Buscar
17:10h. Lunes, 10 de Diciembre de 2018

Con tanta humildad como convicción,  y desde el respeto a las decisiones que adoptan otros grupos parlamentarios, en  Agrupación Socialista Gomera (ASG) hemos apelado estos días a la sensatez de quienes se sientan en la Cámara regional.

A la sensatez y al sentido común que los ciudadanos esperan de quienes tenemos la obligación de trabajar para ser parte de la solución y no del problema. 

No es la primera vez que lo hacemos. A lo largo de esta legislatura hemos reivindicado en diferentes momentos la necesidad de huir de tensiones y polémicas estériles. Sin ir más lejos, hace apenas unas semanas, coincidiendo con cruces de acusaciones y controversias que pusieron en peligro el tramo final de la negociación del REF económico,  hicimos un llamamiento a la voluntad de entendimiento y a los consensos, que históricamente nos han permitido importantes avances ante Madrid o Bruselas.  

En esta ocasión, nuestro llamamiento ha sido a raíz de los problemas entre algunos grupos políticos, diferencias que han colocado contra las cuerdas los acuerdos que se habían alcanzado para conformar la mayoría que requiere la renovación de los órganos que dependen del Parlamento. Después de meses avanzando en la construcción de dicha mayoría, en el objetivo de proceder a una renovación tan necesaria como inaplazable, el desencuentro de algunas formaciones ha colocado a la Cámara regional en un escenario de bloqueo institucional que entre todos debemos evitar. 

No han sido días fáciles. Desde Agrupación Socialista Gomera reiteramos que no es nuestra intención valorar la posición de cada grupo parlamentario, ni desde luego entrar en las razones de unos u otros para tomar las decisiones que han tomado. Ahora bien, nos debemos al compromiso que hemos asumido de poner todo de nuestra parte para facilitar la gobernabilidad de Canarias y en esa dirección, apelamos a la responsabilidad de todos para evitar tensiones como las que se han vivido recientemente. 

Todos, sin excepción, debemos colocar el interés general por encima de las siglas o de los partidos que representamos. Un interés general que se traduce y resume en el compromiso de trabajar por la gobernabilidad, por la estabilidad y por los acuerdos que contribuyen a alcanzar las metas que nuestra sociedad nos ha marcado. 

En esa dirección, días atrás pedimos a todos los implicados que reflexionaran antes de llevar a la Cámara a un bloqueo que dibuja el peor de los escenarios y que nos aleja del sentido común y la sensatez que ASG siempre ha abanderado y reivindicado. 

A pocas horas de la celebración del Pleno extraordinario en el que han de votarse las candidaturas a la Audiencia de Cuentas, al Consejo Consultivo y al Diputado del Común, la voluntad de construir mayorías suficientes se convierte en una tarea común a la que todos debemos contribuir. A pocos días de que en el Parlamento de Canarias se celebre el Debate del Estado de la Nacionalidad Canaria, esa sensatez a la que siempre aludimos crece como la mejor de las recetas, si queremos que el debate sea verdaderamente útil. 

En este orden de cosas, ASG adelanta su compromiso de acudir al debate de la nacionalidad demostrando que somos una fuerza parlamentaria responsable, seria y comprometida con el interés general de los gomeros, de quienes viven en las otras cuatro islas no capitalinas y de aquellos que residen en Gran Canaria o Tenerife. Saben los gomeros que tienen en Agrupación Socialista Gomera la fuerza que da voz a sus demandas y preocupaciones. Saben en Lanzarote, Fuerteventura, La Palma o El Hierro que tienen en la ASG el grupo político que mejor entiende las inquietudes de quienes residen y trabajan en las islas no capitalinas. 

En el debate de la nacionalidad, que arranca el martes, continuaremos demostrando que es posible ser firmes en la fiscalización de la acción política del Gobierno, pero sin renunciar al compromiso de contribuir a la gobernabilidad y estabilidad de nuestra región y de sus instituciones. En ese sentido, puede contar el presidente y el Gobierno con ASG para hacer realidad un debate en el que nos centremos en los asuntos que realmente interesan a los ciudadanos, alejados de polémicas o mensajes construidos con la cabeza en las elecciones y no en el día a día de la gente de esta tierra. 

Sensatez, sentido común, firmeza en el control de la labor del Gobierno y máxima exigencia respecto al interés de los gomeros y de quienes viven en las islas no capitalinas. Así, plantearemos el debate en ASG. Al resto de los grupos, desde el respeto, los animamos a que en la votación de los órganos que dependen de la Cámara y en el debate de la nacionalidad aparquen sus diferencias y coloquen a Canarias por encima de cualquier otra urgencia política o partidista.