Nunca bajaremos la voz en la reivindicación de lo que consideramos justo para la Isla". 

Quienes contamos ya con la experiencia que se necesita en política, somos conscientes de que la prudencia se impone cuando se tramitan unos presupuestos. Partiendo de esa consideración, tan cierto es que debe celebrarse lo que se ha venido anunciando respecto a las partidas previstas en los Presupuestos Generales del Estado para Canarias, como que, por cautela, nada debe darse por definitivo mientras no se vote y se publique todo lo comprometido, aunque el Gobierno de España ha logrado ya sumar los suficientes votos para salvar el escollo de las enmiendas a la totalidad en el Congreso de los Diputados.

Con este punto de partida como reflexión necesaria desde Canarias, en general, y desde La Gomera, en particular, se debe animar a los diferentes grupos parlamentarios con presencia en el Congreso a que apoyen unos presupuestos que, con los números en la mano, suponen una mejora respecto a los ejercicios anteriores. Como ya he dicho en alguna ocasión, hay que tener altura de miras y no caer en el error de colocar las siglas o posibles réditos partidistas por encima del interés general de los canarios.

En este orden de cosas, es por todos conocido que la Agrupación Socialista Gomera (ASG) mantiene una actitud responsable respecto a los grandes asuntos que las Islas tienen sobre la mesa. Sin dejar de ser críticos cuando la situación lo requiere, y sin renunciar a vigilar estrechamente la labor del Gobierno, creemos que la política exige que se hagan todos los esfuerzos para sumar y dar con puntos de encuentro. Así entendemos la política en ASG y en ese camino seguiremos.

Ahora bien, en ningún caso nuestro afán de colaboración y entendimiento implicará que demos un paso atrás en la defensa del interés de los gomeros. Nunca bajaremos la voz en la reivindicación de lo que consideramos justo para la Isla. No renunciaremos a la exigencia de la solidaridad y la justicia que quienes viven en La Gomera merecen por parte de todas las Administraciones. Así será en la totalidad de los asuntos que nos atañen y, lógicamente, también en lo que se refiere al convenio de carreteras y su negociación.

Ni en Canarias ni en Madrid deben perder de vista a La Gomera cuando se fijen las prioridades.

Obras estratégicas para la Isla, como es el caso de la vía de acceso al Hospital Insular, la ejecución de la GM-2 desde San Sebastián hasta Degollada de Peraza o el falso túnel en la GM-1 entre Agulo y Hermigua son algunas de las actuaciones que deben ser abordadas en estos Presupuestos Generales del Estado y en las conversaciones que han echado a andar en Madrid con el Ministerio de Fomento, en las que La Gomera debe estar presente.

No es caprichosa la reivindicación. Muy al contrario, nunca está de más recordar que de todas las Islas es La Gomera la que encabeza los retrasos en materia de carreteras, como así lo confirman que sólo el 30 por ciento de lo presupuestado se haya cumplido efectivamente.

Canarias debe avanzar en su negociación con el Estado y también con La Gomera. En este sentido, el Gobierno de Canarias se ha comprometido en estos días a dar respuesta, entre otros proyectos pendientes, a la variante de Vallehermoso, los tramos Epina-Arure y Arure-Paredes, Paredes-Alajeró o Alajeró hasta el aeropuerto. También se ha comprometido a obras de mejoras en los puertos de Vueltas y de Playa Santiago. Todo ello supone una inversión prevista de 4,7 millones de euros.

Es mucho lo que, según lo anunciado, está avanzándose. Pero el esfuerzo que requiere La Gomera sigue siendo muy importante y, sin duda, merecedor de que los proyectos pendientes para la Isla estén en lo alto de la agenda canaria.