Buscar
10:07h. Viernes, 21 de Septiembre de 2018

A pocas horas de que 2017 quede atrás, desde ASG volvemos a levantar la voz para reclamar una mayor atención para aquellos que menos tienen, para decenas de miles de familias que necesitan que se incrementen los esfuerzos en respuesta a sus necesidades.

Todas las semanas son importantes para cualquier sociedad. Todos los días son igualmente duros para las familias que menos tienen. No perdamos de vista que las dificultades no se toman un respiro tampoco en estas fechas. Todo lo contrario: es precisamente en celebraciones como éstas cuando a decenas de miles de familias se les hace aún más complicado sobrellevar sus problemas y se hacen más evidentes sus carencias económicas.


Es por esto que en Agrupación Socialista Gomera (ASG) queremos despedir el año, e iniciar el 2018, acordándonos de quienes peor lo están pasando, recordando a cientos de miles de canarios que han quedado atrás o a quienes la crisis económica ha puesto contra las cuerdas. Queremos acordarnos, especialmente, de tantas familias nacidas y residentes en las islas `menos iguales’, en las llamadas no capitalinas. Ancianos y jóvenes que se merecen que la política acabe de una vez por todas con las dos velocidades en las que históricamente ha avanzado Canarias, una rápida para las islas capitalinas y otra más lenta e injusta para las restantes.

A pocas horas de que 2017 quede atrás, desde ASG volvemos a levantar la voz para reclamar una mayor atención para aquellos que menos tienen, para decenas de miles de familias que necesitan que se incrementen los esfuerzos en respuesta a sus necesidades. A las puertas de 2018 insistimos en la oportunidad de llevar a cabo políticas diferentes para situaciones diferentes, medidas que discriminen en favor de los menos favorecidos y ayuden a igualar un Archipiélago de desigualdades.

Desigualdades sociales que se ven histórica y lamentablemente acompañadas por desigualdades territoriales. En esta dirección, cuando tanto se habla de estar más cerca de los que menos tienen cabe pedir que ese compromiso social tenga también su reflejo en el ámbito territorial. Si todos, sin excepción, apuestan por equiparar las oportunidades de los que menos tienen con las de quienes más tienen, también todos, sin excepción, deben comprometerse a igualar los derechos de los todos los canarios con los que disfrutan aquellos que viven en las dos islas mejor dotadas.

Muchas veces hemos escuchado en boca de los responsables públicos que la economía de un país, región, isla o municipio tiene grandes paralelismos con la economía doméstica, con situaciones y criterios familiares. En  Agrupación Socialista Gomera, que damos voz a las inquietudes y derechos de los gomeros, animamos a aquellos que ejercen responsabilidades públicas a que trasladen esa visión familiar a la realidad de nuestro Archipiélago. 

Invitamos a que vean Canarias como a una familia con siete hijos. Cada hijo diferente a los restantes. Cada uno con sus peculiaridades, con sus problemas, con sus sueños y con sus necesidades. Cada uno de los siete hijos merecedor de la atención y de la dedicación que merecen. Y que imaginen que dos de los siete hijos avanzan más y mejor que el resto. Y que los otros cinco arrastran más dificultades, cargan con mayores problemas. En definitiva, que cinco de los siete hijos lo tienen más difícil que los otros dos. En una familia, ¿en quiénes se volcarían e incrementarían sus desvelos los padres o tutores? Efectivamente, en los cinco con más dificultades.

Si así son las cosas en cualquier familia ¿por qué a algunos les cuesta tanto entender que los gobiernos hagan un especial esfuerzo con las cinco islas que más dificultades tienen para salir adelante? ¿Por qué se resisten a comprender que es razonable volcarse con cinco de las siete islas que vienen de una situación de desventaja y retraso de desarrollo que debe corregirse?

En este año de 2017, ASG ha dado voz a los gomeros y desde La Gomera al resto de islas no capitalinas. Nos comprometemos a que en 2018 vamos a multiplicarnos para que las cinco islas que peor lo tienen sean atendidas y comprendidas como merecen, para que todas las Administraciones inviertan en justicia social y territorial.

Desde La Gomera, un fraternal abrazo para todos los canarios. Y en especial, para aquellos que tienen la esperanza puesta en luchar por una Canarias con mayor justicia social y riqueza para los que menos tienen.